Una fábrica de cristal

Ruido, grasa, operarios vestidos con monos… La imagen que se suele tener de una fábrica de automóviles en nada se parece a la visita que os proponemos hoy. Esta factoría está en Dresde (Alemania), tiene año y medio de vida, es toda de cristal y en ella se monta un solo modelo: el Volkswagen Phaeton.
Autopista -
Una fábrica de cristal
Una fábrica de cristal

Si la fabricación del Phaeton en este gran escenario puede parecer teatral, el acto de la compra del modelo por parte de los clientes y su entrega en el Area de Eventos de la Fábrica de Cristal puede tildarse incluso de exhibicionista. Pero no conviene anticipar los acontecimientos, así que pongámonos primero en la piel del ciudadano simplemente interesado en la compra, pero sin su decisión final tomada. A él va destinada el área de Clientes, donde también se admiten visitantes.

Estamos en realidad en un edificio adosado al principal (el ocupado por la fábrica en sí misma). En el hall de entrada –la denominada “Piazza”- se proporciona al recién llegado información cultural y tecnológica, no obligatoriamente relacionada con el mundo del automóvil. Además, hay varios puntos de descanso (quienes se identifican como presuntos clientes reciben un cóctel de zumos) en los que la información sobre el mundo Volkswagen es amplia y audiovisualmente explicada. ¿Que te apetece darte un homenaje? Un restaurante de alta cocina se esforzará por satisfacer todas tus expectativas, incluido el disfrute de las viandas en una amplia terraza adyacente.

La fábrica puede visitarse previo pago de una pequeña entrada, exactamente igual que si de un museo o una atracción turística se tratase.

Dominando el Area de Eventos, el llamado “Vision Globe” –una esfera de 12 metros de diámetro- cobija una innovadora plataforma multimedia en la que, a través de ordenadores con pantallas de última generación, se difunden las últimas noticias internacionales, además de información variada sobre arte, cultura, economía e industria.

Algo más allá, la zona de exposición, donde se pueden ver y tocar los últimos integrantes de la familia Volkswagen. Si te apetece aventurar el aspecto del Phaeton de tus sueños, un configurador con pantalla táctil –la más grande del mundo, con 2 metros de ancho y 1 de alto- te llevará por un mundo de colores, de acabados, de texturas de tapicería… Si quieres inmortalizar el resultado, la fábrica te ofrece la posibilidad de hacerte una foto digital junto a él.

Además, éste es el punto en el que los que ya se revelan clientes pueden seguir de manera interactiva, a través de cámaras situadas en los puntos estratégicos del proceso de montaje, todas las labores de producción… en directo. Esa es la razón por la que uno de los mensajes publicitarios relacionados con esta factoría haga hincapié en que el comprador puede ver, in situ y en vivo, cómo se fabrica la unidad concreta que luego le será entregada. Si no puede esperar a sentarse a los mandos de esta extraordinaria berlina que en breve le pertenecerá, siempre puede consolarse en el simulador de conducción, recorriendo de manera virtual un trayecto de pruebas gracias a la colaboración de siete ordenadores y una gran pantalla.

Galería relacionada

Fábrica de cristal

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...