La importancia del túnel de viento

Todas las marcas automovilísticas utilizan el túnel de viento para medir la resistencia al aire que oponen los diseños de sus vehículos y calcular así la aerodinámica de los mismos, que determinará factores como la velocidad que puede alcanzar un coche o el consumo que va a tener. La precisión de estas medidas es llevada al límite por los ingenieros que trabajan en el mundo de la Fórmula Uno, donde la obsesión por la aerodinámica es una constante.
-
La importancia del túnel de viento

Los túneles de viento son las herramientas más importantes en las investigaciones de una escudería, pues ayudarán a desarrollar el monoplaza de manera que éste sea lo más competitivo posible. La importancia de las piezas que se construyen y el dinero invertido en ellas llevan a los equipos a rodear todas sus instalaciones de fuertes medidas de seguridad, llegando a electrificar las vallas que rodean el complejo o a iluminar por la noche todo su perímetro, colocando vigilantes en diferentes sitios, como si se tratara de una cárcel de máxima seguridad.

Uno de los túneles de viento más sofisticados es el que posee Ferrari, construido en 1997 por Renzo Piano. Esta instalación tuvo un coste de 2.188 millones de pesetas y está enclavada en la "Ciudad de la Investigación" de Ferrari, el departamento técnico que el equipo tiene en Maranello (Italia). Este túnel destaca por ser uno de los primeros construidos expresamente para su utilización por una escudería de Fórmula Uno. Aunque el departamento de coches de carretera ya utilizaba los túneles de viento, éstos tienen parámetros diferentes a los del equipo de carreras, por lo que era necesario fabricar uno expresamente para el departamento de competición.

Además, el túnel está concebido para que pueda ser utilizado tanto con modelos a escala 1:2, que trabajan a velocidades de 250 km/h, como con vehículos reales, aunque en este caso la velocidad se reduce a 150 km/h. Por otra parte, en esta instalación se pueden medir más de 200 tipos de presiones o fuerzas, es posible simular el movimiento del coche tomando una curva (por lo que el grado de inclinación y el comportamiento de la dirección también pueden ser calculados) y permite incluso modificar la temperatura del aire. Todos estos parámetros pueden controlarse electrónicamente, sin parar el túnel de viento.

Lo más importante es poder trabajar con vehículos a escala real, ya que así la precisión en las mediciones es mucho mayor, de ahí que fuera una de las exigencias que el equipo BAR-Honda aplicó a su túnel de viento, inaugurado el año pasado en Brackley (Inglaterra).

Este túnel necesitó sus propios talleres de máquinas y piezas para realizar su construcción, que se completó en 15 meses.

Los monoplazas a tamaño real entran y salen de estas instalaciones con asiduidad, aunque, fundamentalmente, se utilizan maquetas a un 50 por ciento de escala, que desarrollan el perfil de alta resistencia de los vehículos de BAR. El motor que utiliza el ventilador principal dispone de 800 CV, aunque la potencia necesaria para alcanzar su capacidad total llega a los 2.000 CV. La velocidad máxima que puede alcanzar es de 216 km/h y el coste de la electricidad para mantenerlo en funcionamiento oscila entre las 100.000 y las 175.000 pesetas por hora de utilización.

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...