La ''Grande Armée'' quiere quedarse con todo

Hace un año, tras el fracaso de Peugeot en el Rally de Montecarlo 2000, la prensa francesa arremetía sin piedad contra la escudería del león. Apenas once meses más tarde, con los títulos de marcas y de pilotos en el bolsillo, todo eran halagos. Este año, los hombres del 206 WRC quieren ejercer su derecho de conquista y revalidar sus coronas. Los demás no están por la labor.
-
La ''Grande Armée'' quiere quedarse con todo

Montecarlo . Sólo ese nombre ya sirve para que los buenos aficionados del automovilismo saliven. Es, posiblemente, uno de los rallies más duros, esperados y codiciados del Mundial. Una victoria en sus tortuosas carreteras, además de ser un buen comienzo de temporada , es un pasaporte para la memoria colectiva del automovilismo.

En el parque cerrado de la capital monegasca estarán las grandes marcas listas a iniciar otra vez la guerra de cada año, el Mundial de Rallies. Allí estará la "Grande Armée" de Peugeot, atemorizando a todos con su ruido de trofeos y coches más que veloces. Hace un año se rieron de ellos cuando se les quedaron los vehículos congelados en la línea de salida. Ahora, todo el mundo les teme. Gracias a la revelación de Gronholm, el equipo resurgió del fracaso y devoró el campeonato.

Sobre todo la segunda parte del mismo, en la que el nuevo talento finlandés apenas tuvo rivales y se metió para siempre en el palmarés de la FIA.

Este año, Peugeot ha incorporado buenos refuerzos a su ya sólido conjunto. La llegada de Didier Auriol y Harri Rovanpera deja el equipo en un doble tándem de franceses y finlandeses al que hay que sumar a Gilles Panizzi y, claro, Marcus Gronholm. El 206 WRC ha mejorado, pero tampoco en exceso. Se han pulido algunos defectos y poco más. En realidad, el coche iba ya casi al máximo al final de la temporada pasada. Es, sin duda, un vehículo muy veloz y muy ágil.

Frente a los plateados Peugeot, seis equipos oficiales dispuestos a cubrir casi todo el calendario, más algún otro que tomará contacto en varias carreras.

Ford y Subaru suenan como las escuderías mejor situadas para derrocar el reinado francés. La marca del óvalo tiene a Sainz y McRae como principales espadas. Además, ha incorporado a Delecour para realizar parte del campeonato y asegura que tiene el mejor equipo. Si Sainz se sacude de encima la mala suerte que le persigue, será otra vez un claro aspirante a la corona. Este año sólo esa maldición de los metros finales le apartó del cetro. Colin McRae, por su parte, deberá ganar un poco en seguridad para acabar más carreras. El escocés es muy veloz, pero tiene una marcada tendencia a salirse de las carreteras.

Junto a los Focus de tercera generación, los RS, Ford alineará los Puma Kit Cars para disputar la Copa Fia Súper 1.600, una categoría nueva que se introduce a modo de peldaño de iniciación.

Subaru, por su parte, también llega con un coche renovado. El Impreza, que ya disfrutó de una evolución durante 2000, estrena ahora carrocería cuatro puertas con la mecánica del año pasado. A sus mandos, para todo el año, estarán Richard Burns y Peter Solberg, nuevo fichaje de la casa. Por su parte, Martin y Kankkunen todavía no tienen claro cuál será su calendario.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...