Publicidad

Las marcas de coches apuestan por el Plan PIVE a corto plazo

Los máximos directivos de las marcas automovilísticas Kia, Opel, Fiat, Dacia y Honda han apostado por el mantenimiento del plan de incentivos a la compra de coches Plan PIVE como una medida necesaria para el sector a corto plazo, aunque defienden una rebaja impositiva como una herramienta para el largo plazo.
Agencias. Twitter @Autopista_es -
Las marcas de coches apuestan por el Plan PIVE a corto plazo
Las marcas de coches apuestan por el Plan PIVE a corto plazo

Así lo indicaron dichos directivos durante una mesa redonda en el XXIII Congreso de la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto), donde explicaron que las previsiones para el presente ejercicio contemplan, en un marco de crecimiento de mercado, cerrar el presente ejercicio con una mejora de la rentabilidad de su red comercial.

 

De esta forma, el director general de Kia en España afirmó que durante el pasado ejercicio la rentabilidad de su red de concesionarios se situó en el 1,3 por ciento y manifestó su deseo de que al cierre de 2014 la cifra alcance el 1,5 por ciento, para lo que instó a sus puntos de venta a ponerse retos. Además, resaltó la importancia del mantenimiento del Plan PIVE para consolidar la recuperación del mercado español.

 

Por su parte, el director general comercial de General Motors España, Enrico de Lorenzi, aseguró que el año pasado su red de distribución cerró con una cifra de rentabilidad negativa del 0,7 por ciento, mientras que sus previsión es lograr el 'breakeven' (punto de rentabilidad) al cierre de 2014, al tiempo que abogó por la continuidad de las ayudas públicas a la compra de coches y por una rebaja de la presión impositiva a la que se enfrenta el sector del automóvil.

 

Además, el director general de Dacia en España, Ricardo Gondo, afirmó que la red de concesionarios de Dacia alcanzó el punto de equilibrio en 2013, aunque resaltó que la estimación para el año actual es obtener cifras positivas. Gondo apostó, a su vez, por la toma de medidas por parte del Gobierno para eliminar algunos impuestos que afectan al automóvil, como una medida estructural más a largo plazo.

 

El consejero delegado de Fiat en España, Luca Napolitano, señaló que la previsión de la compañía es lograr una cifra positiva de rentabilidad para el presente ejercicio, después de experimentar unas pérdidas cercanas al 'breakeven' en 2013, mientras que defendió el mantenimiento de los incentivos a la compra de coches hasta que el mercado alcance volúmenes anteriores a la crisis de entre 1,2 y 1,4 millones de unidades.

 

De su lado, el director general de Honda en España, Roger Solergibert, recordó que la red comercial de la firma nipona en el mercado español culminó 2013 con una rentabilidad negativa del 1 por ciento, cifra que mejorará en cinco décimas en 2014 y que alcanzará cotas positivas en 2015. Solergibert se mostró confiado en la continuidad del Plan PIVE en el año actual.

 

Por otro lado, los directivos de Kia, General Motors España, Fiat, Dacia y Honda resaltaron la importancia que tienen las redes de distribución para sus negocios, así como las operaciones de posventa de las mismas, como una de las áreas en las que apoyarse ante la bajada de las matriculaciones en comparación con los años anteriores a la crisis.