El renacimiento de las leyendas de Ford

Personajes famosos del cine y del espectáculo los condujeron hace décadas y desde entonces han permanecido en la memoria de los grandes aficionados al motor. Ford ha decidido recordarlos construyéndolos de nuevo.
-
El renacimiento de las leyendas de Ford

Pero la obsesión de Ford por recuperar el pasado viene de hace unos años, cuando decidió dar forma a una nueva versión del Ford Thunderbird.

Ésta toma como inspiración las formas del Thunderbird de 1955, un descapotable de dos plazas que gozó de una gran aceptación en la época y que supuso el punto de partida de una larga colección de modelos que han utilizado este nombre hasta la fecha. Sin embargo, los modelos de la década de los 50 son los más representativos. Ayudados por el Séptimo Arte, los Thunderbird de esta época crearon un estilo y permanecen vivos en la retina de muchos.

Ford prevé unas ventas muy altas del nuevo Thunderbird. El motivo se debe a que las primeras doscientas unidades que ya se han comercializado de este modelo se vendieron en tan sólo 2 horas y 15 minutos. Se trató de una edición limitada que se denominó Ford Thunderbird Neiman Marcus Edition y se incluyó en el prestigioso catálogo de Navidad que los grandes almacenes estadounidenses Neiman Marcus realizan todos los años.

El Thunderbird original nació en el año 1954 y fue el primer “vehículo personal” ya que, por así decirlo, se convirtió en el primer modelo que incorporaba “tuning” de fábrica. Su nacimiento hay que agradecérselo, con todas las comillas posibles, a la II Guerra Mundial. Este conflicto internacional provocó que los soldados norteamericanos entraran en contacto con la cultura europea y descubrieran el gusto por los descapotables como el Giuletta de Alfa Romeo o el Austin Healey 100. Tras su vuelta a los Estados Unidos, era cuestión de tiempo que surgieran modelos que imitaran la filosofía europea de los convertibles. En ese contexto nació el Thunderbird.

Los modelos Thunderbird de finales de los años 50, al contrario que los primeros Thunderbird que estaban configurados como coupés, eran vehículos de transporte práctico, diseñados en un estilo exagerado, con molduras muy pronunciadas en los costados y frentes planos adornados con partes cromadas. Sin embargo, cumplieron con su cometido al convertirse en los primeros automóviles tipo sedán semi-lujoso de gran tamaño que Ford vendió a gran escala. Mientras los modelos originales despertaban la emoción de sus aficionados, sus sucesores fueron un éxito de ventas en diferentes mercados, en los que Ford necesitaba aumentar sus volúmenes de matriculaciones.

En 1999, Ford descubrió ante el público un nuevo modelo Thunderbird, al que calificó de “interpretación moderna del diseño clásico”. Sin embargo, los aficionados se burlaron de él, a pesar de que su diseño supuestamente hacía honor a los modelos originales de los años 55 a 57, con su maletero largo y sus calaveras traseras redondas.

A pesar de ello, la empresa automovilística norteamericana anunció que lo iba a fabricar masivamente y ya se puede comprar en los Estados Unidos. Su llegada a Europa, al igual que la del GT 40 no parece muy probable, teniendo en cuenta lo local del producto, por lo que aquel que quiera adquirirlo, además de los más de 37.000 euros (más de 6,2 millones de pesetas) que cuesta, deberá cruzar el “charco”.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...