La industria estadounidense busca ''salvavidas''

Los fabricantes estadounidenses están viendo “las orejas al lobo”, ya que, poco a poco, están perdiendo cuota en sus mercados domésticos a favor de los fabricantes europeos y, especialmente, los nipones. Para hacer frente a esta situación, lanzaron financiaciones con intereses bajos o inexistentes, o rebajaron el precio de sus coches. Ahora piensan en aliarse con otras marcas: sus directivos miran hacia Oriente.
Autopista -
La industria estadounidense busca ''salvavidas''
La industria estadounidense busca ''salvavidas''

No sólo los fabricantes estadounidenses quieren socios japoneses para remontar la crisis que asuela su industria automovilística. En Japón, también hay marcas interesadas en llegar a acuerdos con compañías norteamericanas. Uno de los casos más destacados es el de Nissan, cuyo presidente Carlos Ghosn, ha confesado su interés por Ford Motor, después de que General Motors le diera “calabazas” hace algunas semanas.

El objetivo de Ghosn es reducir sus costes de producción y de distribución en los Estados Unidos. Si alcanza un acuerdo con Ford, podrá conseguir ese objetivo, no sólo para los productos de Nissan, sino también para los de Renault, marca francesa que también dirige y que controla a Nissan.

Ford, por su parte, aún no está por la labor de alcanzar ningún acuerdo. Aunque atraviesa por momentos delicados, en el último trimestre las cifras económicas han sido poco menos que desastrosas (4.640 millones de euros de pérdidas), su presidente, William Clay Ford Jr., asegura “que el mejor socio somos nosotros mismos”. Para salir de la problemática situación, no piensa en alianzas, de momento, y cree que la solución pasa por reducir puestos de trabajo y cerrar alguna que otra fábrica.

<

p> Para vencer los malos resultados, General Motos, otro de los importantes grupos automovilísticos, ha recurrido al cierre de plantas, a la jubilación anticipada de sus empleados y a la reducción de los gastos en seguros médicos. De igual forma, DaimlerChrysler prepara una intervención en su marca Chrysler con el objetivo de recuperar las pérdidas ocurridas en los últimos meses. Eso sí; Chrysler no será vendida, tal y como se suponía hace tan sólo unos días, a pesar de que ha perdido 1.200 millones de euros en el tercer trimestre de este año.

En menos de una semana, los habitantes del estado de Míchigan eligen su gobernador para los próximos cuatro años. La situación es complicada en este territorio, cuna de la automoción estadounidense, según detalla la edición de hoy de The Detroit News. Los puestos de trabajo están despareciendo y los habitantes piden un cambio de políticas a gritos.

<

p> Los problemas en los que se ven inmersas las principales industrias automovilísticas arrastran al resto de la sociedad. Y es que, como explicaba el New Yorker la semana pasada, “el coste de empleado entre 35 y 39 años es de 3.759 euros al año” y esto lastra a los fabricantes de vehículos estadounidenses, que son “seguridades sociales en quiebra”, según explica el diario El Mundo.

¿Crees que la crisis que se vive en la industria automovilística estadounidense va a tener consecuencias en Europa? Dános tu opinión en nuestros foros.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...