Los coches de James Bond

El glamour que irradia el conocido personaje creado por Ian Fleming siempre ha estado ligado a un impresionante automóvil. Es imposible no asociar la imagen de 007 a un Aston Martin, aunque otras marcas como BMW o Lotus han sido también sus compañeras de aventuras. ¿Preparado para un paseo al 'servicio de su Majestad'?
-
Los coches de James Bond
Los coches de James Bond

En 1952, el escritor Ian Fleming dio vida a James Bond. Desde aquella primera novela, ‘Casino Royale’, en la que el británico espía obtenía la licencia para matar al convertirse en un agente doble cero, se han sucedido un total de 23 películas protagonizadas por hasta seis actores distintos. Este viernes 21 de noviembre, se une una más a esta prolífica serie: la tan esperada ‘Quantum of Solace’.

<

p>

Daniel Craig repite dando vida a 007, un nuevo Bond que ha recibido las alabanzas de la crítica al mostrar al personaje desde un punto de vista distinto: más humano.

<

p>

Sobradamente conocido es el hecho de que la figura del superagente secreto siempre ha estado unida al glamour. Esto supone un gusto exquisito a la hora de vestir, estar rodeado de mujeres hermosas y, por supuesto, conducir coches espectaculares.

<

p>

Aprovechando el estreno de la última entrega, hemos querido rendir homenaje a las maravillas de cuatro ruedas que le han acompañado durante su larga vida: Aston Martin, BMW, Lotus, Mercedes

<

p>

Aunque en la mayoría de las películas protagonizadas por 007 éste conduce un Aston Martin, la realidad es que Fleming retrató siempre a Bond a los mandos de un Bentley. No obstante, en el inconsciente colectivo priman los filmes sobre la novela y, para la mayoría, el fabricante inglés de deportivos es el que más ligado está a la imagen de James Bond.

<

p>

Desde luego, la filosofía de Aston Martin le va como anillo al dedo al agente: exclusivos coupés deportivos que destacan por su elegancia y sobriedad. A lo largo de su historia, hemos visto a Bond con cinco modelos distintos de la marca, aunque dos prevalecen sobre los demás: el DB5 y el DBS.

<

p>

Este modelo, fabricado entre 1963 y 1965, pasará a la historia como el primer coche de James Bond. Lo estrenó Sean Connery en ‘Goldfinger’ y, desde entonces, ha compartido protagonismo en cinco films de la saga (Goldfinger (1964), Operación Trueno (1965), GoldenEye (1995), El mañana nunca muere (1997) y Casino Royale (2006)).

<

p>

En concreto, el de Bond es el DB5 de 1964, aunque para las películas se utilizó un prototipo específicamente modificado. El clásico deportivo contaba, ya de serie, con un motor de 4,0 litros que rendía una potencia de 281 CV; aceleraba de 0 a 100 en 8,1 segundos y alcanzaba una velocidad máxima de 227 km/h. Pero para que el DB5 fuera un coche digno de un agente secreto, se sometió a una completa operación de ‘tuning’. Así, el mítico Aston Martin incluía el asiento del copiloto autopropulsable, carrocería blindada e ignífuga, armas de fuego en el frontal, surtidor de aceite en la zaga, agujas retráctiles en las llantas y un teléfono ubicado en la guantera.

<

p>

El filme protagonizado por Pierce Brosnan en 1995 supuso el retorno de Bond y el del mismo DB5 (que no aparecía junto al agente desde Operación Trueno). La escena, no exenta de humor, retrata a Bond al volante del DB5 con una recatada acompañante mientras se 'pica' con un Ferrari F355 GTS conducido por Xenia, una de las enemigas más memorables de 007.

<

p>

<

p>

Junto al DB5, el DBS es el coche por excelencia del espía británico. Tanto es así, que ha estado junto al agente en cuatro películas, incluyendo la nueva entrega ‘Quantum of Solace’.

<

p>

El DBS es uno de los modelos más representativos y longevos de Aston Martin: las fábricas de la marca inglesa le dieron vida desde 1960 hasta 1992. Tras desparecer del mercado y ser sustituido por el DB7 o el magnífico Vanquish, el fabricante decidió volver a producirlo a partir de 2007.

<

p>

Tres modelos han sido propiedad de James Bond: el DBS de 1969 y el DBS V12, tanto el de 2007 como el del presente año. El DBS de los 70 es conducido por Sean Connery en ‘Al servicio de su Majestad’ (1969) y en ‘Diamantes para la eternidad’ (1971). Este coupé equipaba una mecánica muy similar a la del DB5: propulsor de cuatro litros de 282 CV.

<

p>

... un empresario suizo pagó 1,9 millones de dólares (1,57 millones de euros) por el DB5 del 69 de Bond en una subasta en Arizona? Es indudable que era un ferviente fan… con una billetera inagotable.

<

p>

Nada tiene que ver aquel con el actual gran turismo coupé que luce Daniel Craig. El Aston Martin DBS V12 nació para sustituir al Vanquish S e hizo su aparición en el remake de ‘Casino Royale’ (2006). De hecho, la misma película sirvió para promocionar su reaparición, mostrándose al público en la gran pantalla antes de llegar a la calle. Los años no han pasado en vano para el DBS: su motor V12 6.0 cuenta con una potencia de 517 CV. La bestia que alberga bajo el capó le permite alcanzar los 307 km/h y acelerar de 0 a 100 en sólo 4,3 segundos.

<

p>

El DBS 2008que veréis en pocos días en ‘Quantum of Solace’ es idéntico en lo que toca a la mecánica al de 2007, simplemente introduce una ampliación de equipamiento e incorpora la novedosa caja de cambios automática Touchtronic 2.

<

p>

…durante el rodaje de ‘Quantum of Solace’ dos DBS V12 acabaron destrozados?. Si bien uno se estrelló por exigencias del guión, otro acabó en el fondo del Lago Garda (Italia) a consecuencia de las 'torpes' manos de uno de los especialistas. Que desperdicio.

<

p>

Con apariciones menos numerosas, destacan otros dos modelos del fabricante inglés: el V8 Vantage y el Vanquish V12.

<

p>

El primero de ellos comparte cartel con Timothy Dalton en ‘Alta Tensión’ (1987). Al igual que el DBS del 69, el V8 Vantage de Bond fue modificado expresamente para la película. Fue fabricado conjuntamente por Lagonda y Aston Martin y su equipamiento ‘de espía’ era similar al del clásico DBS, pero más acorde a los años 80: cristales blindados, carrocería ignífuga, sistema de autodestrucción, láser en las llantas y armas de fuego bajo los faros delanteros. Su motor no era menos impresionante: un V8 de 5,3 litros de 315 CV que llegaba a los 274 km/h.

<

p>

Por su parte, el Vanquish V12, un exclusivo modelo que se fabricó únicamente durante cinco años (2001-2006), es, para muchos, el Aston Martin más bello jamás concebido. Tanto es así, que no ha perdido actualidad casi ochos años después. Este coupé queda retratado en la última entrega protagonizada por Pierce Brosnan, ‘Muere otro día’ (2002). Muy avanzado tecnológicamente, esconde en su interior un impresionante propulsor V12 de 460 CV que alcanza una velocidad de 306 km/h. Una pena que durante el rodaje de la película no existiera la versión S del Vanquish (enlace), variante con la que se despidió este deportivo, que incrementa su potencia a los 520 CV y, así mismo, su velocidad máxima: 321 km/h.

<

p>

El Vanquish V12, es un objeto de deseo entre los amantes del automóvil y ha aparecido en otros fimes como ‘The Italian Job’ o ‘The Punisher’, así como en series de éxito como ‘Las Vegas’ o ‘CSI’.

<

p>

Otros coches de 007

Galería relacionada

Los coches de James Bond

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...