GM y Volkswagen ponen sus ojos en Rusia

Mientras la fabricación de vehículos se reduce en España y en otros países occidentales, los grandes consorcios automovilísticos no dejan de buscar nuevos lugares donde localizar su producción. Rusia es uno de los elegidos. Después de Ford, Renault, BMW, Kia y la compañía china Chery, dos nuevos consorcios automovilísticos, General Motors y Volkswagen, han anunciado la apertura de sendas factorías en el país.
-
GM y Volkswagen ponen sus ojos en Rusia

El cierre de plantas en Europa y Estados Unidos, acompañado del consiguiente recorte de personal, contrasta con los sucesivos anuncios de construcción de nuevas fabricas o de aumento de las capacidades productivas de factorías en países de economías emergentes. Rusia, sin estar catalogado como un mercado emergente al uso, sí que entra dentro de este grupo de naciones donde las firmas automovilísticas han decidido invertir.

Los dos últimos fabricantes que han optado por trasladar un porcentaje de su producción a suelo ruso han sido General Motors y Volkswagen, ambos inmersos en sendos planes de reestructuración globales. La decisión sigue en el tiempo a una proclama del gobierno ruso, el pasado mes de abril, por la que instaba a los constructores automovilísticos a firmar acuerdos para abrir factorías de ensamblaje antes del ingreso del país en la OMC.

General Motors ha apostado por la ciudad de Shusary, muy próxima a San Petersburgo. Volkswagen ha escogido Kaluga, localidad situada 160 km al sur de Moscú. Las facilidades dadas por las autoridades nacionales para atraer inversión extranjera, especialmente automovilística, el abaratamiento de la mano de obra, las ventajas logísticas que otorga la proximidad a las dos grandes urbes rusas y la existencia de un gran mercado interno son las razones fundamentales que han convencido a las dos compañías para trasladarse a Rusia.

General Motors ha anunciado que la construcción de la factoría, que comenzará en junio, se hará en dos fases. En la primera, invertirá 115 millones de dólares (90 millones de euros) y, en la segunda, 230 (180 millones de euros).

Aún se desconoce el modelo, o los modelos, que se ensamblaran en Shusary, así como las capacidades productivas de la nueva compañía.

Más transparentes han sido los responsables de Volkswagen, quienes además de estipular una inversión de 370 millones de euros, han anunciado que contratarán a 3.500 empleados y han vaticinado una producción anual de 115.000 unidades cuando la fábrica esté a pleno rendimiento. En Kaluga se ensamblarán vehículos de dos marcas del grupo, Skoda y Volkswagen.

La construcción de la factoría tendrá dos fases. En una primera, desde ahora hasta finales de 2007, Volkswagen acelerará la puesta en marcha de las instalaciones donde se producirán 20.000 unidades anuales del Skoda Octavia. Paralelamente, continuará construyendo el resto de instalaciones que, calculan, se terminarán durante la primera mitad de 2009. Es en esa fecha cuando la fábrica estará a pleno rendimiento y el grupo podrá iniciar la producción de un modelo específico de la marca Volkswagen para el mercado ruso. Se sabe ya que este vehículo estará basado en la plataforma del Polo y que tendrá un precio inferior a 10.000 euros. En Kaluga también se ensamblarán los modelos Passat, Polo y Touareg destinados al mercado local.

El presidente del grupo Volkswagen, Bernd Pischetsrieder, ha declarado en Moscú, lugar de la firma del acuerdo con las autoridades rusas, que el objetivo final es multiplicar por cinco las ventas de la compañía en Rusia en menos de un lustro. Actualmente, el consorcio vende 30.000 unidades anuales de todas sus marcas.

Volkswagen anunció hace un mes que parte de la producción del Polo correspondiente a Landaben le será otorgada a otra factoría del grupo, posiblemente a la de Eslovaquia. Ahora se descuelga con la construcción de una nueva factorías en Rusia. Ante decisiones como ésta, la industria de la automoción no puede estar tranquila, máxime cuando, mes tras mes, la producción nacional desciende en picado. Los rumores de crisis que afectan a nuestras fábricas han llegado hasta nuestro foro. Aunque hay opiniones variadas y para todos los gustos, la mayoría recalca la falta de competitividad de nuestra industria.

Ahora puedes opinar sobre la crisis de la industria nacional, sobre las decisiones de Volkswagen, sobre la situación de Landaben o sobre lo que consideres de interés en la conversación abierta en nuestro foro para tratar estos trascendentales asuntos.

Te recomendamos

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...