Formación no es educación

El Congreso Internacional para la Prevención de Accidentes ha llegado a su segunda jornada de ponencias en la que se han tratado dos asuntos de especial importancia: la educación como algo diferente a la formación y la consideración de la prevención en materia de seguridad vial como una cuestión prioritaria en todos los órdenes.
-
Formación no es educación
Formación no es educación

La segunda jornada ha estado marcada por una interesente reflexión acerca de la necesidad de investigación en seguridad vial y la importancia de la educación vial en los distintos niveles de enseñanza. También se ha contado con distintos representantes políticos procedentes del ámbito infraestatatal (municipios), estatal y supraestatal (la Unión Europea) que debatieron sobre si la seguridad vial debe ser objeto de prioridades políticas y, en el caso de ser así, si lo estaba siendo de manera efectiva.

El primero en participar en tan interesante debate fue el catedrático Luis Montoro González, director del Instituto Universitario de Tráfico y Seguridad Vial de la Universidad de Valencia (INTRAS), organismo encargado de elaborar los cursos de reeducación vial para aquellos conductores que pierdan su carné cuando entre en vigor el carné por puntos.

El investigador ha concluido, en primer lugar, que, pese a que la legislación española prescribe la importancia de la educación vial desde la infancia, ésta no se está realizando de manera efectiva. A su juicio, y en primer lugar, se tiende a identificar formación (enseñanza de las normas de tráfico) con educación (enseñanza de una cultura vial) y que tal confusión acarrea una serie de consecuencias negativas. La primera, que las administraciones encargadas del asunto no entienden que la educación vial es una cuestión prioritaria y, por tanto, no ponen los medios para que esta se imparta realmente. Faltan medios e interés y ello provoca una falta de formación de los educadores. También, ha asegurado que “es necesaria una investigación más profunda sobre el modelo de educación en seguridad vial”. Esta carencia de investigación ha derivado en una indefinición del citado modelo.

En parecidos términos se ha pronunciado Juan de Dios Izquierdo Collado, sociólogo de la UNED, quien además añadió que un papel fundamental en la educación vial infantil la desempeña el padre. “Se esta llegando a una situación en que el padre educa mal a los hijos y los hijos educan bien al padre en materia de educación vial, vulnerando el proceso lógico de enseñanza.” Es el padre el que se salta los semáforos, el que conduce a más velocidad de la recomendada, el que no hace el stop y el que recibe la reprimenda del hijo, ya que el comportamiento paterno choca con la aprendido en la escuela.

El Congreso, organizado por la Asociación para el Estudio de la Lesión Medular Espinal (AESLEME), el Instituto de Seguridad Vial de la Fundación Mapfre y la Asociación Española de la Carretera, pretende promover un conjunto de amplias y variadas reflexiones sobre la prevención de los accidentes de tráfico desde la perspectiva de la sociedad. Para ello cuenta con la presencia de expertos en el tema procedentes de diversos ámbitos: política, administración, investigación universitaria, autoescuelas, educación, etc.

<

p> Con este abanico de ideas, propuestas y consideraciones elaboradas por estos miembros de la sociedad civil las organizaciones elaborarán unas conclusiones, recogidas en un Libro Verde, con las que pretenden estimular a los poderes para que las transformen en programas de acción.

Según el profesor universitario, el comportamiento de los padres, “no de las madres”, es un reflejo de que la sociedad aún no asume que la seguridad vial es una cuestión prioritaria, como refleja la encuesta del CIS sobre los temas que interesan a los españoles. Para que la prevención tenga éxito se debe conseguir que la sociedad considere la seguridad vial como algo prioritario en sus preocupaciones, porque “la sociedad es una máquina transformadora de comportamientos”. Así, todas las actuaciones (el congreso internacional, carné por puntos, etc.) llevadas a cabo deberían antes que nada modificar la percepción que la seguridad vial tiene para la sociedad española, ya que sus efectos se multiplicarían. Así, ha propuesto un pacto social por la seguridad vial.

En la mesa también ha participado, el presidente de la Confederación Nacional de Autoescuelas, José Miguel Báez Calvo, quien ha abogado por un sector de formadores más profesional, y el director del Instituto de Investigación de Seguridad Vial de los Países Bajos (Swov), Fred Wegman. El experto holandés ha explicado el trabajo de investigación que se lleva en su país, exponiendo ejemplos de cómo la investigación académica ha permitido desarrollar campañas de prevención más fidedignas y cercanas a la realidad que, consiguientemente, han resultdo todo un éxito. También ha recalcado la importancia de una educación continua en materia de seguridad vial, no sólo en los estadios infantiles, alegando que el 25 por ciento de los conductores europeos tiene más de 65 años y que muchos de ellos no están familiarizados con la nueva tecnología y terminología de la industria de la automoción.

El asunto de la implicación de los poderes públicos en la consideración de la seguridad vial como una cuestión política prioritaria ha vuelto a salir a debate en la segunda de las mesas de la jornada, la que congregaba a políticos y a representantes de las administraciones públicas. El encargado de dirigirla fue el parlamentario de Convergencia y presidente de la Comisión de Seguridad Vial y Prevención de Accidentes de Tráfico, Jordi Jané i Guasch. El primero en intervenir fue el presidente de AESELEM y letrado del Congreso, Nicolás Pérez-Serrano, quien, con datos en la mano, dejó entrever que la seguridad vial no se considera una cuestión prioritaria.

19 Proposiciones de ley en 30 años, una sola discusión en los debates sobre el Estado de la Nación (precisamente en el de este año) y la escasez de leyes sobre educación vial son hechos suficientes para deducir la falta de implicación política en materia de seguridad vial y una falta de sintonía entre lo que hace el Parlamento y lo que demanda la sociedad civil.

A juicio del presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias, Heliodoro Gallego Cuesta, las organizaciones políticas infraestatales que él representa están llevando a cabo una labor fundamental en materia de prevención. “Son muchas competencias las que tenemos asignadas: señalización, mantenimiento de la red viaria, etc. y, ahora, con el nuevo carné por puntos, tendremos un papel muy activo en su vigilancia. Para las corporaciones municipales sí es una prioridad política”.

Te recomendamos

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...