Galileo desatascará las carreteras

Perder horas y horas atrapado con el coche en un atasco será historia dentro de pocos años gracias al programa Galileo. Permitirá, entre otras cosas, elegir la ruta más rápida para llegar a nuestro destino, pues tendremos acceso a la situación de las carreteras en tiempo real. Pero no acaba ahí, porque el sistema de navegación europeo también nos facilitará la vida diaria gracias al telepeaje, la seguridad y puntualidad del transporte público o el pago por uso de los seguros.
-
Galileo desatascará las carreteras
Galileo desatascará las carreteras

A la hora de conocer en profundidad el nuevo sistema de navegación por satélite Galileo es inevitable compararlo con el GPS norteamericano. Como es obvio, los defensores del primero resaltan las ventajas del sistema europeo frente al estadounidense y viceversa.

Ventajas de Galileo:

Se destaca como el principal rasgo diferenciador entre el sistema Galileo y el GPS. El europeo incorpora un aviso de alarma cuando la señal de sus satélites puede contener algún error, por leve que sea.

Estará garantizada en el 99 por ciento de la superficie terrestre –una cifra superior a la que ofrece el GPS-, y de manera continua en el tiempo.

Destinadas al mercado en general con un nivel de calidad de la señal muy similar al del GPS. Incluso se asegura que alcanza una mayor precisión que su principal competidor, con un margen de error que no supera el metro de distancia.

Para un mercado que requiera una señal de posicionamiento con prestaciones mayores que las de los servicios abiertos. Permitirán servicios de valor añadido.

En las aplicaciones relacionadas con el transporte, donde pueda haber peligro para vidas humanas.

Autorizadas por los gobiernos para prestar servicios utilizados por la policía, guardacostas, en fronteras, etc.

Inconvenientes:

Galileo será libre para las aplicaciones de base; las aplicaciones de pago serán las que requieran la calidad de servicio más alta.

Habría que encontrar la manera no sólo de financiar el desarrollo, sino también de persuadir a los usuarios a que asuman la totalidad o una parte de los costes del desarrollo y funcionamiento del sistema.

Necesitará una forma de organización institucional diferente de la del Departamento de Defensa de los EEUU y mucho más complicada.

La Unión Internacional de Telecomunicaciones ha reservado frecuencias para todos los sistemas de radionavegación. Los Estados Unidos impugnan el derecho de los europeos a utilizar algunas de ellas que, según aseguran, podrían interferir la señal del GPS.

Los propios europeos reconocen que se obtendría un nivel de seguridad todavía mayor mediante la utilización conjunta de los dos sistemas, Galileo y GPS. En este sentido, Europa está abierta a una cooperación activa en todos los campos con los Estados Unidos, así como con Rusia o China.

Galería relacionada

Galileo 2007

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...