El Impuesto de Matriculación, candidato a subir

No aumentar la presión fiscal sobre los ciudadanos, sino cambiar “la cesta de impuestos”, así lo expresó el secretario de Hacienda a la prensa. El objetivo, orientar la fiscalidad a la protección medioambiental. Eso sí, la idea es “moverse despacio” para no perder competitividad.
-
El Impuesto de Matriculación, candidato a subir
El Impuesto de Matriculación, candidato a subir

El Impuesto de Matriculación podría subir en los próximos meses. Siguiendo la doctrina de “quien contamina, paga”, el secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, ha señalado este impuesto “como candidato natural a reformarse”.

Ocaña ha aclarado que “no hay ninguna decisión tomada” al respecto, pero sí ha afirmado que la línea de trabajo no es crear nuevos impuestos, sino otorgar un carácter “verde” a los ya existentes. Lo que Ocaña ha llamado “balancear de manera diferente”.

Lo fundamental –como ya ha ocurrido con la modificación del Plan Prever- es establecer “una correlación entre lo que pagan los contribuyentes por el Impuesto de Matriculación y lo que contamina el vehículo en cuestión”. De esta forma, el consumidor, en su elección, tendría un argumento más para apostar por un vehículo menos contaminante.

El secretario de Hacienda hizo estos comentarios en un almuerzo organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (Apie), en el que tampoco quiso desvelar demasiada información.

En ese punto de ambigüedad, Ocaña ha señalado que esa es la línea que sigue Europa y será la línea que siga España, si bien se trata de moverse “despacio” y en sintonía con “nuestros socios comerciales”, para evitar “distorsiones” en términos de competitividad.

Son anuncios acordes con la creciente inquietud a nivel mundial por el cambio climático y la responsabilidad de la acción humana en el calentamiento global, responsabilidad que el Grupo Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC) ha calificado de “inequívoca” en la presentación la pasada semana de su informe sobre las bases científicas de ese fenómeno.

A nivel europeo, se debaten estos días en el seno de la Comisión Europea las medidas a adoptar con respecto a la emisión de gases contaminantes por parte de los vehículos a motor. Planea en el ambiente la posible exigencia de reducir a 120 gramos por kilómetro el nivel de emisiones a la atmósfera de dióxido de carbono.

La industria alemana es la más preocupada por esta medida, pues son los fabricantes germanos los que producen mayor número de automóviles de gama alta, con motores muy potentes que sobrepasan en muchas ocasiones los 250 gramos por kilómetro. Por su parte, fabricantes franceses e italianos se encuentran más tranquilos.

El grupo francés PSA Peugeot Citroën ya se ha adelantado al anunciar que el 30 por ciento de sus modelos ya se encuentran por debajo de esa marca de 120 gramos por kilómetro.

¿Y tú qué opinas del “quien contamina, paga”?:Autopista Extreme: ¿Qué coche conduciría Jesús?

Te recomendamos

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...