Ford Galaxy

Siete plazas reales, comportamiento de berlina y buena calidad de terminación. La nueva generación del Galaxy, que ya está a la venta, tiene grandes virtudes y pocos defectos, lo que le convierte en una gran compra… por 33.765 euros.
-
Ford Galaxy
Ford Galaxy

Este nuevo Galaxy sólo se comercializará con un motor y con un acabado. Se abandona las tres variantes Diesel del 1.9 TDI de 115, 130 y 150 CV (todas ellas de origen Volkswagen) y se adopta el 2.0 TDCI de 140 CV de la casa. Este propulsor nos ha parecido muy acertado para un vehículo de estas características. El Galaxy no le viene grande. El truco está en que, aunque es un vehículo muy grande y alto, no es excesivamente pesado, pues ronda los 1.700 kg.

Con un par máximo de 32,7 mkg, se defiende con total confianza en el bajo y el medio régimen, subiendo muy bien de vueltas y moviendo el conjunto con suficiencia. Asociado a una caja manual de seis relaciones, consigue cruceros elevados sin que el ruido de la mecánica sea excesivo (se nota más el aerodinámico) ni los consumos se disparen. Las mediciones oficiales indican que de media, en el ciclo mixto, gasta 6,5 litros cada 100 km, una cifra notable y bastante ajustada a la realidad: en un recorrido a buen ritmo por autopista, el ordenador de viaje de nuestra unidad marcaba 7,0 litros a los 100 km. El resto de sus prestaciones son más que aceptables: acelera de 0 a 100 km/h en 10,5 segundos y su velocidad máxima se sitúa en los 193 km/h.

El comportamiento nos ha gustado también. Se muestra aplomado en todas las situaciones, ofreciendo una gran sensación de seguridad a conductor y ocupantes y con cierto toque deportivo. La carrocería balancea, pero el movimiento es contenido, sobre todo teniendo en cuenta la altura del vehículo. En esto tiene un papel importante la nueva suspensión trasera independiente multibrazo, que reduce la inclinación lateral y longitudinal de la carrocería.

Las suspensiones filtran muy bien las irregularidades del terreno y, a pesar de que los tarados de la amortiguación son más blandos que en un S-MAX, no hacen que el Galaxy pierda eficacia. Para completar este conjunto, la direccción electrohidráulica tiene buen tacto, es bastante directa y ofrece información suficiente de lo que sucede bajo los neumáticos.

En definitiva, un comportamiento más parecido al de una berlina familiar que al de un monovolumen grande, por lo menos como lo entendiamos antes.

Como te decíamos más arriba, este Galaxy se venderá en España sólo con el motor TDCI de 140 CV y con el acabado Ghia. El precio de venta es de 33.765 euros, una tarifa que le coloca entre los más caros del segmento de monovolúmenes grandes Diesel de similar potencia. No obstante, a su favor cuenta con un equipamiento de serie de lo más completo, en el que no faltan siete airbags (delanteros, laterales, de cortina y de rodilla), climatizador bizona, faros con encendido automático, llantas de aleación, ordenador de viaje, sensor de lluvia y radio CD. Además, durante los primeros meses de comercialización se ofrece gratis el Paquete Ghia, que incluye control de estabilidad más control de tracción, techo panorámico con cajones, freno de aparcamiento eléctrico, llantas de aleación de 17 pulgadas con neumáticos antipinchazo (de serie no lleva rueda de repuesto ni de galleta, sólo kit de reparación), sensor de presión de los neumáticos y control por voz y conexión Bluetooth. Cuando se termine la oferta, todo este paquete costará 1.600 euros.

El listado de opciones es más que amplio y con elementos de última generación tecnológica: control de crucero adaptativo (1.150 euros), sensor de aparcamiento (600 euros), faros adaptativos (425), faros de xenón (875), suspensión trasera autonivelante (300), tapicería de cuero (2.200) y sistema multimedia DVD (2.250), entre otros.

Me gustaba el anterior Carens, me parecía uno de esas “perlas” que no son muy conocidas por el público general y que te sorprenden favorablemente, tanto por precio, acabado y comportamiento. Con esta nueva generación, mi opinión es similar, aunque con ciertas salvedades. Cierto que es mejor coche, está mejor terminado, tiene la opción de las siete plazas y sus motores son de última generación, pero tiene un problemilla: el precio. No digo que sea caro, lo que pasa es que sus rivales europeos (y estoy pensando principalmente en el nuevo C4 Picasso –un magnífico coche-) tienen tarifas similares.

Galería relacionada

Ford Galaxy

Te recomendamos

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Un SUV a la última en tecnología y adaptado a los tiempos modernos. El MINI Countryma...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...

El Mitsubishi Eclipse Cross llegó rompiendo moldes entre los SUV compactos del mercad...