Publicidad

GM llevará el Diesel a los EE.UU.

General Motors lanzará motores Diesel en sus modelos norteamericanos a partir de 2010. Tiene previsto un V6 para berlinas y un V8 para todo terrenos y pick ups.
-
GM llevará el Diesel a los EE.UU.
GM llevará el Diesel a los EE.UU.

Los coches animados con un motor de gasóleo no han tenido nunca demasiada buena aceptación en los Estados Unidos. La idea entre el público norteamericano de que se trataba de motores ruidosos y poco suaves y el hecho de que la gasolina allí estaba muy barata hacían que no se produjesen demasiados automóviles Diesel y, por tanto, las ventas no fueran muy importantes.

Ahora, la cosa ha cambiado y la subida de los precios de los combustibles han obligado a las marcas de coches a echar mano de este tipo de mecánicas, actualmente mucho más desarrolladas.

El primer fabricante mundial, General Motors, ha anunciado que incorporará motores Diesel en sus modelos de Cadillac y Saturn para el año 2010.

La compañía norteamericana va a presentar un motor Diesel en el próximo Salón de Frankfurt sobre un Opel e-flex y en Detroit, en enero, presentará el mismo propulsor sobre un Saturn, seguramente en el sedán Aura. Posteriormente, también se montará sobre modelos de Cadillac. En Europa lo podremos ver en la nueva generación del Vectra, que se lanzará en 2008.

El viceconsejero delegado de GM, Bob Lutz, no quiere, sin embargo, lanzar las campanas al vuelo. “No es una panacea para los futuros estándares de consumo, mucho más estrictos. Los Diesel son muy populares ahora mismo, pero no van a servir de solución para la legislación de todos los estados del país”.

A pesar de ello, GM va a apostar por este tipo de mecánicas, que tienen un menor consumo que un motor de gasolina convencional. GM tiene, al menos, dos Diesel preparados, un 4.5 V8 para pick ups y todo terrenos ligeros y un 2.9 V6 para berlinas”.

¿Y por qué triunfa tanto el Diesel en el Viejo Continente y tan poco en Estados Unidos? Para Lutz, además de las razones citadas, también cuenta mucho la legislación en materia de consumo y emisiones, que es más receptiva al gasóleo.