Especial Halloween 2017: coches malditos, coches que dan miedo...

Coches que asustaban a sus propietarios, coches que asustaron a sus propias marcas y coches que, directamente, asustaron al buen gusto. Estos son nuestros coches de Halloween de este año.
Alberto de la Torre.

Twitter: @autopista_es -

Especial Halloween 2017: coches malditos, coches que dan miedo...
Especial Halloween 2017: coches malditos, coches que dan miedo...

Halloween de verdad sólo hay uno al año, pero hay coches que parecen vivirlo los 365 días del año. El mundo del automóvil está lleno de vehículos que, por una razón u otra, dan miedo, bien a sus propietarios, bien a sus marcas o bien a los posibles compradores. Repasamos los coches malditos más llamativos de todos los tiempos.

Coches que acabaron con sus propietarios

En toda buena noche de Halloween tiene que haber alguna historia de algo o alguien que sistemáticamente acababa con sus allegados más cercanos. Así que, si estás invitado a una fiesta y quieres dar miedo a alguien, enciende el DVD “El diablo sobre ruedas” y, a continuación, cuenta la historia de alguno de estos coches.

El Porsche 550 RS Spyder es, sin duda alguna, el coche más famoso de esta lista. Y no podemos decir que no hiciera méritos para ello. Podríamos decir que este precioso deportivo no se conformó con ser protagonista en la muerte de James Dean, sino que también rompió una pierna y la clavícula a su acompañante. “Little bastard”, tal y como lo llamaba Dean, hizo importantes estragos como para ganarse el adjetivo de “Coche maldito”.

Porsche James Dean

Y es que ya en el taller de George Barris, entonces preparador de coches para competición, el vehículo se soltó de la cuerda en el que iba atado y le rompió dos piernas a uno de los mecánicos. Posteriormente, dos de sus ruedas fueron reutilizadas en un coche de competición y éstas reventaron a la vez, provocando un fortísimo accidente que dejó al piloto en coma. Peor suerte corrieron otros dos pilotos, quienes habían montado la transmisión y el motor del maldito Porsche 550 RS Spyder en sus vehículos. Ambos murieron en accidentes durante su competición y, por último, un conductor de un turismo también pereció al chocar con el camión que llevaba al desguace las pocas piezas que quedaban del coche.

El Graef Und Stift tiene el dudoso honor de ser testigo de excepción en la Historia. Francisco Fernando de Hasburgo y Sofía de Hohenberg, archiduques de Austria, sufrieron un atentado cuando viajaban en este automóvil, lo que motivó el comienzo de una guerra que duraría cuatro años, de 1914 a 1918. ¿Te suena? Sí, es La Gran Guerra, la I Guerra Mundial.

Los archiduques fueron asesinados a sangre fría por un pistolero, por lo que el coche no sufrió ningún daño y con los años fue pasando de mano en mano. Por el camino, tres muertos entre los siguientes tres propietarios. Los dos primeros, fallecieron en accidentes de tráfico de los que el coche salió ileso y, el último, se suicidó al poco de adquirir el vehículo.

Bugatti

El propietario del último coche de esta lista también tiene un apellido reconocible en el mundo del automóvil. Ettore Bugatti pasó una mala noche en la madrugada del 10 de agosto de 1939. Ese día se iban a probar una docena de prototipos de su próximo deportivo y soñó que su hijo, a bordo del Bugatti Type 57C IX sufría un accidente que acababa con su vida. El mandamás no lo dudó y al día siguiente le entregó al pequeño de la familia el número XI. Sin embargo, los intentos de Ettore resultaron un fracaso pues su vástago tuvo que esquivar a un cartero en mitad de la prueba y la mala suerte lo llevó a estrellar el coche contra un árbol, muriendo en el acto.

Coches que atentaron contra sus empresas

En ocasiones tachamos con demasiada ligereza a algunas marcas de conservadoras. Y es que, viendo los casos que tenemos a continuación, hay que reconocer que para arriesgarse en el mundo del automóvil hay que tener las cosas muy claras para no comprometer las cuentas de la empresa.

Entre los coches ruinosos para sus propias marcas encontramos el Peugeot 1007, un revolucionario urbano que pretendía ser lo más eficiente posible en los espacios pequeños gracias a sus puertas corredizas, muy  prácticas a la hora de aparcar en batería o en pequeñas plazas de aparcamiento. Sin embargo, el público no debió entender la filosofía y los franceses perdieron un total de 2.000 millones de euros con el proyecto.

Peugeot 1007

La mayoría de las veces, cuando un coche no triunfa tiene buena parte de la culpa su estética pero, en este caso, no podemos achacarle este fallo al Volkswagen Phaeton. Los alemanes quisieron poner en el mercado una berlina de lujo que hiciera sombra a marcas con tanto prestigio como Audi, BMW o Mercedes. Sin embargo, sus compatriotas ya tenían un nombre hecho en el mercado y Volkswagen acababa de llegar. Una apuesta que fracasó y que hizo perder a Volkswagen hasta 28.000 euros por cada venta del Phaeton. Y eso que su plataforma la aprovechó el Bentley Continental.

Aunque, si hay dos coches incomprendidos por el público y que supusieron un duro varapalo para una marca, esos son el Renault Vel Satis y el Renault Avantime. Quizás, tal y como dice el apellido del segundo de ellos, ambos modelos eran demasiados modernos para su tiempo. Los franceses arriesgaron con una nueva línea en gran parte de sus modelos pero, mientras el Mégane triunfaba, su apuesta por el segmento de los monovolúmenes Premium se venía abajo.

El Renault Vel Satis vendió en ocho años las mismas unidades previstas que el primer año y el Renault Avantime, un innovador monovolumen donde predominaba el cristal y sólo tenía dos enormes puertas para acceder al interior, apenas colocó en las calles 8.557 unidades. El resultado, como te puedes imaginar, fue de unas pérdidas de grandes dimensiones para Renault.

Fiat Multiplá

Coches que aniquilaron el buen gusto

Hemos hablado de coches que acabaron con sus propietarios, coches que comprometieron a sus empresas… y no podíamos terminar sin hablar de coches que atentaron contra el buen gusto y el público en general.

Como no podía ser de otra manera, el Fiat Multiplá ocupa un lugar sobresaliente en este listado. Es, casi, la definición de “coche feo” por excelencia. Pese a que en Europa no tuvo una mala acogida y en Italia se puede decir que tuvo cierto éxito, en España fue un completo fracaso. Quizás al público le cegó ese frontal con forma de rana y no le permitió ver sus excelentes cualidades en habitabilidad, especialmente con su presencia de tres plazas delanteras.

Otro modelo algo más reciente de esos de “no sé por dónde cogerlo” es el Nissan Cube. Pensado especialmente para el público japonés, quizás Nissan fue demasiado optimista y no entendió que el gusto asiático es bien distinto al europeo, donde sus ventas fueron bastante discretas. Una vez más, el amplio y práctico espacio interior no convenció a los compradores que tenían que lidiar cada día con un cristal lateral que se unía con la luneta trasera, una horrible trasera y un frontal que no mejoraba al resto del coche.

Seat Toledo

Por último, hemos hablado casi siempre de coches extranjeros, pero debemos ver la viga en el ojo propio y enfrentarnos a otro fracaso de ventas y de estética. En 2005 Seat sorprendió y arriesgó a partes iguales con una nueva generación del Toledo que se generalizó entre los taxistas por su practicidad. Sin embargo, a Seat no le debió parecer suficiente la arriesgada nueva imagen de su Toledo y presentó una línea “Exclusive” que tenía como principal aliciente, si es que se le puede llamar “aliciente”, una carrocería bitono en gris y negro o, aún más arriesgada, en gris y granate. ¿Alguna vez has visto uno por la calle? Eso te da una idea del “éxito” de esta versión.

También te puede interesar:

Los 15 coches que no cumplieron las expectativas en ventas en 2016

Fin a la producción del Volkswagen Phaeton… y otros fracasos

Los coches más feos del mundo son...

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...