El plan de rescate de EEUU, aprobado

El Gobierno estadounidense acordó el pasado viernes destinar una inyección de 17.400 millones de dólares (12.500 millones de euros) a la industria automovilística del país, con el fin de evitar su colapso, si bien las ayudas están condicionadas a la presentación de planes que garanticen el futuro y la rentabilidad de las empresas.
-
El plan de rescate de EEUU, aprobado
El plan de rescate de EEUU, aprobado

El Gobierno estadounidense acordó el pasado viernes, 19 de diciembre, destinar una inyección de 17.400 millones de dólares (12.500 millones de euros) a la industria automovilística del país, con el fin de evitar su colapso, si bien las ayudas están condicionadas a la presentación de planes que garanticen el futuro y la rentabilidad de las empresas.

En concreto, las ayudas consisten en préstamos inmediatos por un importe de 13.400 millones de dólares (9.640 millones de euros), más una línea adicional de 4.000 millones de dólares (2.900 millones de euros), si los fabricantes cumplen con sus compromisos en los próximos dos meses.

El presidente saliente de Estados Unidos, George W.Bush, manifestó en rueda de prensa que las ayudas, rechazadas por el Congreso, procederán del plan de rescate económico de 700.000 millones de dólares (unos 500.000 millones de euros), presentado hace unos dos meses.

Los tres principales fabricantes de automóviles de Estados Unidos (General Motors, Ford y Chrysler) agradecieron al Gobierno del país que haya aprobado destinar 17.400 millones de dólares (12.500 millones de euros al cambio actual) a la industria del automóvil del país, para evitar su colapso, informaron las tres compañías.

Fuentes de la Administración Bush explicaron que General Motors y Chrysler accederán de forma inmediata a los créditos habilitados por el Gobierno. Ford, por su parte, manifestó que dispone de liquidez suficiente para proseguir con sus operaciones a corto plazo. No obstante, alabó la propuesta del ejecutivo estadounidense

Bush explicó en una comparecencia que el Gobierno ha desechado por el momento la posibilidad de permitir la quiebra de los grandes grupos automovilísticos, pues ello supondría hacer la recesión más larga y ‘dejaría al próximo presidente enfrentándose a la muerte de una industria vital’.

'La opción más recomendable es que se organicen fuera de la quiebra', defendió el presidente estadounidense, quien no obstante precisó que los fabricantes tendrán tres meses para presentar sus planes de reorganización y convertirse en empresas 'viables'. 'Si no se puede cumplir, entonces sí se prepararán para acogerse al capítulo 11 de la Ley de quiebras', advirtió.

'Las empresas no deberían desperdiciar esta oportunidad para corregir su mala gestión y empezar una reestructuración a largo plazo que es absolutamente necesaria para salvar a los miles de trabajadores que dependen de esta industria', afirmó Barack Obama en un comunicado.

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...