El Gobierno quiere subir los impuestos a los Diesel

Según fuentes del Ministerio de Medio Ambiente, los coches Diesel y también aquellos con motores muy potentes pagarán mayores impuestos de matriculación. Se quiere gravar de esta forma la mayor cantidad de contaminación que producen estos modelos con respecto a otros.
Autopista -
El Gobierno quiere subir los impuestos a los Diesel
El Gobierno quiere subir los impuestos a los Diesel

Se veía venir. La Unión Europea lleva años diciendo “quien contamina paga” y el Gobierno español ya había dejado caer un par de tentativas de hacer algo similar. De hecho, Pere Navarro, director general de Tráfico, advirtió hace unos meses a los conductores: “yo no me compraría un coche demasiado potente”.

<

p> Al final, todos los mensajes permitían a los analistas alumbrar el camino: más impuestos a los coches más potentes, a los todo terrenos y, en general, a las mecánicas Diesel.

<

p> El diario El País adelanta en su edición de hoy que el Gobierno prepara una reforma de la fiscalidad de los automóviles para que paguen más los que más contaminen y los que más combustible consumen. Es una medida de carácter disuasorio. Se espera que, gracias a ella, la gente se compre coches más limpios, menos potentes y menos "derrochones".

<

p> En Terra Autopista nos hemos puesto en contacto con el Ministerio de Medio Ambiente que hablaban en nombre de la ministra, que ha confirmado sin cambiar una coma la noticia publicada por El País. Esta confirmación contrasta, por ejemplo, con el desmentido hecho por el Ministerio de Hacienda a través de Anfac, la patronal de los fabricantes de coches.
Ese desmentido, atribuido al Secretario de Hacienda, ha servido para que, por ahora, Anfac no haga más declaraciones sobre una noticia que consideran “catastrófica” si llega a confirmarse.
Hemos consultado directamente en Hacienda y, aunque no lo han negado, sí nos han dicho que "no hay nada definitivo".

A media mañana de hoy, Anfac no ha querido pronunciarse al respecto, pero durante la tarde han remitido una nota de prensa en la que muestran "su gran preocupación ante las declaraciones de la Ministra de Medio Ambiente".

<

p> Según la patronal de fabricantes, desde este sector ya se están realizando "enormes esfuerzos e inversiones en investigación y desarrollo con el fin de minimizar el impacto medioambiental de los vehículos" y, ahora, desde la Administración se está "utilizando la excusa medioambiental para elevar la fiscalidad".

<

p> Anfac asegura, además, que "no es adecuado que en un país productor de automóviles se grave con un impuesto adicional la compra de automóviles nuevos, y menos aún que este impuesto, cuya eliminación o supresión ha sido recomendada por la Comisión Europea, se pueda incrementar".

Hasta ahora, los Diesel, además de consumir menos que los gasolina, pagaban también menos impuesto de matriculación, porque, en su momento, se consideró que era necesario incentivar su compra para equilibrar el mercado.

<

p> Esto ha llevado a que el parque Diesel se dispare: en 2004, según datos de la patronal de los fabricantes, Anfac, el porcentaje de vehículos de gasóleo vendidos ascendía ya al 65 por ciento del total, una cifra impensable hace una década.

Esta situación ha traído varios problemas. Por un lado, la demanda ha hecho que el precio suba y, hoy, el Diesel es casi tan caro como la gasolina. Por otro lado, y más grave, ha aumentado muchísimo la contaminación en las ciudades. Es verdad que los motores de gasóleo expelen menos dióxido de carbono (CO2), pero también es cierto que emiten una gigantesca cantidad de partículas contaminantes, elementos muy perjudiciales para la salud.

<

p> Esto ha hecho que el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, el CSIC, considere a los Diesel más peligrosos que a los gasolina. Aferrado a este planteamiento, el Gobierno quiere recortar la venta masiva de motores de gasóleo y, de paso, limitar también la demanda de coches de gran cilindrada, mucha potencia y alto consumo.

Según se ha podido saber, con la reforma que ultima el Ejecutivo, los coches de menos de 1,6 litros pagarán un impuesto del 7 por ciento, mientras que los que vayan de 1,6 a 2,5 litros pagarán el 12 por ciento. Además, se estudia un nuevo tramo impositivo que gravaría con un 17 por ciento a los que tengan motores de más de 2.500 centímetros cúbicos y, en general, para los 4x4.

<

p> Ahora mismo, un Diesel de 1,8 litros paga un 7 por ciento, mientras que un gasolina similar paga el 12 por ciento. Los todo terrenos no pagan ningún impuesto especial por su condición de tracción total.

Como es fácil deducir, este cambio hará que los coches más potentes, los 4x4 y los Diesel de más de 1,6 litros sean sustancialmente más caros. A cambio, los que se motoricen con mecánicas pequeñas saldrán a la venta con precios más ventajosos.

<

p> El Gobierno alega que más del 50 por ciento de la contaminación de las ciudades se debe al tráfico, por lo que reclama a los ayuntamientos que tomen medidas drásticas. Además, se ha calculado que más de 12 millones de españoles respiran aire contaminado, lo que incrementa los problemas de salud, especialmente los de índole respiratoria.

<

p> La semana pasada, el Ayuntamiento de Madrid tomó la delantera y anunció un ambicioso plan de choque, prohibiendo la entrada de los coches viejos al centro urbano a partir de 2008. Al mismo tiempo, Suiza rebajaba la velocidad máxima en parte de sus autopistas a sólo 80 km/h para limitar consumo y contaminación. Otras ciudades, como Londres, ya cobran por acceder a su centro, mientras que París y Roma se plantean acciones contra la proliferación de todo terrenos.

Entre los defensores de los conductores, la noticia ha sentado relativamente mal. El más opuesto ha sido Mario Arnaldo, responsable de Automovilistas Europeos Asociados, quien ha considerado la propuesta de "recaudatoria". Arnaldo considera que la única forma de combatir la contaminación es a través de un rejuvenecimiento del parque móvil a través de nuevos y más eficaces planes Prever y Renove que, en su opinión, no han funcionado.
Por esta razón, Mario Arnaldo considea que subir los impuestos no es una buena idea y piensa que está motivada por un simple afán recaudatorio. "Como siete de cada diez coches vendidos son Diesel, quieren subirles los impuestos para recaudar más", sentencia Arnaldo.

<

p> Por su parte, desde el Comisariado Europeo del Automóvil (CEA), la medida propuesta por el Gobierno ha sido acogida con mucha tibieza. Por un lado, este club de automovilistas considera que son buenas todas las ideas que sirvan para reducir la contaminación.
Por otro, está parcialmente de acuerdo en el cambio fiscal de los Diesel. Creen que es positivo igualar su fiscalidad a la de los coches de gasolina, porque eso permitirá frenar el crecimiento del parque Diesel y equilibrar de nuevo el mercado y las emisiones contaminantes.

<

p> En cambio, en el CEA no están de acuerdo con la subida de impuestos para los coches de gran cilindrada y los 4x4. Creen que no se puede utilizar a los conductores para estar siempre recaudando dinero, máxime cuando ese dinero no revierte en mejoras de los servicios o en cuidados médicos específicos para los afectados por la contaminación. También recuerdan que es preciso mejorar el régimen fiscal de los coches que hacen un esfuerzo por ser verdes, como los híbridos, o los que utilizan biocombustibles.

En la misma línea de reducir emisiones y consumos, la Unión Europea acaba de adoptar una sólida estrategia para fomentar la fabricación y el uso de biocarburantes en todo el territorio comunitario.

<

p> Se entiende por biocarburante aquel que procede total o parcialmente de fuentes renovables, principalmente las vegetales: aceite, alcohol… Generalmente, estos biocarburantes se combinan con los combustibles normales para ahorrar consumo de estos y reducir sus emisiones contaminantes.

<

p> El plan del a Unión Europea tiene tres pilares: promover los biocarburantes en la zona europea y en los países en desarrollo; preparar su uso a gran escala, mejorando su competitividad en cuanto al coste e incrementando la investigación sobre combustibles de “segunda generación” y apoyar a aquellos países en desarrollo en los que la producción de biocarburantes podría estimular el crecimiento económico sostenible.

<

p> Entre otros efectos beneficiosos, la producción de materia vegetal para generar biocombustibles servirá para reactivar el sector agrícola. De hecho, ya se ha constatado un aumento del precio del azúcar como base para producir bioalcoholes.

¿Qúé te parece esta idea del Gobierno? ¿Es necesario gravar más a los coches más contaminantes? Opina en nuestros foros.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...