Entrevista a Ángel Doménech

Empezar en los rallies desde el nivel más bajo e ir subiendo en el escalafón mediante la selección de las escuderías es el sistema que tiene Italia de crear una buena cantera de pilotos. Ángel Domenech, piloto de la Supercopa Fiat Punto, apuesta por este modelo para que en España surjan nuevas figuras del automovilismo.
Autopista -
Entrevista a Ángel Doménech

Este año, Domenech cuenta con el respaldo de Olipes (una empresa dedicada a la comercialización de lubricantes que "ha estado conmigo desde el año 95", subraya), Desguaces Teo, el periódico gratuito "Clasificados a mano" y el concesionario Simpson, que distribuye vehículos Fiat. Todos ellos prestan una valiosa ayuda al piloto madrileño, que considera "muy difícil" mantenerse en el automovilismo deportivo sin la aportación de los patrocinadores.

Respuesta: Si empiezas en los rallies y te lo tomas como un "hobby", no es muy complicado, pues sueles comenzar disputando pruebas locales y siempre hay algún familiar o algún amigo que te ayuda económicamente. Pero, si quieres competir en niveles superiores o pretendes afrontar un campeonato completo, las cosas se complican. Tal y como yo lo veo, el 90 por ciento de los participantes ponemos dinero de nuestro bolsillo, aunque, evidentemente, la situación se suaviza con la llegada de los patrocinadores.

R: En principio sí, pues los vencedores de la Copa Punto 2001 hemos recibido un kit de competición que nos permite acceder a una categoría superior, donde los premios por carrera son mayores (el primero se llevará 1.150 euros, 190.000 pesetas). Además, Fiat se hace cargo de los gastos de inscripción y te da cuatro ruedas por prueba y una prima de salida -cantidad que se da a cada piloto inscrito en un rally- de 510 euros. Así, puedes conseguir unos 1.200 euros en cada cita, siempre que te clasifiques entre los primeros. Está muy bien, pero puede resultar insuficiente si el coche se rompe o si no resulta fiable y Fiat no soluciona el problema. Sólo la caja de cambios cuesta 6.000 euros: si se estropea, nos vendremos abajo, pues no podremos hacer frente a este gasto. Sin embargo, si no se presentan dificultades, es el trofeo de promoción más económico que existe y el premio final es muy apetecible: en 2003, te conviertes en piloto oficial Fiat al volante de un Punto Súper 1600. Por desgracia, correrás un año y, en la temporada siguiente, tendrás que buscar un patrocinador muy bueno para seguir (pues un campeonato con uno de estos vehículos puede costar más de 120.000 euros). Necesitas tanto dinero que, si no lo consigues, no puedes subir en el escalafón.

R: Desde luego, ayudan a que un piloto dé sus primeros pasos, pero para establecer una base deberíamos seguir el procedimiento existente en Italia, donde la persona interesada se inscribe en alguna de las escuderías de su zona y participa en los rallies regionales con su coche y ayudado por los "sponsors" que consiga. El equipo del que forma parte observa la evolución de cada piloto y va eligiendo a los mejores, que pasarán a un certamen interregional con un vehículo que aporta la escudería (al llegar a este segundo nivel, los patrocinadores de cada piloto pasan a apoyar a dicha escudería, que obtiene subvenciones de sus propios mecenas y de los que añaden los pilotos). El siguiente paso es el campeonato nacional, en el que las distintas escuderías (con más dinero y más poder) van fichando a los más destacados. Es una buena manera de promocionar pilotos y de hacer que los que son buenos lleguen a lo más alto. Sin embargo, en España, puede correr en el certamen nacional cualquiera que tenga dinero. Ocurre lo mismo en Italia, pero el piloto que participe en la máxima categoría gracias a su cuenta corriente nunca tendrá el apoyo de todo un sistema.

R: El procedimiento español es injusto, debería haber ojeadores, al igual que existen en otros deportes, que escogieran a los pilotos más destacados para integrarlos en equipos que potenciaran sus habilidades y los hicieran mejorar. Además, debería cambiarse el planteamiento actual, para que pudiera existir una progresión. La Real Federación Española de Automovilismo debería obligar a que cada marca inscribiera, como mínimo, tres coches para que puntuaran en el Campeonato Nacional de Constructores. Podría haber 3 Peugeot, 3 Citroën, 3 Seat, 3 Ford... y habría 15 volantes con los que los pilotos podrían tener una profesión e, incluso, un sueldo. Puede ser un salario normal, no hace falta hablar de cifras astronómicas, y de esta manera los integrantes de un equipo se ganarían la vida con el deporte, sin tener que aportar dinero para salir en los rallies. En mi opinión, así se conseguiría que este deporte creciera, pues los pilotos buenos vivirían de un sueldo gracias a sus habilidades, habría más "estrellas". éstas atraerían a los patrocinadores y ésta es la única manera de que este deporte sobreviva, ya que la gente no paga por ir a ver un rally. Pero, si hay pilotos punteros, el público crecerá y, con él, los "sponsors".

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

El concurso de customización que BMW Motorrad y la Revista Fuel realizan durante los ...

Contar con un neumático todo tiempo como el Bridgestone Weather Control A005 te garan...

SYM se ha consolidado como una de las referencias en el mundo del scooter en nuestro ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...