Fracasa el peaje para camiones en Alemania

En Alemania ha fracasado con estrépito la idea de cobrar un peaje a cada camión extranjero que utilice su red de autopistas. La incapacidad de la empresa encargada de desarrollar el mecanismo de telepeaje ha echado por tierra los planes del gobierno Schroeder.
Autopista -
Fracasa el peaje para camiones en Alemania

El ministerio de Transportes, dirigido por Manfred Stolpe, se ha dado cuenta de que no hay garantías de que Toll Collect vaya a tener el sistema de teleapeje listo para finales de año, fecha en que expira la prórroga dada por el Gobierno a un mecanismo que ya debería estar en marcha. Ante esta inseguridad, han decidido cancelar el contrato.

La maniobra de rescisión deja fuera de combate al peaje de los camiones y, además, supone un daño de 6.500 millones de euros que deberá asumir el estado alemán.
Ahora, Toll Collect tiene seis meses para responder a la decisión del Gobierno. Si no la acepta, podrá recurrir a un arbitraje.

La administración alemana se percató de que Toll Collect no estaba capacitada para acometer la empresa el pasado lunes, durante el transcurso de unas negociaciones que mantenían ambas partes para ajustar el contrato que las unía a las nueva situación surgida tras las prórrogas pedidas por la compañía arrendataria. Después de faltar a la entrada en vigor prevista para agosto de 2003 por “problemas técnicos”, Toll Collect ha ido pidiendo moratorias, la última para finales de 2004.
El Gobierno alemán intentó obligar a la empresa a dar la cara y aceptar un compromiso firme, so pena de tener que indemnizar en caso de incumplimiento. Durante negociación, Toll Collect quedó en evidencia al tratar de firmar un acuerdo con un límite de indemnización que no iría más allá de 800 millones de euros. Ahí fue donde los negociadores gubernamentales se dieron cuenta de que la firma no estaba en condiciones de asumir el reto.

La retirada del contrato supone una verdadera humillación para la poderosa industria alemana, que no ha sido capaz de hacer realidad una idea aparentemente simple. Se trataba de instalar en cada camión un dispositivo que, controlado por satélites, informara de cuántos kilómetros ha hecho el vehículo en suelo alemán. Esa información serviría después para tarificar y cobrar el peaje de forma automática. No ha habido manera de que funcione sin problemas y, de momento, ya no funcionará.

<

p> Se acaba también, por el momento, la urgencia de diseñar un modelo europeo de peajes que asuma el alemán y no discrimine a nadie. La Comisión Europea acogió de mal grado la propuesta de los alemanes y ha empezado a trabajar en un mecanismo propio que sirva para todo el territorio de la Unión.

<

p> Por su parte, los transportistas de toda Europa, sobre todo los españoles, seguro que se muestran muy satisfechos con el fracaso del telepeaje.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...