''Es que van como locos''

Todos hemos visto alguna vez a conductores convertidos en energúmenos con volante que recorren las carreteras a velocidades suicidas, “empujando” a otros, exigiendo paso, dando ráfagas de luces largas, gritando, gesticulando… Es lo que se conoce como conducción agresiva.
-
''Es que van como locos''

Los investigadores llevan años dando vueltas a este grave problema. Entre las causas que han logrado aislar para encontrar motivos a este peligro destacan varias muy conocidas. Explican que el anonimato y la impunidad que se disfrutan al volante son fundamentales para “autorizar” una conducta de este cariz. Después, el ambiente físico en que se desarrolla la conducción (ruido, humo, falta de espacio…) también motiva reacciones violentas. En este sentido, las típicas congestiones de tráfico son el caldo de cultivo más favorable para la agresión al volante. Otros motivos proceden del ámbito socio-cultural. La educación tiene mucho que ver en la formación de estos problemas. Dar buen ejemplo a los niños es básico para que en el futuro conduzcan con prudencia y sean pacíficos en su uso de las vías. Aquí es clave el respeto a minorías, colectivos marginados, etc.

Por último, hay dos aspectos cruciales en la aparición de tensiones y peligros. Por un lado, destaca el tipo de vehículo que se conduzca. Los estudios demuestran que los hombres son más agresivos cuando llevan todo terrenos y coches deportivos. En cambio, las mujeres se tornan agresivas cuando llevan coches de lujo o de gama alta. El otro factor determinante es la comunicación entre los conductores. Se han descrito cuatro fases en el incremento de la violencia comunicativa entre automovilistas. Esta gradación va del simple gesto despectivo a la agresión física.

Con todos estos condicionantes, se ha elaborado el retrato robot de un conductor español con tendencias peligrosas. Estaríamos ante un varón de entre 18 y 30 años, soltero, con poca experiencia y conductor de motocicletas o coches deportivos. Su vehículo es nuevo, potente, de color oscuro. Asimilar conocimientos de primeros auxilios es también una buena medida de protección contra los efectos de estos energúmenos rodantes.

Attitudes y el INTRAS valenciano han elaborado un complejo informe sobre el asunto de la agresividad y la conciencia que la sociedad tiene de él.
Los resultados muestran que un 80 por ciento de los consultados lo considera un problema social importante.
Un 70 por ciento asegura que tiene relación directa con los accidentes.
Un 53 por ciento está convencido de que la agresividad es un mal frecuente.
Un 69 por ciento cree que el problema crece cada vez más.
Un 66 por ciento está de acuerdo en que los hombres son más agresivos que las mujeres.
Un 73 por ciento subraya que los jóvenes conducen de forma más temeraria.
El estudio también demuestra que las mujeres valoran más que los hombres la importancia, la frecuencia y la relación de la agresividad en la conducción con los accidentes. También se revela que los separados o divorciados dan más importancia a la imprudencia que los casados y los solteros. Por comunidades autónomas, La Rioja y Murcia son las más concienciadas con el problema, mientras que Aragón y Asturias no le dan tanta importancia.
Entre las conductas inapropiadas que la gente considera más peligrosas destacan las agresiones físicas, la conducción en estado de ebriedad y la falta de respeto a los semáforos en rojo.
Europa, el comportamiento más habitual es el gesto ofensivo u obsceno, seguido de las ráfagas de luces largas y el acercamiento excesivo.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...