¿El Gran Hermano en nuestro coche?

Si sobrepasas los límites, te avisan e, incluso, actúan sobre el pedal de tu acelerador. No es ciencia ficción; en Mataró, veinte personas rigen su conducción bajo los mandatos de sofisticados controles de velocidad guiados vía satélite. Es sólo un primer paso; en el futuro, podrían gobernar el coche por ti. ¿Estarías dispuesto?
-
¿El Gran Hermano en nuestro coche?
¿El Gran Hermano en nuestro coche?

Los números son abrumadores: cada año en las carreteras de la Unión Europea hay 42.000 muertos y 1,6 millones de heridos y se destinan más de 45 millones de euros a gastos sanitarios… Los accidentes de tráfico son toda una epidemia en Europa; de hecho, constituyen la primera causa de fallecimiento entre los ciudadanos menores de 50 años. Pero Bruselas no piensa quedarse con los brazos cruzados: la UE se ha propuesto reducir estas cifras a la mitad antes del año 2010. ¿Imposible?

Para los responsables de PROSPER, el problema pasa directamente por controlar la velocidad de los automóviles. “Muchas personas se preguntan por qué los fabricantes hacen coches que pueden correr tanto. Sin embargo, el problema no es tanto del fabricante como de los gobiernos, que deben homologar qué máquinas corren por sus carreteras. No es necesaria tanta potencia bajo el capó, porque finalmente tenemos que conducir con menos velocidad”, afirma Ole Thorson, ingeniero de caminos y director de INTRA (Ingeniería de Tráfico), la empresa que lleva el proyecto PROSPER en nuestro país.

El primer país que experimentó con los limitadores de velocidad (los denominados sistemas ISA) fue Suecia. En el sur de este país, más de mil conductores los han incluido en sus coches, pero no son los únicos que parecen haberse convencido de sus virtudes: a raíz del experimento, según Ole Thorson, los grandes fabricantes nacionales (Volvo y Saab) y el Gobierno sueco acordaron que a partir de 2007 no se venderán en ese mercado coches que puedan superar los 160 km/h.

“¿Y qué ocurre con la libertad del conductor?”, nos preguntamos tras oír los argumentos de Thorson (en la imagen). Él lo tiene claro: “No podemos dejar a la libre decisión del conductor el poner en peligro la seguridad de sus conciudadanos”, asegura.

Sin embargo, Thorson aclara que son los fabricantes los que primero deben tomar cartas en el asunto. “Ellos empiezan a entender, igual que han comprendido los fabricantes de cigarrillos, que no se pueden meter en el mercado productos que son manifiestamente peligrosos. Si quieren vender sus coches, deben adaptarlos a la filosofía de la sociedad y ésta está cambiando. Hasta ahora se hablaba de libertad, pero empezamos a exigir ‘no más muertos’. Ya hemos padecido suficientemente la agresividad de unos cuantos. La mayoría de los conductores tienen ganas de conducir bajo los límites establecidos, pero hay un grupo importante a los que hay que ayudar”, precisa.

Juan Rubial –técnico de tráfico de INTRA- ha servido de puente entre los “cerebros” suecos –propulsores del proyecto- y los conductores españoles. Para él, estos limitadores tienen claras ventajas para la conducción en ciudad: “Sin suponer un gran shock para el conductor, primero te conciencias de que estás habitualmente superando el límite y te ayudan a cambiar esa tendencia. Lo que intentamos ver es qué capacidad tiene el sistema de cambiar el comportamiento”, nos explica.

¿Y cómo han recibido los conductores estos aparatos?, nos preguntamos. “La preocupación principal siempre es la misma: ‘qué capacidad de reacción tengo yo, si llevo el limitador, en caso de que deba hacer un adelantamiento’. Sin embargo, -continúa- se puede dar la vuelta al argumento. El limitador lo único que hace es obligarnos a adaptarnos a unas capacidades. Es como si nos dijeran ‘qué pasa si intento adelantar con un Seat 850 a un BMW en autopista’. Tienes que ser consciente de la limitación del coche que llevas. En este caso, la limitación, en lugar de marcarla la potencia del vehículo, queda fijada por un aparato externo”, apunta Rubial.

No fue fácil conseguir “conejillos de Indias”. El Ayuntamiento de Mataró –que colabora en este proyecto- solicitó la ayuda de sus conciudadanos insertando anuncios en los medios locales. El único requisito era que los coches no fueran muy viejos. Daba igual la marca (en países como Hungría el proyecto sólo se realizó en coches Suzuki), la potencia o el tipo de motor que llevaran los vehículos. Al final, desde el Ayuntamiento se recurrió mano a la agenda de conocidos.

Los voluntarios fueron llegando con cuentagotas: al final, veinte ciudadanos (quince hombres y cinco mujeres), entre los que se encuentra también un policía municipal que llevará el limitador en su coche patrulla. La media de edad ronda los 40 años y –en la mayoría de las ocasiones- se trata de conductores veteranos, con muchos años de carné.

Éste es el caso de Jordi (35 años y 10 de carné). Según asegura, nunca ha tenido un accidente y su conducción “no es agresiva”. Sin embargo, se ha apuntado al proyecto para aprender más “autocontrol”: “En autopista rara vez he pisado los 160 km/h y, cuando lo he hecho, inmediatamente me he dicho ‘pero qué haces’. Debemos mentalizarnos”, apunta. Pero ¿estaría dispuesto a pagar por uno de estos aparatos? “Si fuera un extra, quizás no lo hubiera instalado, para ahorrarme dinero, pero, si no cuesta nada, adelante”, nos reconoce.

Elizabeth –otra de las voluntarias- comparte la misma opinión. A sus 33 años y tras quince años de carné, ha sufrido dos accidentes; ninguno de ellos fue provocado por una velocidad excesiva. Sin embargo, es partidaria de instalarse uno de estos limitadores: “Pienso que puede ser positivo, al menos para concienciarme a mí misma de que tenemos que regular nuestra velocidad para evitar el riesgo de accidentes”, precisa.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

Vive un día único descubriendo Madrid a los mandos de los nuevos BMW C 400 X y C 400 ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...