Publicidad

Finaliza la obra de la M-30 de Madrid

La reforma de la M-30 ha concluido tras varios años de obras y atascos en la capital. Con la inauguración del by- pass sur, concluye esta renovación, que no parecía tener fin. Los ciudadanos tendrán que adecuarse a las nuevas rutas y su eficacia se comprobará tras ciertos meses de aclimatación.
-
Finaliza la obra de la M-30 de Madrid
Finaliza la obra de la M-30 de Madrid

Tras tres años de trabajos, concluye la mayor obra sufrida por Madrid en toda su historia con la inauguración del by-pass sur, el último de un intricado de túneles y enlaces viales. Mucho tiempo y dinero ha invertido el Ayuntamiento de Madrid para mejorar la fluidez del tráfico de la capital; su eficacia se comprobará pasado un tiempo de adaptación, necesario por parte de los conductores. Es tan grande la envergadura de la reforma, que muchos de los madrileños desconocen las nuevas conexiones implantadas por las obras. Para paliar esto, el Ayuntamiento ha repartido instrucciones detalladas entre los ciudadanos para que sepan utilizar los túneles, los distintos by-pass y conexiones. Se superarán los 3.900 millones de euros presentados públicamente en el presupuesto inicial. La inversión final se desconoce, ya que muchas de las obras concluidas no se incluían dentro del proyecto en su inicio.
Las carreteras más afectadas por esta renovación son la A-2, la A-3, la A-4 y la A-5. Destaca el túnel que une la M-30 con la carretera de Valencia (A-3), que elimina el paso por Conde Casal, ahorrando tediosos atascos en esta plaza; la nueva conexión con la M-40 y la A-4 desde el parque de Tierno Galván en Méndez Álvaro, que evita un largo periplo por la A-3 y el paso obligatorio por un siempre atorado Puente de Vallecas; o los túneles de la Avenida de América, que conectan directamente la M-30 con la carretera de Barcelona (A-2) esquivando los interminables embotellamientos que sufría esta zona.

<

p> Estas obras de soterramiento han supuesto un cambio en el paisaje urbano de Madrid, siendo la ribera del río Manzanares la zona más afectada. Esta noche se inauguran cinco kilómetros de luces de carga solar, diseñados por el francés Alain Guilhot, que recorrerán la orilla del río madrileño, los principales puentes y las fachadas de los edificios más emblemáticos de esta zona.
Aún es pronto para afirmar las ventajas que han supuesto las mejoras de cara al tráfico madrileño, muchos conductores han evitado el “rallie” en el que se había convertido la zona sur de la M-30 durante casi tres años, y tardarán un tiempo seguramente en volver a utilizarla. Tras unos meses comprobaremos su eficacia.

<

p> Actualmente, el Ayuntamiento está analizando los sistemas de seguridad de cada una de las obras, principalmente tras la inundación sufrida en el Túnel del Manzanares hace apenas dos semanas.