La familia, el coche y uno más

Viajar en coche con una mascota supone algo más que abrir el portón trasero y hacer subir al perro, al gato, a la tortuga o a la serpiente que cada uno tenga como animal preferido. Significa una serie de cuidados exclusivos, una preparación exhaustiva del trayecto y la aplicación del sentido común en un apartado en el que, desgraciadamente, en nuestro país existe un vacío legal enorme.
-
La familia, el coche y uno más

Una mascota supone un atractivo añadido en las vacaciones en familia, pero ¿a qué precio? Está claro que muy alto. Las atenciones y los cuidados que debe recibir un animal de compañía a bordo de un automóvil son mayores que los de una persona, acostumbrada a circular en coche La solución es, habitualmente, prescindir de su compañía.

Además, España está a años luz en materia de protección de los animales si se compara con otros países occidentales. Así, todo lo relacionado con desplazamientos en coche con mascotas, seguridad, instrumentos obligatorios, etc no está, de modo alguno, regulado. Tan sólo la actuación de los propios fabricantes de vehículos y la venta de productos y accesorios en el extranjero destinados a la seguridad y comodidad de los animales han permitido que buen número de usuarios con mascota comiencen a pensar en ella como una más de la familia, incluso en el coche.

No obstante, aún existen desaprensivos que, o bien cargan a sus mascotas como una maleta más sin tener en cuenta los riesgos que pueden sufrir al viajar en automóvil o bien abandonan a sus animales de compañía a la salida de las gasolineras o en cualquier descampado a mitad de trayecto.

No existe ninguna normativa reguladora en España relacionada con los viajes con mascota, algo que sí ocurre en algunos países de ámbito anglosajón, como Estados Unidos o Inglaterra, donde algunos accesorios específicos para animales son obligatorios y están perfectamente definidos por ley. Tan sólo el artículo 11.2.e) del Reglamento de Circulación elaborado por la Dirección General de Tráfico prohíbe "llevar consigo cualquier animal, salvo que exista en el vehículo lugar destinado a su transporte. Se exceptúan de esta prohibición, siempre bajo su responsabilidad, a los invidentes acompañados de perros…". El artículo 18.1 del mismo código establece que el conductor está obligado a velar por su seguridad y la de los ocupantes y para ello cuidará, entre otras cosas, de "la adecuada colocación de los objetos y animales transportados para que no haya interferencia entre el conductor y cualquiera de ellos". Nos encontramos, por tanto, ante una legislación ambigua y escasa, que no recoge puntos fundamentales, como seguridad de animales, accesorios homologados y espacios acondicionados.

Ante este vacío legal, apelar al sentido común y adoptar una serie de precauciones y de medidas harán un desplazamiento más seguro y placentero para los ocupantes y para su animal de compañía. Por ello, Autopista Online quiere ofrecer una serie de consejos, para antes y durante el trayecto, que pueden contribuir a tal objetivo.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...