Publicidad

El Desierto de los Niños, regalando sonrisas

Este año se ha celebrado la octava edición de ‘El Desierto de los Niños’, una iniciativa que mezcla solidaridad y aventura, realizándose cada Semana Santa por Marruecos, y que cuenta, entre otros, con el apoyo de Michelín y Hyundai. Os contamos el capítulo 2013 de este altruista periplo.
Alejandra Otero -
El Desierto de los Niños, regalando sonrisas
El Desierto de los Niños, regalando sonrisas

La idea nació hace años cuando la revista Autoverde 4x4 organizó una excursión por Marruecos para sus lectores y una pareja tuvo que llevarse a sus pequeños a la aventura. Nacho Salvador, director de la revista y del proyecto, se marcó un nuevo reto: hacer de esta excursión un periplo anual llevando a los niños al desierto y convertirlo en una iniciativa solidaria para ayudar a los pequeños que habitan en estas regiones. El Desierto de los Niños fue todo un éxito desde el minuto cero: prueba de ello es que lleva ocho años celebrándose, incluyendo el presente 2013. Nacho Salvador nos cuenta la aventura de este año.

 

¿Cuánta gente participa?

Mucha. En la presente edición un total de 40 coches se han dado cita en El Desierto de los Niños. Las familias que se apuntan deben llevar su propio todoterreno o SUV e inscribirse previamente. Otro de los requisitos es contar con hijos de entre 5 y 14 años de edad. La Semana Santa se ha convertido para estas familias en una aventura por increíbles parajes, además de acercarles a una realidad completamente distinta en la que, como explica Nacho Salvador, ‘con abrir un grifo no basta para tener agua’.

 

Material escolar, ropa y juguetes

El 'Desierto de los Niños' no es sólo una aventura para familias españolas. Además, la asociación creada por Nacho Salvador se encarga de llevar material escolar a las distintas escuelas de esta zona, así como ropa o juguetes para los pequeños que viven en estos pequeños pueblos.

 

Este año, la caravana ha visitado por primera vez Fezzou, un pueblo en mitad del desierto al que sólo se puede acceder a través de pistas de tierra. Es este pequeño lugar donde se ha hecho la entrega más grande de material en esta octava edición, incluyendo bombillas de bajo consumo para todas las casas del pueblo. Sus habitantes les recibieron con los brazos abiertos y los participantes de 'El Desierto de los Niños' pudieron disfrutar de primera mano de su estupenda hospitalidad.

 

Es reseñable el caso de la escuela de Ouzina que, la primera edición, fue visitada por la caravana. En 2009 la organización donó tres ordenadores regalados por el departamento de informática de Motorpress Ibérica (editora de Autopista.es) que no pudieron ser utilizados porque el pueblo no tenía electricidad. El Desierto de los Niños consiguió instalar tres placas solares, una para la escuela, otra para la asociación local -donde trabajan todas las mujeres del pueblo- y la última para la casa del maestro. Este año, se han donado además 15.000 euros a la asociación local para la construcción de un centro multifunción para el pueblo.

 

Otro mundo…

Nacho nos cuenta como han visitado lugares increíbles, como es el caso de La Momia, un paraje donde se rodaron las películas de 'La Momia' y 'El Príncipe de Persia'. Se trata de una montaña plana y redonda con un agujero en el centro del que se dice que se trataba de una antigua cárcel portuguesa y que pudo ser utilizada en la II Guerra Mundial. También nos ha llamado la atención la historia de Merdani, un pequeño pueblo minero que, una vez se cerraron las minas, fue abandonado, excepto por una familia. La Asociación Desierto de los Niños ha conseguido instalar allí una placa solar para que puedan disfrutar de electricidad.

 

¿Qué hace posible El Desierto de los Niños?

Esta aventura solidaria no sería posible sin el apoyo de empresas como Michelin, CocaCola, Hyundai o Alain Afflelou. La marca de neumáticos ha donado este año para la expedición varios juegos de Michelin Latitude Tour HP y Latitude Cross que han ido montados sobre varios Hyundai Santa Fe. Ambos han acabado con el mito de que en el desierto, sólo los todo terreno con reductora son capaces de acometer los más imposibles terrenos: los dos Hyundai Santa Fe, equipados con las gomas Michelin, han sido lo únicos en acometer una de las siete grandes dunas del Erg Chebbi. Los neumáticos Michelín han cumplido además con el objetivo: 2.500 kilómetros recorridos y ni un solo pinchazo.

 

Por su parte, la Fundación Alain Afflelou lleva tres años enviando a tres ópticos con la caravana para que gradúen la vista a niños y adultos de las más recónditas poblaciones. En total, este año se han realizado más de 300 graduaciones y, en caso de encontrar cualquier defecto en la vista, Alain Afflelou les regala unas gafas. Nacho nos cuenta el caso de una pequeña que fue tomada como retrasada durante años cuando en realidad lo que pasaba es que era miope: unas simples gafas cambiaron su vida. Finalmente, gracias al apoyo de CocaCola, la Asociación Desierto de los Niños es capaz de donar cada edición material escolar, ropa, juguetes y productos de primera necesidad.

 

Pero nada de esto hubiera tenido lugar si, hace casi diez años, Nacho Salvador no se hubiera embarcado en esta aventura maravillosa, que consigue arrancar una sonrisa a mucha gente, además de concienciar a decenas de familias de una realidad que se nos antoja lejana y desconocida. Que sea por muchos años más.

Galería relacionada

El Desierto de los Niños 2013