El menor mantenimiento del coche eléctrico, ¿un riesgo para los talleres?

El gasto de reparar y mantener un coche eléctrico es de apenas 489 euros en diez años, una cifra que se queda pequeña respecto a los 3.429 euros que necesita un coche de combustión.
Mónica Alonso -
El menor mantenimiento del coche eléctrico, ¿un riesgo para los talleres?
El menor mantenimiento del coche eléctrico, ¿un riesgo para los talleres?

No solo los fabricantes se están viendo afectados por la electrificación, la digitalización de los servicios o el aumento de la tecnología ligada a los vehículos. También está suponiendo todo un reto para el apartado de la distribución y los talleres, donde están en riesgo miles de puestos de trabajo si no son capaces de adaptarse a estos nuevos tiempos que corren.

Según cálculos de la consultora Solera, solo en los centros de reparación podrían verse amenazados entre 20.000 y 30.000 puestos de trabajos directos, con 35.000 de 45.000 negocios en riesgo. Así lo explica en su informe La descarbonización de la posventa, presentado en el marco del XXVIII congreso de la federación de concesionarios Faconauto.

Nos cuesta más mantener un coche de combustión que uno eléctrico

Entre las piezas que integran los coches de combustión y no los eléctricos, se encuentran elementos clave como el aceite y sus filtros, la correa de distribución, las bujías o los escapes. Todos ellos suman de media alrededor de 15.000 euros, y obligan a gastar 3.429 euros al cabo de diez años en su reemplazo y mantenimiento.

Publicidad

Frente a estas cifras, la batería es el principal elemento de desgaste de los coches eléctricos: con un coste medio de 11.000 euros (existen modelos en los que se superan los 20.000) se reemplaza de media cada diez años. Esto supone que el gasto en mano de obra de este tipo de vehículos sea un 86% inferior que en el caso de los de combustión , con únicamente 489 euros a la década.

Los talleres, obligados a digitalizarse

“El que no se digitalice tendrá que cerrar”, asegura José Luis Gata, responsable de Posventa de Solera, “el coche actual es un 80% tecnología”. Por ello, prevé que el taller del mañana “ofrecerá unos servicios más encaminados a la actualización del software”.

Una nueva estrategia con la que el dueño del taller y sus trabajadores puedan suplir el desplome del 60% en la facturación por mantenimientos, ya que el coche eléctrico cuenta con 25 elementos menos de desgaste que el de combustión.

Publicidad

Según la consultora, también mermarán los trabajos de chapa y pintura, puesto que el número de siniestros se verán reducidos gracias a las ayudas tecnológicas ADAS, como la frenada automática.

Más cerca de la transición del Diesel a la gasolina que al eléctrico

Solera ve mucho más factible una transición inmediata del Diesel a la gasolina que hacia el coche eléctrico, algo que ya está empezando a producirse. “Solo dos de cada diez hogares en España tienen una renta de más de 2.500 euros mensuales, que son los que permitirían pagar un coche de estas características; por su precio es un producto Premium”, considera el responsable de Posventa de la consultora.

Publicidad
Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
También te puede interesar

Llevar el coche al taller ha ganado la partida a bares y restaurantes en el presupuesto de los españoles el último año. Así se desprende de un estudio realizado por EuroTaller.

Te recomendamos

Un neumático todo tiempo, como por ejemplo el Bridgestone Weather Control A005, está ...

Desarrollado por Hyundai, es una especie de robot para llevar puesto que reduce el tr...

¿Te gusta el Lexus RX pero necesitas más espacio? La marca ofrece una variante con tr...

Universitaria, soltero, familias, viajeros, ejecutiva… Sea cual sea tu perfil de vida...

Con las últimas novedades en su gama, el Ford EcoSport se muestra como una de las opc...

Tres personas y un destino: el mar. ¿Cuál es el medio más barato de viajar? Nos ponem...