¿Fumar marihuana afecta menos al volante que el alcohol?

El gobierno estadounidense acaba de publicar un estudio en el que se ha comprobado que conducir bajo los efectos de la marihuana o el hachís es menos peligroso que hacerlo con el límite de alcohol establecido. Si esto es cierto, ¿por qué se persigue con tolerancia cero el consumo de THC –principio activo de la marihuana- mientras que existe un límite legal de alcohol? El debate está servido.
Alejandra Otero -
¿Fumar marihuana afecta menos al volante que el alcohol?
¿Fumar marihuana afecta menos al volante que el alcohol?

¿Os imagináis a la Dirección General de Tráfico sacando a la luz un estudio cuya conclusión exculpa a la marihuana como factor que incrementa el riesgo de accidente? Pues en EE.UU. su equivalente lo ha hecho. Tras investigar durante 20 meses, sobre una muestra de 10.858 conductores, la relación entre sustancias ingeridas, legales o no, y los accidentes de tráfico, la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Autopistas (NHTSA) ha concluido que ‘fumar porros’ no es proporcional a tener más posibilidades de sufrir un accidente.

Según este estudio, ponerse al volante bajo los efectos del THC, sólo incrementa el riesgo en un 5 por ciento respecto a una persona sobria. Si bien es mayor respecto a un conductor que no ha consumido nada, lo cierto es que hacerlo con 0,05 g/l de alcohol en sangre ya duplica las posibilidades de tener un percance en la carretera. De hecho, este límite es el recomendado por la NHTSA, porque en realidad el límite legal en EE.UU. es de 0,08 g/l de alcohol. Y éste, siendo el establecido por ley, cuadriplica de por sí el riesgo de accidente.

Como se postula en la investigación, existen varios motivos por los que el THC sea la sustancia ‘más amiga del volante’. Y es que, mientras que la intoxicación producida por el alcohol u otras drogas es inmediato y más agresivo, el del THC es paulatino: se puede dar positivo días e incluso semanas después, ya que permanece durante todo ese tiempo en la sangre. No obstante, el efecto del THC sobre el organismo depende de mucho factores: la tolerancia o metabolismo del conductor hace que sea diferente, por lo que el estudio se hace complicado si se quiere hacer de forma generalizada. No obstante, como señalen la NHTSA, lo mismo ocurre con el alcohol.

Con esto en la mano, se podría abrir un extenso debate en nuestro país, donde existe un vacío legal respecto al hachís y la marihuana: es legal consumirlo en el entorno privado, así como plantar para consumo propio, pero es ilegal la tenencia del mismo. A lo que se suma que, desde hace unos meses, la sanción por drogas al volante, con tolerancia cero y sin distinguir entre tipos de sustancias –cuando el efecto de las mismas es diametralmente opuesto sobre el organismo-, se elevó a 1.000 euros amén de la retirada de 6 puntos del permiso de conducir. 

 

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...