Publicidad

Donald Trump "pierde" a La Bestia, el coche presidencial

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se ha visto obligado a no usar su coche oficial apodado como "La Bestia" durante unos días. Te contamos el porqué...
Jorge Serrano.

Twitter: @JorgeMotor1 -

Donald Trump "pierde" a La Bestia, el coche presidencial
Donald Trump "pierde" a La Bestia, el coche presidencial

Taormina es una pequeña localidad italiana donde durante los próximos días se va a celebrar la cumbre mundial del G7, una reunión en la que participan los siete países más industrializados del mundo. Pues bien, Donald Trump, el presidente de los Estados Unidos, no podrá hacer uso de su coche oficial (La Bestia) debido al enorme tamaño de la "criatura"

Y es que el apodo de La Bestia le viene como anillo al dedo al coche oficial de Donald Trump. Sus dimensiones son mastodónticas para la estrechez de las calles de la localidad siciliana de Toarmina. El vehículo oficial -con más de 5,50 metros de longitud- no podrá circular, así como su larga comitiva de coches de seguridad. De hecho, según informa la edición digital de El Mundo, el enorme tamaño de La Bestia y toda la caravana de coches que le acompañan han supuesto un grave problema para la organización del evento. Finalmente, los servicios secretos estadounidenses han accedido para que Trump y todo su séquito utilicen otro medio de transporte diferente a La Bestia. 

Más de 10.000 policías, soldados y fuerzas de seguridad italianas e internacionales vigilan durante estos días cada centímetro, cada metro de las callejuelas de Taormina. La seguridad de los máximos mandatarios del planeta está en juego. 

Donald Trump pierde a La BestiaCadillac One The Beast: el coche de Trump

Antes de que Donald Trump viajara en La Bestia, Barack Obama también lo utilizó en los últimos años de su etapa presidencial. 

The Beast es mucho más que un coche, es un avanzado "coche de combate" bajo el gran traje de una limusina. Se desarrollo parte de una berlina de lujo de Cadillac y de un todoterreno de gran tamaño de GMC, otra de las marcas pertenecientes a General Motors. La carrocería cuenta con un blindaje especial a prueba de balas y de muchas de las bombas y misiles de corto alcance, gracias a una construcción especial de aleación de acero, aluminio, titanio y cerámica. Los cristales también son especiales y cuentan con un grosor de 12 centímetros. 

Para impulsarse, La Bestia recurre a un motor Diesel de gran cilindrada, concretamente un Duramax que ya montan muchos de los grandes todoterrenos y pick-up de Chevrolet y GMC. Sus prestaciones no son para tirar cohetes -el exagerado peso es un gran lastre-, con una velocidad punta de unos 100 km/h y un consumo medio de combustible estimado en unos 30 l/100 km. Respecto a los neumáticos, monta unos especiales RunFlat, que le permiten rodar unos 100 kilómetros aunque estén pinchados. 

El coche de Trump también incorpora metralletas y cohetes que convierten a The Beast en un auténtica máquinaria de guerra. Tal es su nivel de seguridad que hay quienes afirman que este vehículo es capaz de aguantar un hipotético ataque químico, para que en el caso de que ocurriera, las puertas y los cristales quedarían completamente sellados y un sistema inteligente reciclaría el oxígeno del interior.

También te puede interesar

- Así es The Beast, el coche oficial de Donald Trump

Trumpchi: el coche que quiere conquistar el nuevo imperio de Trump

Trump quiere más fábricas y coches americanos en Estados Unidos

Galería relacionada

Donald Trump aparca a La Bestia