Europa y Japón liderarán la “revolución del hidrógeno”

El economista Jeremy Rifkin ha asegurado que la Unión Europea y Japón serán, a lo largo de los próximos años, los “ejes fundamentales” en el desarrollo y la aplicación de las nuevas tecnologías derivadas del hidrógeno. Su implantación plena, según Rifkin, aún se retrasará casi 30 años.
Autopista -
Europa y Japón liderarán la “revolución del hidrógeno”

Jeremy Rifkin, presidente de la Fundación de Tendencias Económicas y consultor de numerosos gobiernos, ha visitado el Parque Tecnológico Walqa de Huesca en compañía del consejero aragonés de Industria, Arturo Aliaga. Ambos han presidido una reunión de la Fundación para el Desarrollo de las Nuevas Tecnologías del Hidrógeno: Rifkin ha comentado que esta sustancia propiciará una “tercera revolución industrial”. Cuando ésta llegue, supondrá el fin de la “era del petróleo”.

Asimismo, el economista ha destacado las inversiones de las grandes automovilísticas en la investigación sobre motores alimentados por hidrógeno. General Motors, por ejemplo, destina 250 millones de dólares (210 millones de euros) cada año al estudio de esta materia.

Rifkin también ha apuntado que, hasta 2015, se desarrollarán coches híbridos que convivirán con los convencionales (con motores de gasolina). Sin embargo, la desaparición de éstos comenzará a ser un hecho a partir de 2019. Unos diez años más tarde, existirán “cientos de millones de células de hidrógeno en uso”: abastecerán hogares, edificios y vehículos. La energía sobrante podrá ser vendida y así contribuirá a la definición de un modelo descentralizado de distribución.

El experto cree que la revolución del hidrógeno se desarrollará en un plazo más corto que el exigido por las dos anteriores revoluciones industriales, la del ferrocarril y la de la automoción, que supusieron períodos de medio siglo.

Según Rifkin, Arnold Schawzenegger, el gobernador de California, anunciará en breve que el estado dispondrá de 200 puntos de suministro público de hidrógeno en un plazo de 4 años.

El 10 por ciento de la producción de caña de azúcar en Brasil se destina a la fabricación de bebidas alcohólicas, mientras que el 90 por ciento restante se emplea, a partes iguales, en la industria azucarera y en la del etanol, un combustible alternativo.

Este carburante ya es utilizado a gran escala en el país, pero su potencial es mucho más alto. “Estamos desperdiciando una fuente de energía renovable, pues sólo aprovechamos una pequeña parte de la biomasa”, ha explicado Honorio Kitayama, asesor de la presidencia de la Unión de Agroindustria de Caña de Sao Paulo (Unica).

<

p> Al parecer, la biomasa representa dos tercios de la capacidad de energía de la caña de azúcar. Actualmente, la mayor parte de este potencial se pierde: se convierte en cenizas y humo, ya que los cultivos son quemados para facilitar su cosecha.

Sin embargo, su aprovechamiento es mayor que, por ejemplo, en Estados Unidos. “En Brasil obtenemos 8,9 unidades de etanol de caña por cada unidad de energía fósil que usamos. En Estados Unidos, el ratio es de 1,3 a 1”, ha explicado Kitayama. En 2006, se prevé que la producción global brasileña sea de 16.000 millones de litros, de los que 2.000 millones se destinarán a la exportación.

<

p> El país sudamericano está promoviendo el consumo internacional de este carburante. Aunque su uso está muy extendido en la región, los consumidores se quejan, ya que los precios del etanol son bastante similares a los de la gasolina.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...