Ladrones de puntos

En foros de Internet, en las subastas de E-bay... los internautas ponen precio a sus puntos. El nuevo carnet de conducir ha abierto un mercadeo negro muy peligroso. Y hay más: incluso existen técnicas para hacerse con el saldo de algunos incautos. Guardia civiles, policía, mossos d’Esquadra, abogados y clubes de automovilistas nos cuentan casos que nos han dejado helados.
-
Ladrones de puntos
Ladrones de puntos

“Se compran y se venden puntos. Se buscan personas que quieran cumplir la condena por exceso de velocidad. Se gratificará generosamente”. Esta frase ya está en nuestros foros y ése no es el único internauta que, medio en broma medio en serio, pone sus doce tantos en venta. Sólo hay que escribir las palabras “compra venta de puntos” y Google se vuelve loco: la subasta ha comenzado y hace unos días se llegaron a hacer pujas en el portal de E-bay, que enseguida las retiró.

El carnet por puntos ha destapado un mercadeo negro muy peligroso y, desgraciadamente, difícil de atajar. Era un secreto a voces que muchas madres asumían las multas de sus hijos para que no se les retirara el permiso de conducir, pero, con el nuevo sistema, algunos han descubierto la gallina de los huevos de oro; es un negocio fácil para gente que no necesita el carnet de conducir, que no coge nunca el coche y no tiene muchos escrúpulos para ganarse un dinero extra.

Para que la Administración pueda quitar puntos, debe haber identificado perfectamente al conductor. Sin embargo, la mayoría de las multas se producen por excesos de velocidad: el radar caza, pero ¿a quién?

Las fotos del radar sólo sirven para probar que el coche circulaba a una velocidad determinada, pero no delatan al conductor. La multa llega a casa del titular del coche, pero éste puede decir que no era él quien iba al volante. Eso sí, está obligado a identificar a quien conducía en su lugar. Si no lo hace, puede ser multado con hasta 1.500 euros.

Hasta la entrada del carnet por puntos, cada año quedaban sin castigo un 25 por ciento de los excesos de velocidad. Ahora que, además, está en juego perder el permiso, muchos temen que se multiplique el número.

Pongamos un ejemplo: somos un comercial que necesitamos el coche para trabajar y sólo nos quedan 6 puntos. Nos acaba de fotografiar un radar a más de 120 km/h en una carretera con un límite de 70 km/h. Cuando llegue la multa a casa, perderemos los 6 puntos que nos quedan y tendremos que pagar 380 euros de sanción económica. Por no hablar de la retirada de carnet durante un período de seis meses... y lo que tardemos en recuperarlo. ¿Qué solución tenemos? Podemos contratar un chófer al día (te puede salir por unos 150 euros), pero... multiplicando... ¡No puede ser!: esta retirada nos puede costar un mínimo de 18.000 euros (más de tres millones de las antiguas pesetas). No es tan descabellado pensar que mucha gente con este problema pueda caer en la compra-venta de puntos.

La voz de alarma saltó en nuestros blogs: no te lo pierdas.

En algunos foros, a los que no vamos a dar propaganda, se ponen anuncios. La persona interesada se comunica vía e-mail: te responde inmediatamente dándote instrucciones para que registres tus datos en una base de datos. Después, comprador y vendedor de puntos sólo tienen que fijar qué precio ponen a los puntos: 100 euros, 400, 2.900... Es la ley de la oferta y la demanda cruda y dura.

“Aquí tenéis un carné atento para recibir vuestros puntos por un módico precio, que irá lógicamente ascendiendo a medida que vayáis teniendo el agua al cuello y yo también (...) ¿Os imagináis a un ejecutivo estresado (...) sin poder usar el Ferrari? ¡La pasta que puede pagar con tal de deshacerse de unos puntitos!”, podemos leer en uno de esos foros.

El presidente de uno de los clubes de conductores más importantes de nuestro país, el abogado Mario Arnaldo, de Automovilistas Europeos Asociados (AEA) , nos reconoce que este “asqueroso mercadeo no será fácil de atajar”. El Código Penal castiga a aquellos que acusen (o se autoacusen) a alguien de un delito que no ha cometido (artículos 456 y 457). Sin embargo, las infracciones de tráfico no son consideradas “delitos penales”, sino “faltas administrativas”. Por lo tanto, “no puede haber acusación por un delito de simulación”, nos explica.

“La atribución de una falta a otra persona existía ya con las pérdidas de carnet. Madres o abuelas que se hacían responsables de infracciones que no habían cometido...”, señala. El nuevo sistema por puntos agudizará el problema. Además, según Arnaldo, la Administración ha provocado este coladero por su obsesión en “automatizar denuncias”: “Se prefieren radares a agentes y ahí está el problema”, asegura.

“Pensemos qué ocurriría si esto fuera el ámbito penal: que un asesino estuviera en la calle porque un sustituto cumple condena por él. En España, en materia de tráfico, lo que importa es que alguien pague, pero da igual quién sea”, responde Arnaldo (en la foto).

No pueden dar sus nombres, pero hemos hablado con agentes encargados de patrullar nuestras carreteras y están francamente preocupados. La pérdida de puntos inquieta sobremanera a los conductores: protestan más cuando los paran, se inventan excusas increíbles o presentan pliegos de descargo totalmente absurdos, que incluso denuncian a los propios agentes.

“Muchos están dispuestos a luchar hasta el final para salvar sus puntos”, nos apunta un Mosso d’Esquadra.

La situación inquieta en las carreteras, pero no tanto en los despachos. Desde la propia DGT nos señalan que son conscientes de que existen páginas de Internet dedicadas a esta compra-venta de puntos, pero quitan importancia al asunto.

Este tipo de picaresca no es tan sólo un fenómeno “typical Spanish”. El carnet por puntos imita al de otros países y allí ya llevan mucho andado. En Francia o en Italia, por ejemplo, los primeros en perder sus puntos fueron personas de avanzada edad, casi impensable que fueran los culpables de las infracciones de las que se los acusaba.

Así, en Italia los periódicos bromeaban con “el abuelito sprint”: un hombre de 92 años había sido supuestamente fotografiado en una moto a las tres de la madrugada y a 126 km/h en una carretera estatal de Pesaro. En realidad, el vehículo pertenecía a su nieto, pero éste alegó que el abuelo le había cogido prestada la moto.

Por eso, en Francia, han decidido que en las infracciones por exceso de velocidad el responsable siempre sea el propietario del vehículo y no quien supuestamente lo conducía.

Sin embargo, en Tráfico nadie nos puede facilitar ningún informe de cómo han actuado nuestros vecinos. En la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (los UCO), nos señalan que la DGT todavía no les ha encargado que empiecen a investigar.

Desde el 1 de julio, se han interpuesto 58.128 denuncias que, cuando se hagan firmes, supondrán la pérdida de 201.184 puntos. Si en Internet se ofrece un punto por unos 250 euros, es fácil hacer cuentas: estamos ante un negocio con un beneficio de unos 50 millones de euros. Y sólo acaba de empezar.

Es cierto que todavía no se ha hecho firme ninguna sentencia que quite puntos. Sin embargo, esta tranquilidad (al menos aparente) en los despachos preocupa; más si tenemos en cuenta una nueva mafia que está surgiendo en nuestras carreteras: los ladrones de puntos.

Si sigues leyendo este reportaje, te hablamos de ellos: ten cuidado, puede que actúen sobre tu cuenta de puntos y no te enteres.

¿Te sabes algún “truco” para librarte de la pérdida de puntos? ¿Cómo se puede acabar con toda esta picaresca?
Queremos saber tu opinión. Tú tienes la última palabra: participa en nuestros foros.
Conversación carnet por puntos

Te recomendamos

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...