Ley de Seguridad Vial: la letra pequeña

Aunque la Ley de Seguridad Vial aprobada es muy similar a lo que Tráfico quería, al final la DGT no se salió con la suya en algunas cosas pretendía, por ejemplo, inmovilizar el vehículo si el conductor tenía multas impagadas o notificar sólo una vez al conductor infractor. Veamos qué más se quedó por el camino
-
Ley de Seguridad Vial: la letra pequeña
Ley de Seguridad Vial: la letra pequeña

Lejos de lo que ha ocurrido en otras ocasiones la última Reforma de la Ley de Seguridad Vial no ha gozado del consenso propio de otras leyes de tráfico. A pesar de que se ha aprobado un texto muy favorable a la Administración y muy desfavorable para el automovilista, como ha ocurrido siempre desde que salió la Ley originaria, en algunas cosas todavía podía haber sido peor. Es más a lo largo de periplo parlamentario, Congreso, Senado y otra vez Congreso, se han ido eliminando e introduciendo artículos y apartados en función de los intereses de unos y otros.

Al final, el texto definitivo se parece al original porque el Grupo Socialista, con mayoría simple en el Congreso, consiguió el apoyo de CiU a cambio de que en la Ley se introdujera un apartado, casi específico para los conductores del entorno de Barcelona -donde se han implantado los límites de velocidad variable, de momento el único lugar en donde funciona-. En él se regula que en los tramos de autovías y autopistas interurbanas de acceso a las ciudades en los que se hayan establecido límites inferiores a 100 km/h los excesos de velocidad se sancionarán con multa económica, pero no con retirada de puntos.

En la ley inicial no figuraba, por ejemplo, el descuento del 50 por ciento en multas por el “pronto pago”, sino sólo 40, la cifra se incrementó en el Congreso. Ni tampoco los dos avisos de notificación de multas, sino uno.

Afortunadamente no se han incluido en el texto final como motivos de infracción grave estacionar en doble fila o en carga y descarga. Sí que son multas leves. Observad que la diferencia está en que mientras estas últimas “cuestan” 100 euros, las segundas cuestan 200. ¿Os imagináis la de dinero que dejan de ingresar los Ayuntamientos con este “pequeño detalle”? teniendo en cuenta además que estas multas son las que más nos ponen.

La DGT pretendía que se pudiera inmovilizar un vehículo si el propietario tenía tres multas muy graves impagadas. Esto es, según algunos juristas de dudosa legalidad por los daños y perjuicios a terceros que pudiera ocasionar, sobre todo en los supuestos en que haya más de un usuario del mismo. Menos mal que finalmente se impuso la cordura.

No son infracciones muy graves las realizadas por las Autoridades o funcionarios en el ejercicio de su responsabilidad que pongan en peligro la seguridad vial.

A lo largo del proceso, en el Senado se introdujo una medida que beneficiaba las garantías de los ciudadanos y que perjudicaba a la Administración, y, claro está, no se aprobó. En él se obligaba a los agentes a adjuntar imágenes fotográficas o de vídeo a las denuncias. La respuesta del grupo Socialista fue que la logística en este caso resulta difícil porque algunas infracciones no se pueden demostrar mediante imágenes…

Lo que los conductores pierden
Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...