Publicidad

Error de repostaje de combustible

Echar gasolina a un coche con motor Diesel o gasóleo a uno con propulsor de gasolina es un error que puede provocar diversos daños mecánicos en nuestro vehículo. El coste económico de la avería, ¿lo cubre el seguro y la garantía oficial de la marca? Autopista.es te da respuesta a estas preguntas.
-
Error de repostaje de combustible
Error de repostaje de combustible

Un error de repostaje de combustible puede tener consecuencias fatales para nuestro automóvil y, por tanto, para nuestro bolsillo. A priori, equivocarse resulta complicado, pero hay muchos conductores como los que utilizan coches de empresa, aquéllos que suelen utilizar un vehículo de alquiler o los que poseen un vehículo Diesel y otro de gasolina quienes tienen más posibilidades de hacerlo, ya que de forma muy frecuente no conducen el mismo vehículo.

Hace unos años, la anchura del diámetro de la boca del depósito de combustible era muy similar en todos los modelos. Esto, unido a que los boquereles de las mangueras Diesel y gasolina también eran idénticos en tamaño, hacía que el error a la hora de repostar no fuese nada extraño. Pues bien, en los automóviles relativamente nuevos (de entre 4 y 5 años, más o menos), las posibilidades de error de repostaje se han acotado ya que las anchuras de las bocas de los depósitos y las de los boquereles de las mangueras son diferentes.

De esta forma, el boquerel de una manguera Diesel es más ancho que el de una manguera de gasolina, por lo que, físicamente, resulta casi imposible echar gasóleo a un coche con motor de gasolina. Sin embargo, a la inversa sí que se puede, ya que la manguera de gasolina entraría perfectamente en la boca del depósito de un coche Diesel (ver vídeo).

Autopista.es se ha planteado varias posibilidades y para ello ha recurrido a un experto en la materia, el profesor Jesús Casanova de la Escuela Superior Técnica de Ingenieros Industriales de la Universidad Politécnica de Madrid. Lo primero que nos ha indicado este docente especializado en los motores térmicos, ha sido que el error de repostaje puede causar graves problemas mecánicos dependiendo de la cantidad de combustible repostada.

Planteamos el primer caso, ¿qué ocurre si repostamos una cantidad apreciable de gasóleo en un coche con motor de gasolina? En primer lugar, si la cantidad errónea es considerable (más de un cuarto de depósito), lo más frecuente según Casanova es que el coche pueda arrancar y se detenga al instante. Al arrancarlo, el gasóleo ya ha recorrido varios lugares por lo que, una vez en el taller, es preciso vaciar todo el depósito de combustible, tubos e inyectores por los que haya podido circular el Diesel. En los coches antiguos dotados con carburador, éste incluso podría quedar levemente dañado, por lo que, en la medida de lo posible, también habría que limpiar todos los restos de gasóleo. Este combustible también podría llegar al catalizador, por lo que algunos de sus componentes también podrían quedar dañados.

Sin embargo, si se ha echado muy poca cantidad de Diesel, el coche circulará y lo único que pasará es que el tubo de escape desprenda humo de color blanco.

En todos los casos –ya sea pequeña o muy grande la cantidad errónea- y si el conductor se ha dado cuenta de su equivocación, lo mejor es no intentar arrancar el motor y llamar de forma inmediata a una grúa para llevar el automóvil al taller. De esta forma, se evitan males mayores y, con el vaciado del depósito, el problema no irá a más.

Por otro lado, ¿qué ocurriría si echamos gasolina en un motor Diesel? Casanova vuelve a resaltar la importancia de la cantidad repostada erróneamente. Si se ha repostado muchísima gasolina, el coche arrancará, circulará emitiendo ruidos muy raros y al final se parará. En este caso, al igual que en la equivocación contraría, habría que vaciar y limpiar el depósito y todos aquellos lugares por los que haya podido circular la gasolina, tales como la bomba de inyección, los inyectores y el fitro de gasoil. En el caso de la bomba de inyección, después de limpiarla y vaciarla, su vida útil se acortaría, por lo que lo más recomendable, según Casanova, es sustituirla directamente por otra nueva.

Una de las cuestiones que te puedes plantear como conductor es si las distintas compañías de seguros cubren o no el coste económico de la avería mecánica. Autopista.es ha consultado a varias compañías –Mutua Madrileña Automovilista, Seguros Pelayo, MAPFRE y Génesis Auto- y todas nos han indicado que no se hacen responsables, ya que lo consideran una negligencia cometida por el conductor. En todos los casos, sí que cubrirían el servicio de grúa del traslado del coche averiado al taller. Sin embargo, la cuestión cambia si ha sido un dependiente de una estación de servicio el que ha cometido el error. En este caso, el conductor, demostrando que no es una estación autoservicio, la compañía de seguros pondría un parte de daños contra la estación de servicio, por lo que podría ser ésta la que se hiciera cargo del coste económico de la avería.

Otra pregunta que te puedes hacer es si el automóvil con el que hemos repostado de forma errónea se encuentra en garantía, ¿lo cubre la marca? La respuesta es no. De las marcas consultadas por Autopista.es, Volkswagen, Seat, Audi, Alfa Romeo, BMW, Kia, Mitsubishi y Toyota, ninguna de ellas se hace cargo del coste de la avería al considerarlo como un uso indebido del automóvil por parte del conductor (una de las cláusulas de la ‘letra pequeña’ de la garantía así lo indica). Al igual que los seguros, algunas marcas incluyen servicio de asistencia en carretera cuando el coche está en garantía, por lo que el traslado al taller sí que quedaría cubierto.

Uno de los casos más frecuentes de error en el repostaje es si el coche es de alquiler. Empresas del sector como Europcar, Avis o Pepecar explican, dentro de su apartado cláusulas y condiciones del contrato de alquiler, que será el conductor el que se haga cargo del coste económico de la avería producida. Europcar, por ejemplo, lo explica así: ‘el arrendatario (conductor que alquila el vehículo) deberá repostar el vehículo con el tipo de combustible para el mismo. En caso de repostaje con combustible no adecuado al vehículo, incluido el repostaje con combustible contaminado con agua u otros componentes extraños, el arrendatario será responsable de los gastos ocasionados por el traslado y/o la reparación de los daños producidos en el vehículo.’

Si necesitas un coche de alquiler, consulta bien el apartado de términos y condiciones con anterioridad, la letra pequeña en resumidas cuentas. De las empresas que ha consultado Autopista.es, ninguna de ellas se hace responsable del coste económico de la avería si el conductor se equivoca en un repostaje.

Sistemas que lo evitan