Logotipos ¿y tú de quién eres?

Un caballo haciendo una cabriola, una estrella de tres puntas, un rayo en una órbita, tres diamantes… imágenes que nos sugieren algo más que cuatro ruedas. La identificación de los productos se remonta al Neolítico, período en que el hombre se hace sedentario y con ello comienza la fabricación “en serie” de elementos y su necesidad de ser identificados. La actividad de la especialización se hace mucho más patente en la Edad Media con los gremios artesanos que plasman sellos en sus productos.
-
Logotipos ¿y tú de quién eres?

El barco vikingo apareció por primera vez en el radiador de los coches Rover en 1929 pero sus raíces se remontan a 1884, cuando los fabricantes de bicicletas de Coventry Statley y Sutton adoptaron el nombre Rover para describir un diseño especial de triciclo para "vagar" (eso es lo que significa el verbo "rove" en inglés) por el campo. Esta idea tuvo tanto éxito que pronto se convirtió en el nombre de los productos de estos fabricantes. En los primeros coches que elaboraron sólo aparecía el nombre sin emblemas de ningún tipo. La primera vez que aparece el barco vikingo es en 1922, cuando un pequeño talismán-mascota - un guerrero vikingo- fue regalado como un pequeño extra para decorar la tapa del radiador. La conexión simbólica era que los vikingos eran los últimos "vagabundos" de su tiempo, pues recorrían miles de millas a través del mar desde Escandinavia. Existieron varias versiones de este guerrero, normalmente con una lanza, a veces también con un hacha y un escudo. Esta mascota se hizo tan famosa que en 1929 se creó un escudo para que, aplicado sobre la parrilla delantera, hiciera juego con el guerrero. Así nació el barco que ha pervivido hasta hoy, cuando los radiadores ya no necesitan ningún tapón.

Fue la primera marca japonesa que empezó a fabricar automóviles allá por 1917, en principio facturaba todo tipo de motores para barcos, aviones y maquinaria agrícola. El primer Mitsubishi se basaba en el Fiat Zero, con características nuevas como el volante a la derecha o el diseño más redondeado. La marca de los tres diamantes, eso significa "Mitsubishi" en japonés, se deriva de la combinación del diamante de tres niveles, emblema de la familia Iwasaki, fundadores de Mitsubishi. Los tres diamantes están relacionados también con las tres hojas de roble que constituyen el blasón de la familia Tosa Yamauchi, señores feudales de los Iwasaki. El diseño se registró en 1914. El origen de Mitsubishi Motors se sitúa en 1870, cuando Yataro Iwasaki, fundó una compañía marítima llamada Tsukumo Shokai. A principios de este siglo la empresa se había desarrollado y diversificado en varias compañías agrupadas en un holding: Mitsubishi Goshi Kaisha Ltd.. Hasta 1917 no se lanzaron a la fabricación de coches, que abrieron con el Modelo A, primer coche de producción en serie en Japón. Cuando Mitsubishi Motors pasó a ser una compañía separada, en 1970, heredó la tradición de innovación simbolizada por el pionero A.

En 1931, tras la crisis económica derivada del crac de la bolsa neoyorquina del 29, muchas empresas se quedaron sin recursos financieros, entre ellas las tres que nos interesan: Audi, Horch y DKW, que forman un consorcio bajo el nombre Auto Union AG y que compra la parte de automóviles turismo correspondiente a la fábrica Wanderer. Ya son cuatro marcas y cuatro anillos. El nuevo emblema de Auto Union pretendía que los usuarios se familiarizaran con la compañía por medio de campañas publicitarias. August Horch deja en 1909 la empresa de la que había sido principal promotor y que había tomado su nombre por ello. Se funda entonces la August Horch Automobilerke GmbH, pero la firma más antigua puso una querella contra el propio August por poner a su empresa el primer nombre que ya tenía la otra, basándose en que cronológicamente la autorización del nombre de su razón social estaba registrado antes y, por tanto, era la única válida. August perdió el pleito y hubo de prescindir de ¡su propio nombre! en la denominación de su industria. En ese momento se reunió con algunos amigos para decidir el nuevo nombre, pero no llegaban a ningún acuerdo hasta que el hijo de August, que por entonces estudiaba latín, propuso la palabra "Audi" que significa "oye", lo mismo que en alemán la palabra "horch". El vocablo gustó a todos y acordaron el nombre de Audi Werke AG para bautizar la nueva empresa, que pronto se puso a trabajar en la construcción de automóviles.

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...