Una industria no tan estable

El pasado viernes, el presidente de la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones, Juan Antonio Fernández Sevilla, hablaba de estabilidad en el sector. Un plantel de expertos participantes en el Observatorio desde Catalunya, una convención para analizar la situación del mercado del automóvil, piensa lo contrario. La falta de ética dentro del sector y la toma de decisiones erróneas para cuadrar los balances han propiciado lo que algunos participantes han calificado de una perdida del rumbo por parte de los fabricantes.
-
Una industria no tan estable
Una industria no tan estable

A pesar de las declaraciones del presidente de ANFAC, que hablaban de estabilidad en el sector de la automoción, la realidad parece ser bastante diferente. Por un lado, y echando mano de las declaraciones del propio Fernández Sevilla, la política gubernamental sobre el automóvil no se ajusta, ni de lejos, a las exigencias de las propias firmas automovilísticas. Por el otro, gran parte de las compañías con presencia fabril en España están acometiendo recortes de personal y de producción. El ERE de Renault en las factorías de Valladolid y Palencia es el último capítulo de una historia que se lleva repitiendo muy a menudo en los últimos años.

Pero, por si fuera poco, los expertos consideran que los grandes fabricantes están perdiendo el norte, maximizando los peligros y las ventajas procedentes de los estados con economías emergentes, lo cual tiene un reflejo en un país productor como España. Para arreglar la situación, las firmas automovilísticas han hecho moneda común de prácticas “inmorales”, mostrando una falta de ética, sin parangón históricamente, y que no hace sino causar más daño a la propia industria del motor, un sector estratégico para la Unión Europea, ya que cuenta con 12 millones de empleados, supone 125.000 millones de euros de facturación y destina 12.000 millones de euros a I+D.

Así lo ha puesto de manifiesto el experto español Pedro Nueno, profesor de la escuela de negocios IESE, en el marco del Observatorio desde Catalunya, una reunión de especialistas en el sector de la automoción organizado por Expansión y KPMG. Para Nueno, un sector industrial tan poderoso y necesario como el del automóvil no puede mostrar estás acusadas pérdidas de rumbo y ética. Junto al cambio continuo y simultáneo de los dirigentes de las principales compañías, como Fiat, Ford, Renault, Peugeot, Volkswagen, Hyundai, DaimlerChrysler, BMW y GM, han endurecido su relación con la industria auxiliar, los sindicatos y los accionistas, sobrepasando en innumerables ocasiones la línea de la deontología. “El automóvil está trasladando los riesgos a las empresas de componentes, convirtiéndose en simples ensambladores”, afirma Nueno. También han obligado a sus proveedores a instalarse en los mercados emergentes si quieren mantener sus contratos, han fijado precios unilateralmente y han esgrimido una manifiesta falta de transparencia en sus negociaciones.

Aún hay más. Para obtener liquidez y esconder a los accionistas su mala gestión, han decidido vender áreas rentables. Ford con Hertz, Volkswagen con Europcar, General Motors con su financiera GMAC o DaimlerChrysler con Daimler Chrysler Capital Services son ejemplos reveladores. Tampoco se libran las compañías automovilísticas de los escándalos financieros (el caso Faurecia y el caso Hartz-Volkswagen son los más recientes). Finalmente, todo ello ha terminado por provocar efectos muy negativos con la destrucción del valor bursátil de las principales firmas automovilísticas.

Siendo así la situación general del automóvil, en España, cuarto país productor en Europa y séptimo en el mundo, la situación no es nada halagüeña. Con 18 factorías repartidas por todo el territorio nacional y el fantasma de la deslocalización bien presente, el futuro pasa, según Nueno, una actividad de introspección por parte de las compañías, una mirada hacia dentro para ver dónde están los problemas y solucionarlos.

La anunciada reestructuración del trabajo en las factorías de Valladolid y Palencia por parte de Renault, para paliar la escasa demanda del Modus, será suavizada mediante un plan de 1.000 bajas voluntarias. De este modo, los responsables de la compañía pretenden rebajar los efectos negativos del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que está previsto se inicio en febrero de 2007. Las líneas básicas del plan de prejubilaciones ya han sido divulgadas por la Dirección a la comisión negociadora del nuevo convenio colectivo: afectará a 700 empleados de la cadena de producción y a otros 300 de la estructura empresarial que cumplan 60 años en 2007 y en el primer trimestre de 2008. Podrán acogerse al plan en los tres años de vigencia del próximo convenio colectivo, en proceso de negociación, y la indemnización corresponderá al salario de 24 meses.

Mediante sendas asambleas, los trabajadores de Seat España afiliados a Comisiones Obreras y UGT han escogido este fin de semana a los compañeros que se presentarán a las elecciones sindicales en la compañía previstas para el próxima 25 de enero. Ambas votaciones se celebraron el pasado día 16 de diciembre justo el día del aniversario de la firma del Expediente de Regulación de Empleo de Seat, que significó el despido de 64 6 trabajadores y que fue suscrito por ambos sindicatos.

Te recomendamos

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...