La industria de EE.UU. afronta su peor crisis

Octubre ha estado lleno de malas noticias para la industria automotriz estadounidense. Un mes que ha podido cambiar el curso de la historia para los principales fabricantes locales.
Autopista -
La industria de EE.UU. afronta su peor crisis

El décimo mes del año no fue precisamente un mes 10 para la industria norteamericana. Tres grandes noticias golpearon con fuerza los cimientos del sector.

La primera de ellas fue la bancarrota de Delphi, una de las principales compañías de componentes mundiales. Según Steve Miller, presidente de Delphi, el grupo ya no puede absorber los altos costes laborales heredados de cuando “las empresas en Estados Unidos cubrían los seguros médicos y las vacaciones de sus empleados, y proveían para los períodos de bajo empleo y las jubilaciones”.

Esta decisión cayó como una bomba en el seno de la industria, pero, por desgracia, no fue el único gran susto que se produjo en el sector.

Pocos días después era General Motors la que hacía pública unas pérdidas descomunales (1.600 millones de dólares) en el tercer trimestre, al mismo tiempo que firmaba un acuerdo con los sindicatos para reducir los gastos médicos en sus empleados.

Ford, por su parte, también anunciaba grandes pérdidas en el mismo período y aseguraba que hará frente a una reestructuración a principios de 2006. Un plan por el que podría despedir a 15.000 empleados en los Estados Unidos.

Si a estos hechos les unimos un descenso de la producción y un desplome en las ventas de octubre de los tres grandes de Detroit (las peores cifras en siete años), el panorama no parece muy alentador.

Los analistas, a pesar de la preocupación lógica, piensan que esta crisis es necesaria para que la industria vuelva a ser competitiva. Aunque señalan que la cosa irá a peor antes de que comience a mejorar.

La primera que ha tomado alguna medida con el fin de mejorar sus ventas ha sido General Motors, que ha decidido volver a la política de descuentos que había abandonado hace apenas unas semanas. Los analistas, sin embargo, no apoyan este tipo de movimientos, que consideran que son pan para hoy y hambre para mañana, pues reducen aún más los márgenes de beneficios.

La primera que ha tomado alguna medida con el fin de mejorar sus ventas ha sido General Motors, que ha decidido volver a la política de descuentos que había abandonado hace apenas unas semanas. Los analistas, sin embargo, no apoyan este tipo de movimientos, que consideran que son pan para hoy y hambre para mañana, pues reducen aún más los márgenes de beneficios.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...