Publicidad

Los fabricantes urgen medidas para salir de la crisis

Los directivos españoles de algunas de las principales marcas de vehículos han advertido hoy de la necesidad de buscar una salida a la encrucijada en la que se encuentra el sector en Europa, y en especial en España, en un momento de crisis y amenazas por la competencia de Asia.
-
Los fabricantes urgen medidas para salir de la crisis
Los fabricantes urgen medidas para salir de la crisis

La necesidad de buscar la manera de preservar la importante industria de la automoción, que en España supone el 10% del PIB y de la que dependen decenas de miles de empleos, ha centrado la mayoría de las intervenciones de los participantes en el XXVI Encuentro del Sector de Automoción que organiza la escuela de negocios IESE.

El director general de General Motors en España, Antonio Cobo, ha urgido a Europa a apostar de manera clara por el vehículo eléctrico para poder hacer frente al desafío en la industria del automóvil que plantean países como China, Corea del Sur e India.

Para que Europa pueda desarrollar el vehículo eléctrico con más garantías de éxito, ha instado a la Unión Europea a aprobar normas que beneficien a la industria automovilística.

"Europa tiene una oportunidad única que no se presentará dos veces. Pero hay que tener esa visión común y no volver a mirar cada uno para su huerto. Si no lo hacemos nosotros, vendrán otros a hacerlo", ha advertido, en referencia a China, que ya es líder mundial en la producción de vehículos eléctricos.

Tanto Cobos como el presidente de Ford España, José Manuel Machado, han destacado como los principales problemas en España la fuerte caída de las ventas, que contrastan con el crecimiento del mercado asiático y el chino, el coste de la mano de obra, los altos costes logísticos y el exceso de capacidad de producción.

Ambos han advertido que el raquítico mercado interno podría poner en riesgo el mantenimiento a medio plazo de las fábricas de las grandes marcas en España por la reticencia de éstas a tener plantas en países en los que no venden.

En este sentido, Cobo ha alertado también que la caída de ventas de España, cuyas fábricas de coches exportan el 95% de su producción, hace también más difícil "convencer" a las firmas matrices, situadas fuera del país, de que mantengan sus plantas.

"En dos o 4 años tendremos que volver a convencer a los jefes de que estamos haciendo bien las cosas", ha asegurado también Machado.

Las exportaciones europeas de automóviles también corren peligro, según los expertos, ante la fuerza exportadora que también está mostrando China, incluso en vehículos eléctricos.

Por su parte, el vicepresidente del Grupo Renault, José Vicente de los Mozos, ha defendido también que se adapte la capacidad de producción a la demanda y ha apostado también por la fabricación de un vehículo de alto valor añadido en Europa, entre ellos el eléctrico.

La difícil situación que afronta el conjunto de la industria en Europa ha centrado también la intervención del secretario general de la ACEA, la asociación europea de fabricantes de la automoción, que ha advertido que la crisis impedirá ya a muchos fabricantes volver a los beneficios que habían previsto para los años 2012 o 2013.

"La vuelta a los beneficios en Europa es algo que no se ha conseguido. Eso ya no va a suceder porque la mayoría de fabricantes no ganan dinero en Europa, aunque sí crecen en mercados emergentes como China, Rusia y Brasil", ha asegurado.

Ante este panorama, Hodac ha defendido la necesidad de una recuperación de la economía en Europa, aunque también de una nueva regulación del sector que beneficie a los fabricantes europeos facilitando que puedan bajar costes y obteniendo ventajas fiscales.

Hodac ha advertido del riesgo de que Europa pierda su importante industria del automóvil ante la competencia que plantean los países emergentes, que, como ha dicho, "no tienen Seguridad Social ni sindicatos, y tienen costes laborales mucho más bajos".