Publicidad

España es el quinto país europeo con menos muertes

España es el decimotercer país con el índice de mortalidad más bajo del mundo, con 3,7 fallecidos por cada 100.000 habitantes, según los resultados de un estudio elaborado por la Organización Mundial de la Salud titulado 'Informe sobre la situación mundial de la seguridad vial 2015'. En 2013 fallecieron 1.680 personas, que supusieron un coste para la DGT y la OCDE de entre 5.158 y 9.640 millones de euros.
Autopista. Twitter @Autopista_es -
España es el quinto país europeo con menos muertes
España es el quinto país europeo con menos muertes

El informe, tras analizar los datos registrados en 2013 por 180 países, concluye que anualmente mueren en carretera 1,25 millones de personas, cantidad que ha permanecido prácticamente invariable desde 2007. También destaca que los accidentes de tráfico son la causa de fallecimiento más común entre los jóvenes de 15 a 29 años.

Los países que están por delante de España en el ranking elaborado por el estudio son Mónaco (con cero fallecidos), Micronesia, con 1,9 fallecidos por cada 100.000 habitantes, Suecia, con 2,8, Kiribati y Reino Unido, ambos con 2,9, San Marino, con 3,2, Suiza, con 3,3 Países Bajos, con 3,4, Dinamarca y Maldivas, con 3,5 e Israel y Singapur, con 3,6.

En el otro extremo de la lista figuran Libia (73,4), Tailandia (36,2), Malawi (35), Liberia (33,7) República Democrática del Congo (33,2), Tanzania (32,9), República Centroafricana (32,4) e Irán y Ruanda (32,1).

En el Entorno de la UE, España figura en quinto lugar, por detrás de Suecia, Reino Unido, Holanda y Dinamarca. Entre los países con más de cinco  millones de habitantes España es octava (por detrás de Suecia, Reino Unido, Suiza, Países Bajos, Dinamarca, Israel y Singapur) y, entre los estados de renta alta, décima, tras los anteriores más Mónaco y Suecia.

En el anterior informe de la OMS a este respecto, realizado en 2013, España ocupaba el puesto 21 y tenía un índice de 5,4 víctimas por cada 100.000 habitantes, el octavo con más de cinco millones de habitantes y el decimoséptimo de los de renta alta.

Sin descenso desde 2007

La OMS ha destacado que el número de fallecidos se ha mantenido desde 2007, aunque hay que tener en cuenta que entre 2010 y 2013 el parque automovilístico mundial creció un 16 por ciento, y la población, un 4 por ciento. Así, en este periodo 79 países han reducido su mortalidad en carretera, y 68 la han visto incrementada.

Margaret Chan, directora general de la OMS, ha indicado que ‘las muertes por accidentes de tráfico tienen un coste inaceptable, sobre todo en las personas pobres de los países pobres’ y que ‘nos estamos moviendo en la dirección correcta. El informe muestra que las estrategias de seguridad vial están salvando vidas. Pero también nos dice que el ritmo del cambio es demasiado lento’.

La organización resalta también la desigual protección a los usuarios de las carreteras de todo el mundo, dada la gran diferencia existente entre los países de renta alta y los de renta media y baja, ya que en estos últimos tiene lugar el 90 por ciento de las muertes en carretera, aunque tan solo representan el 54 por ciento de los coches del planeta.

Los 17 países más exitosos en la reducción de las muertes en accidentes de tráfico –España entre ellos-, donde vive el 5,7 por ciento de la población mundial, lo han hecho mediante una mejora de su legislación al respecto y la creación de carreteras y vehículos más seguros.

Entre las medidas para reducir la siniestralidad, una de las más comunes es la obligación de llevar el cinturón de seguridad para todos los ocupantes del vehículo (aplicada por 105 países que implican al 67 por ciento de la población mundial), además de limitar la velocidad a 50 km/h en poblado (en 47 países) tasas máximas de alcoholemia de hasta 0,05 gramos de alcohol en sangre (en 34), casco obligatorio para motoristas (en 44) y normas sobre sillitas infantiles y restricciones para menores de edad para ocupar el asiento del copiloto (en 53).

Los usuarios más vulnerables

El informe también hace una serie de recomendaciones para seguir mejorando. Entre ellas, dedicar más atención a la protección de los usuarios más vulnerables de las vías (motoristas, peatones y ciclistas), que se ven afectados por el 49 por ciento de las muertes viales, y mejorar la seguridad de los vehículos.

El 23 por ciento de los fallecidos en accidentes de tráfico en el mundo son motoristas. Este problema es especialmente significativo en América, donde entre 2010 y 2013 creció del 15 al 20 por ciento y en el sureste de Asia y el Pacífico occidental, donde asciende al 33 por ciento. En cuanto a los peatones y los ciclistas, representan, respectivamente, un 22 y un 4 por ciento de las muertes en accidentes de tráfico de todo el mundo.

‘Mejorar el transporte público, así como desplazarse seguro a pie y en bicicleta, nos obliga a centrar nuestra atención en cómo los vehículos y personas comparten la vía. La falta de políticas dirigidas a los usuarios vulnerables de la vía está matando gente y dañando nuestras ciudades. Si hacemos viajes más seguros a pie y en bicicleta habrá menos muertes, más actividad física, mejor calidad del aire y ciudades más agradables’, explica al respecto el director del Departamento de Gestión de Enfermedades No Transmisibles, Discapacidad y Prevención de la Violencia y de las Lesiones de la OMS, Ettienne Krug.

El informe también destaca que algunos vehículos, que se venden en el 80 por ciento de los países del mundo, no cumple las normas básicas de seguridad.