Escándalo Volkswagen: 67 coches para salir de la crisis

¿A qué se enfrenta el Grupo Volkswagen? ¿Qué modelos y qué tecnología necesita para cerrar la crisis de emisiones? Atentos: todas sus marcas lanzarán hasta 67 coches nuevos.
J.M./AMS/AUTOPISTA.

Twitter: @autopista_es -

Escándalo Volkswagen: 67 coches para salir de la crisis
Escándalo Volkswagen: 67 coches para salir de la crisis

Aún hay muchas dudas sin resolver e, incluso, el Grupo Volkswagen empieza este mismo mes a  reparar el trucaje del software que destapó el escándalo de emisiones. Las consecuencias, por tanto, que tendrá el llamado “Dieselgate” son aún impredecibles para todas las marcas, sobre todo debido a la posibilidad de que se presenten incluso nuevas querellas. Lo que sí es cierto es que las fábricas funcionan al mismo ritmo, y que no se han reducido las ventas. Eso sí, la carrera por el número uno en el mercado mundial, se da por perdida este año aunque en el libro de ruta inicial ya se hablaba de 2018.  Dejando a un margen sus problemas, la pregunta es: ¿cuál es entonces ya la estrategia para seguir creciendo?

VW apostará por modelos para el ocio

El nuevo presidente de Volkswagen, Matthias Müller, debe girar ahora un tornillo de ajuste muy importante. Necesita contestar a preguntas como si de verdad el mundo sigue necesitando la marca Bugatti, O, dicho de otro modo: ¿puede VW seguir permitiéndose Bugatti? Difícilmente. O ¿hay alguien esperando el próximo Volkswagen Phaeton? Para nada: ya había controversia interna al respecto antes del cambio. Con el nuevo Audi A8 (entre 2016 y 2017), que ya incluye algunas funciones de conducción automática, el grupo está bien representado en el segmento premium. Los modelos VW Scirocco y Beetle también están en entredicho. Sin embargo, el sucesor del Escarabajo no pretende eliminarse, sino sólo reorientarse. Ya que todo el grupo está apostando por la nueva moda del SUV, el Volkswagen Beetle también pasará a formar parte de este tipo de modelos. Así contraatacará de paso al Range Rover Evoque Cabrio, que empezará a venderse este mismo año: habrá pues variante descapotable

Ya cuando a principios de 2017 salga a la venta el nuevo Volkswagen Polo, la interconexión y la digitalización también llegará al mundo de los utilitarios. El VW Polo incluirá un Head-Up display (en forma de disco), un cuadro de instrumentos digital y diversos sistemas de asistencia nuevos. Otra novedad sobre la base del Polo será un SUV, del que ya se ha presentado en el Salón de Ginebra un prototipo a modo de anticipo. ¿Y qué hay del incombustible Volkswagen Golf? En este 2016 tendrá la actualización planeada, incluyéndosele todo lo que se ha presentado actualmente para el Volkswagen Tiguan. Además, quedará espacio para el Up, que en adelante estará aún más enfocado también al ocio. También es digna de mención la iniciativa de SUV en Skoda: además del Yeti, habrá otro todoterreno que de momento se conoce con el concepto de Vision S, basado en la misma plataforma del Tiguan… y del Seat Ateca, otro de las grandes esperanzas del grupo para este 2016.

Porsche del futuroVW entra ya en la era del coche eléctrico

El cambio de rumbo tiene otros cimientos preparados. Ya se han visto coches eléctricos de Audi y Porsche, y en el CES de Las Vegas Volkswagen presentó también un sucesor del Bulli con motor eléctrico. Está previsto que tenga una autonomía de 500 km, al igual que el Porsche Mission E (a partir de 2019) y el Audi Q6 (a partir de 2018). Dispondrá de las dimensiones de un Volkswagen Touran y ofrecerá espacio a siete pasajeros en tres filas de asientos. Sus ventas se iniciarán en 2019. Esto es solo una muestra de la intención del grupo de entrar de lleno en la era del coche eléctrico. Al igual que Tesla, el grupo VW tiene previsto ofrecer en el futuro sus diversos modelos con diferentes paquetes de baterías, con capacidades adaptadas al uso. Esta posibilidad también estará disponible para las nuevas generaciones ya de Audi A3 (2018) y Volkswagen Golf (2019). Por supuesto, hay soluciones de electrificación parcial en camino. Y varias, porque todos los motores se convertirán en semi-híbridos en combinación con la red de a bordo de 48 voltios. En el caso del Volkswagen Polo, el Diesel se ha quedado en el banco de pruebas: el tratamiento posterior de los gases de escape es demasiado caro para un utilitario.

¿Qué van a hacer sus grandes marcas? Seat

Tras el Volkswagen Tiguan, el siguiente SUV compacto del grupo en ver la luz ya hemos dicho que será el Seat Ateca, de momento sólo con cinco plazas -se fabricará conjuntamente con el de Skoda, éste de siete plazas-. Algo más corto que los 4,49 metros del Tiguan, pierde algo de habitabilidad trasera y no tener el maletero del que presume el VW, pero es muy completo. Este será el gran lanzamiento de Seat para 2016 -se ha visto algo retrasada su puesta de largo porque, a su vez, el VW Tiguan ha llegado más tarde de lo previsto-. Un año más tarde, en 2017, conoceremos una nueva generación de Seat Ibiza mientras que para 2018 queda el Seat Ibiza SUV que debería fabricarse, junto con su declinación VW Polo y Skoda Fabia, en la planta portuguesa de Palmela.

Calendario de coches pequeños VW¿Qué van a hacer sus grandes marcas? Audi

Audi vive su situación dentro del grupo con mucha cintura, gracias a las muchas bazas que puede jugar. Para Audi, los costosos sistemas de los Diesel para hacerlos limpios en cualquier circunstancia, serán un inconveniente, pero no los invalidarán. El Diesel tienen sentido en esos coches grandes, viajeros, que los clientes de Audi sí están en disposición de pagar. Su gama híbrida se ha desarrollado con elementos modulares, de manera que se podrán extender sus híbridos enchufables a cualquier familia. Lo mismo con los eléctricos, cuya primera entrega será el SUV Audi Q6. Suministradores como ZF acaban de comunicar la aceleración de sus planes eléctricos. Los trabajos de I+D al margen del grupo pueden permitirle ampliar frentes aún poco explorados como el gas natural; ya ha corrido para presentar el Audi A4 g-tron, acompañando al Audi A3. Incluso, el escándalo del grupo llega en el momento de la nueva reorientación estética que dará Mark Lichte a Audi, que el profano podría verlo incluso como una catársis.

¿Qué van a hacer sus grandes marcas? Porsche

Antes de que comenzara esta crisis en Volkswagen, cuando Matthias Müller "solo" dirigía Porsche, ya sabía que tenía que dar la vuelta por completo a la marca. Quizá por ese arrojo haya sido la persona elegida para poner "patas arriba" todo el grupo VW. Por algo su concepto Porsche Mission-e no era simplemente aprovechar su participación híbrida en Le Mans (con victoria), sino que planteaba un eléctrico completo. "Teníamos que hacernos una pregunta, ¿cómo sería nuestro negocio en 2020? Y con el Mission-e presentamos una idea para arrancar esa década", declaraba Müller. El encargo para el jefe de diseño era hacer algo tan revolucionario como lo fue el Porsche 911 hace 50 años. Una idea nada desdeñable, que presenta un coche eléctrico capaz de matar a la pila de combustible antes de que ésta nazca, pues el Mission-e anuncia 500 km de autonomía. Lo que de momento nos han enseñado es un cuatro plazas fluido como ya quisiera ser un Panamera. Que se ve totalmente Porsche, empleando un lenguaje nuevo, y hasta le ves reminiscencias del 919 Hybrid de Le Mans. Sí, Porsche ya está preparado. Müller no ha anunciado que habrá un Macan eléctrico en el relevo de 2021, pero sí que el relevo del Porsche 911 en 2018 no crecerá y que se ofrecerá como híbrido enchufable. ¿Herejía? "El Mission-e no es un show-car, es muy real, llevar este concepto de tracción al mercado será un seguro de vida para Porsche", terminaba su entrevista. Ideas claras, que vendrán bien a todo el grupo.

¿Qué van a hacer sus grandes marcas? Skoda

Skoda potenciará su gama SUV con nuevos integrantes, a los que dotará de un diseño más emocional y atractivo de lo que conocemos hasta ahora. La nueva generación del Skoda Yeti, basada en el Volkswagen Tiguan y prevista para finales de 2017, crecerá ligeramente para posicionarse como alternativa real al resto del segmento, aumentando su capacidad interior y la practicidad. Por encima, ya casi en el segmento D, estará este nuevo SUV conocido de momento como Vision S (aunque los rumores apuntan a Skoda Kodiak) con 7 plazas. Ambos podrán incorporar elementos estéticos y técnicos específicos para enfocar su uso hacia el campo o bien especializarse en ofrecer una imagen más elegante. En los estudios de diseño también se está gestando ese pequeño SUV del segmento B, el de los utilitarios, ya planeado para 2019.

Avalancha de lanzamientos¿Qué debe hacer VW para recuperar su imagen?

No podemos acabar el artículo sin tratar de poner algo de luz a esta pregunta. El problema no es cómo se resuelve si los coches son legales, si cumplen o cumplían entonces, ni qué pasaría si mirasen a otros fabricantes con similares arquitecturas de equipo de motor y de limpieza. El problema ya ahora es cómo percibirá el consumidor a las marcas del Grupo Volkswagen en un futuro. Especialmente por aquellos que compraban el VW Golf por el hecho de ser un Golf, o porque llevaban décadas acompañando a su familia. Y ya no solo a los compradores actuales, con experiencias y alguna opinión formada: el daño a la imagen de Volkswagen puede llegar a afectar a las siguientes generaciones, y esto es lo que hace que la cosa sea tan delicada.

VW, por ahora, está tratando aún de apagar el incendio. Se han detenido campañas publicitarias, salvo casos puntuales llenos de ingenio, porque ahora mismo resulta poco creíble hacer publicidad estando tan cuestionado. Se han suspendido congresos porque hubo que eliminar rápidamente del programa a directivos depuestos como Martin Winterkorn y Heinz-Jakob Neußer. La primera medida para salvar la cara fue un gran anuncio conmemorando los 25 años de la Reunificación de Alemania, en el cual el grupo prometía hacer todo lo posible por recuperar la confianza perdida, cosa que no sentó bien a todos los afectados.

Para limitar los daños de imagen, es necesario responder rápidamente a muchas preguntas que siguen sin llegar: ¿Cuándo se les dará la cita para el taller? ¿Tendrán derecho a un coche de repuesto? ¿Qué tal funcionará su coche tras la campaña de correcciones? Pero no sólo habrá que arreglar las cosas frente a los clientes. Con su comportamiento, VW ha provocado una amplia crisis de confianza que traerá consigo una carga aún desconocida de costes de retirada de vehículos, multas o indemnizaciones, así como, quién sabe en el futuro, si también bajadas de ventas.

También te puede interesar:

El software del Volkswagen Amarok, ya en revisión

Dimite el director de calidad de Volkswagen

Volkswagen niega compensaciones en Europa

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...