Las leyendas del asfalto

El placer de conducir, la posibilidad de correr en circuitos y la afición a los coches clásicos se conjuga en los Legends Cars. Estas reproducciones de los míticos Ford y Chevrolet de los años 30 surcan, sobre todo, tierras británicas y americanas. Los tiempos de Al Capone, de Elliot Ness, la "Ley Seca", el final de los felices años 20 y la crisis del 29 reviven con estas joyas de carreras.
Autopista -
Las leyendas del asfalto

Las Legends Cars Series son competiciones que se llevan a cabo tanto en el Viejo como en el Nuevo Continente, desde hace varios años

El nacimiento de estas carreras se produjo hace casi una década en Estados Unidos, cuando los precios de los vehículos de carreras se hicieron tan inasequibles que muchos pilotos tuvieron que dejar las competiciones. Surgió en ese momento la idea de conjugar las carreras de coches a bajo coste con reproducciones a escala de coches clásicos. Así nacieron los Legends Cars. Estos vehículos son reproducciones a escala 5/8 de los Ford, los Dodge y los Chevrolet en los que Al Capone barría las calles de Chicago intentando conseguir un trago de whisky, burlando la autoridad de Elliot Ness en la época de la "Ley Seca".

1934 Ford Sedán
1937 Chevrolet Coupé
1937 Chevrolet Flatback Sedan
1937 Dodge Coupé
1937 Ford Coupé
1937 Ford Sedán
1937 Ford Flatback Sedan
1940 Ford Sedán

La institución que se ocupa de las normas que dirigen estas series es el INEX. Se trata de un organismo que fue creado en 1992 después de que se percataran de que en Norteamérica pasaba algo… Se estaban celebrando carreras de vehículos con un único diseño (esto es relativamente normal), pero el coste de mantenimiento de los coches y los gastos para correr eran muy bajos. Vamos, lo más parecido a la Fórmula 1, al NASCAR, que era a lo que estaban acostumbrados. El objetivo principal del INEX es proporcionar una oportunidad a todo el mundo para correr, algo que se consigue con el bajo coste del coche y de su mantenimiento. No obstante, se realizó un estudio que confirmaba que, cuando un coche y su preparación para la competición costaba más de 20.000 dólares (unos 4 millones de pesetas), los participantes en pruebas menguaban. Automóviles cuyos costes estuvieran entre los 10.000 y 15.000 dólares (entre casi 2 y 3 millones de pesetas) podrían contribuir a crear unas nuevas rondas deportivas.

Galería relacionada

Legends Cars europeos

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Contar con un neumático todo tiempo como el Bridgestone Weather Control A005 te garan...

SYM se ha consolidado como una de las referencias en el mundo del scooter en nuestro ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...