Publicidad

Francia apoya también el 110 km/h

La ministra francesa de Economía y Finanzas, Christine Lagarde, ha aconsejado a los automovilistas que pongan en práctica medidas de ahorro como reducir la velocidad, conducir con suavidad y limitar el uso de la climatización. «Son pequeños actos que reducen el consumo del vehículo», ha explicado Lagarde durante una visita a una gasolinera para presentar una campaña de controles para verificar los márgenes. El ministerio calcula que evitar los acelerones y los frenazos puede disminuir el gasto de combustible de un vehículo en un 40%, rebajar la velocidad en 10 kilómetros por hora supone un litro menos por cada 100 kilómetros recorridos y llevar los neumáticos correctamente inflados un 2,4%.
-
Francia apoya también el 110 km/h
Francia apoya también el 110 km/h

El Ejecutivo francés no contempla, al menos por ahora, imponer -como ocurre en España desde el pasado lunes- medidas restrictivas de obligado cumplimiento. En palabras de la ministra, el Gobierno privilegia la regla de «transparencia, competencia y control».

Lagarde ha recordado que una página web actualizada por su departamento informa de los precios de venta al público de las gasolineras del país, de forma que los automovilistas pueden consultar cuál es la más barata en las cercanías del lugar en que se encuentran. El Observatorio de los Precios y los Márgenes, que hasta ahora se dedicaba únicamente a la verificación del mercado de los alimentos, realizará también comparaciones entre el precio de los carburantes a la salida de las refinerías y en las gasolineras.

‘Cambiar costumbres’
La ministra ha anunciado que reunirá a los profesionales del sector a finales de mes con los datos disponibles. Frédéric Lefebvre, secretario de Estado de Comercio, ha advertido de que teniendo en cuenta la tendencia al alza de los precios de la energía -que representa el 7% del gasto de las familias-, «hay una evolución estructural y los franceses tienen que cambiar sus costumbres».

La semana pasada los precios de los carburantes en las gasolineras francesas superaron los picos históricos del verano de 2008, con una media de 1,5067 euros por litro para la gasolina súper sin plomo de 95 octanos y de 1,5417 para la de 98 octanos. El gasóleo se vendió de media a 1,3513 euros el litro. El gasóleo llegó a subir ayer en París hasta 1,61 euros por litro, la gasolina sin plomo de 98 octanos a 1,81 euros y la de 95 octanos a 1,80 euros.