En el corazón de Skoda

Diez años con Volkswagen no son nada, o sí. Habrá que preguntárselo a los responsables de Skoda que han visto cómo su marca crecía en prestigio y producción en tan sólo una década. Si algo no ha cambiado en Skoda durante estos años, salvo para continuar en los primeros puestos europeos, ha sido su planta de Mladá Boleslav.
-
En el corazón de Skoda

A pesar de la antigüedad de la factoría, la edad media de sus 22.000 empleados es inferior a 30 años, lo que la convierte en una factoría joven, aunque con una larga experiencia. Además, la planta de Skoda cuenta con un porcentaje del 30 por ciento del total de la plantilla de mujeres.

El sistema de trabajo se basa en el intercambio de conocimientos dentro de los equipos. Éstos están formados por unos 10 ó 12 miembros, que hacen de todo y que aprenden los unos de los otros.

Checos con alas
¿De dónde surge Skoda? Su origen directo es la conocida marca Lauren&Clement. Esta empresa comenzó como fábrica de bicicletas. A principios del siglo XX, los checos tenían serios problemas para adquirir bicicletas a Alemania, donde se fabricaban estos vehículos. Lauren decidió ponerse a producir bicis para sus conciudadanos. Ése fue el principio. Más adelante, se le unió Clement y la empresa evolucionó hacia la fabricación de motos y, después, de coches. En cuanto al símbolo de Skoda, nace de la afición de Clement por la cultura de los indios americanos. De hecho, el icono que representa a la marca checa es una flecha alada. Skoda cuenta con un conocido edificio, situado en Mladá Boleslav, que sirve de sede para presentaciones, exposiciones y el museo de la marca. En la actualidad, los concesionarios de nueva construcción de Skoda están tomando como modelo la espectacular construcción de acero y cristal que preside la fábrica checa.

Este año, Skoda cumple diez años desde que entró a formar parte del consorcio Volkswagen. En esta década las cosas han evolucionado muy deprisa para la marca checa, aunque ya en 1991 contaba con la fábrica más moderna de Europa, la de Mladá Boleslav. Ya hace 10 años, esta fábrica estaba totalmente automatizada, algo no demasiado corriente en las fábricas europeas en esos años.

Cuando se llevó a cabo la compra del 70 por ciento de las acciones de Skoda por parte de VW, se fabricaban 170.000 unidades al año bajo la marca checa. En 2000, Skoda vendió 450.000 coches.

En esta década las reticencias por parte de los empleados checos ante la llegada de nuevos jefes alemanes (la Segunda Guerra Mundial todavía estaba en la mente de algunos de los trabajadores de la planta y con ella la invasión nazi) se han disuelto y el grado de satisfacción de VW frente a la factoría checa es muy elevado; lo demuestran los numerosos galardones por la calidad de su trabajo que ha recibido Mladá Boleslav por parte de sus accionistas mayoritarios. Lo cierto es que estos años han servido para crear una fuerte imagen de marca de los modelos de Skoda y para que sea público y notorio que el prestigio del grupo alemán se deja ver en los vehículos con la flecha alada.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...