España, ¿con las multas de tráfico más baratas?

Mientras que saltarse una señal de stop le puede costar a un griego 20 días sin conducir, en España este tipo de sanción es más benévola. Pero ¿qué pasa con las demás?
Carlos Cuesta Chanes -
España, ¿con las multas de tráfico más baratas?
España, ¿con las multas de tráfico más baratas?

Obtener la licencia de conducir en España cuesta entre 500 y 800 euros, aunque hay grandes diferencias entre comunidades autónomas, e incluso entre autoescuelas de la misma ciudad. La crisis ha reducido los precios, dado que antes se pagaba hasta 1.000 euros por el permiso, según la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE), que agrupa a la mayoría de centros de nuestro país.

Y si obtener el permiso suele llevar unos meses, perderlo se suele prolongar más en el tiempo, aunque no siempre. El carné por puntos lleva ya diez años funcionando en nuestro país y, según declara el profesor de autoescuela Antonio Sánchez al diario ABC, ‘ha llegado tarde, las sanciones son menos duras, se pierden menos puntos’.

Como ejemplos, conducir drogado supone perder 6 puntos y la retirada del carné por orden judicial (la sanción máxima), al igual que conducir a 181 km/h o más por autopista o superar los 0,51 gramos de alcohol por litro de sangre en un control. Circular por una autopista a velocidades de entre 171 y 180 km/h supone perder cuatro puntos. Las infracciones que pueden costar tres puntos son conducir sin cinturón, circular en moto sin casco o usar el GPS o el móvil mientras se conduce.

Pero ¿cómo funciona todo esto en nuestros países vecinos?

Grecia, el país más severo

Para obtener el permiso de conducir hace falta tener al menos 18 años y residir en el país heleno. Allí el código de circulación es muy restrictivo. Las infracciones no restan puntos, sino que los suman, y si llegas a 25, adiós permiso. Entonces deberás asistir al 50 por ciento del número de clases obligatorias para obtener el carné por primera vez.

Saltarse un ‘stop’ en territorio griego cuesta 700 euros, 9 puntos y 20 días de retirada del permiso. Superar los 0,6 gramos de alcohol por litro en sangre conlleva una sanción de 1.800 euros y 180 días sin licencia y superar cualquier límite de velocidad en 60 km/h implica añadir 9 puntos a tu saldo. Además, en el caso de los conductores noveles, todas las infracciones salen tres puntos más caras.

Reino Unido, los más veteranos en el carné por puntos

El permiso por puntos se empezó a gestar en Reino Unido hace más de media centuria, en 1962, y en 1982 se instauró un modelo muy similar al actual. Como en Grecia, los puntos se suman, pero el máximo son 12. Y también entra el factor temporal: se pierde la licencia solo si se alcanza este número de puntos en tres años.

Los jóvenes británicos se pueden poner al volante de un coche ya con 17 años vía un permiso provisional. Para obtenerlo son requisitos necesarios haber cumplido dicha edad y acreditar que se vive en el país. Si se cumplen, se entrega la licencia con solo solicitarla.

Con ella en la mano, el conductor novel deberá asistir a sendos exámenes teórico y práctico, cuyo aprobado será la llave para obtener el permiso definitivo. Pero para ello ya sí es necesario tener 18 años. Quienes conduzcan con la licencia provisional estarán obligados a ir acompañados de una persona mayor de 21 años que posea el permiso definitivo. Además tienen prohibido circular por autopistas y su coche debe llevar una ‘L’ delante y otra detrás.

Francia, el laberinto de los permisos

Lo que más llama la atención de los irreductibles galos son sus nada menos que 16 tipos de permiso distintos: cuatro modalidades del permiso A para motos, dos modalidades del B para turismos y diez modalidades del C para camiones y autobuses. Obtener una de ellas cuesta, de media, entre 1.200 y 1.500 euros.

Francia adoptó el carné por puntos –que va restando desde un máximo de 12- en 1992. En 2013 se pasaron al permiso de conducir electrónico. Las infracciones van, según su gravedad, desde los 15 hasta los 150 euros.

Portugal, novatos en el sistema de puntos

Han pasado poco más de dos meses desde que el carné por puntos irrumpiera en las vidas de nuestros vecinos peninsulares. Y se parece mucho al nuestro: 12 puntos que se van perdiendo según se va infringiendo. Las faltas leves restan 2 o 3 puntos, conducir bajo los efectos de las drogas, 4 o 5 y la mayor retracción serán seis puntos, reservada a las acciones consideradas ‘criminales’. En caso de llegar a cero, el conductor tendrá un plazo de dos años para superar un examen para recuperar el carné. La novedad es que también es posible ganar bonificaciones si se acredita buen comportamiento al volante.

Se trata de un país donde la conducción temeraria está muy presente y con un elevado índice de accidentes, por lo que los portugueses esperan que este sistema contribuya a mejorar la situación.

Alemania, donde los infractores van al psicólogo

Implantado en 1999, los alemanes también son veteranos en el carné por puntos. Se empieza con cero y se van sumando, entre uno y cuatro puntos por las infracciones leves y hasta siete por las más graves. También ha retiradas temporales del carné.

Acumular entre ocho y 13 puntos implica una amonestación y una invitación a participar voluntariamente en un seminario. Llegar a los 14 implica la obligación de ir al seminario y, si se opta por acudir, además, a un psicólogo, se rebajan dos puntos. El psicólogo es obligatorio a partir de los 18 puntos y, si tras ello no hay mejora, el permiso es retirado. Y más vale no perderlo, porque el precio de obtenerlo es de entre 2.000 y 3.000 euros.

Además, en Alemania se puede conducir un coche desde los 17 años.

Italia, hasta seis meses para sacarse el carné… pero hay atajos

Los aspirantes a conductores italianos deben aplicarse durante entre dos y seis meses para obtener su permiso, periodo en el que gastan, de media, entre 750 y 900 euros. Eso por la vía pública, porque hay otra privada: cuesta unos 650 euros y exime de hacer la formación completa en la autoescuela. El único requisito para quien opte por esta opción es haber cursado como mínimo seis horas con un instructor en una autoescuela.

En la bota del Mediterráneo llevan 13 años conviviendo con el carné por puntos, que parte de los 20 puntos. Una infracción grave, como dar marcha atrás en una autopista, conducir bajo los efectos de las drogas o darse a la fuga tras un accidente, puede restar hasta 10 de una vez, y llegar a cero supone la retirada del permiso. Entonces el infractor deberá volver a presentarse al examen.

No obstante, en caso de que un conductor pase dos años sin cometer ninguna infracción recuperará los 20 puntos iniciales. A partir de ahí, cada dos años respetando el código de la circulación suman dos puntos, hasta un máximo de 30.

También te puede interesar

Amaño de los cursos de recuperación de puntos: una subdirectora de la DGT, cesada

Balance de los diez años del carné por puntos

¿Cuántos puntos del carné perdemos por usar el móvil?

¿Quieres un coche nuevo? Antes, valora tu coche gratis

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...