Dodge Caliber

Dodge es una de las marcas con más arraigo en Estados Unidos. Sin embargo, su presencia en Europa no pasaba, hasta ahora, de ser testimonial. Decididos a romper con esta idea, los responsables de DaimlerChrysler se disponen a lanzar la firma a este lado del mundo. Para conseguirlo, cuentan con lo que llaman un “coche global”, el Dodge Caliber, punta de lanza de este desembarco y paradigma de la automoción actual.
Autopista -
Dodge Caliber
Dodge Caliber

El Caliber se ha montado empleando el mismo chasis del Jeep Compass, con quien comparte buena parte de la estructura. Es un bastidor que proporciona una buena superficie de rodadura gracias a su batalla de 2,63 metros y a unas generosas vías de 1,52 metros. Sobre esa base se han montado unas suspensiones bastante convencionales (McPherson delante y multibrazo detrás) que dan un resultado muy aceptable. Taradas para ofrecer confort antes que agilidad, permiten realizar una conducción animada, pero no nos han parecido aptas para grandes alegrías deportivas, algo que otros coches del segmento C sí ofrecen. El tren delantero blandea y se deja llevar por el peso del coche, lo que se traduce en un cierto subviraje. Si el terreno está en mal estado, esta tendencia se nota más. Además, la carrocería, tan voluminosa, oscila bastante.

La dirección tampoco tiene un tacto especialmente deportivo. Filtra mucho y, en ocasiones, parece flotar, lo que resta confianza al conductor. Los frenos van por el mismo camino: su dosificación es complicada y nos han parecido algo faltos de mordiente. De todas formas, habrá que esperar a realizar una prueba a fondo para corroborar estas primeras impresiones.

Para este “desembarco” europeo, Dodge ha elegido tres motores con los que animar el Caliber. Son tres máquinas con un perfil bastante ajustado a lo que pide el público de nuestros mercados, especialmente el 2.0 CRD que, en realidad, es el 2.0 TDI de Volkswagen.

Dodge, DaimlerChrysler, ha tenido que recurrir al grupo Volkswagen para encontrar un motor que se ajustara al Caliber. Nuestro protagonista necesitaba una mecánica transversal y los motores Diesel del grupo DaimlerChrysler no encajaban en su vano motor.

<

p> Así, el motor turbodiesel tiene todas las garantías de acertar con los gustos del público, ya que es una de las mecánicas más vendidas de Volkswagen, la marca que más vende en Europa.

<

p> Equipado con este 2.0 CRD, el Caliber rezuma carácter. Potente y capaz, el dos litros empuja mucho desde muy pronto y libera incluso más par del que es capaz de digerir el eje delantero del Dodge: las pérdidas de motricidad son habituales en primera y segunda.

Por lo demás, la misma energía y agilidad a que nos tiene acostumbrados este propulsor. El cambio es una caja de seis relaciones de origen japonés que, en principio, nos ha parecido muy correcta.
Con este motor, el Caliber alcanza los 196 km/h de velocidad punta y marca un 0-100 km/h de 9,3 segundos, una cifra a tener en cuenta. Mejores todavía son sus consumos: una media de 6,1 litros a los 100 km.

<

p> También tuvimos ocasión de probar el 2.0 de gasolina de 156 CV, que se ofrece sólo con el cambio CVT, variador continuo, de seis relaciones. Es un motor muy agradable, con cierta falta de fuerza en la parte baja del cuentavueltas, pero con una envidiable capacidad para estirarse. Noble y entregado, mueve al Caliber con mucha soltura.

El cambio de variador, como suele pasar con estas transmisiones, hace que el coche resulte algo ruidoso, pues tiende a ir siempre a regímenes altos, donde mejor se mueve el motor. Se ha configurado para tener seis enclavamientos y poder utilizarlos como si fueran seis marchas. El paso de una a otra es tan rápido e instantáneo que incluso resulta brusco.

<

p> Gracias a este motor 2.0, el Caliber firma un 0-100 km/h de 11,3 segundos y logra una punta de 186 km/h.

<

p> El tercer motor, que no pudimos probar en Ibiza, es el 1.8 de 150 CV. Construido con la misma base del 2.0, se espera que sea el motor más demandado por el público. Sus datos de prestaciones son muy atractivos: 184 km/h de punta y 11,9 segundos en el 0-100 km/h.

Para 2007 llegará otra variante del Caliber denominada SRT-4. Tendrá 300 CV y turboalimentación.

Los motores de gasolina, a los que hay que añadir un 2.4 litros de 170 CV no disponible en Europa, son fruto de la alianza GEMA, Global Engine Manufacturing Alliance. Este consorcio, formado por DaimlerChrysler, Mitsubishi y Hyundai, trabaja para fabricar un motor “global”, es decir, una base mecánica que pueda adaptarse a diferentes modelos de las tres compañías.
La base es siempre un cuatro cilindros que, aumentando o reduciendo la carrera y retocando la electrónica, da diferentes desplazamientos y potencias. Son siempre motores de aluminio y cuentan con distribución variable, tanto en admisión como en escape.

Con los lógicos problemas de ajuste al mercado europeo, hay que reconocer que Dodge se presenta en sociedad con un modelo muy interesante. La oferta de Caliber es muy amplia y variada, con suficientes posibilidades como para satisfacer a cualquiera, motores de calidad y precios bastante buenos.
No en vano, en la casa están seguros del éxito, ya que, aseguran, nadie ofrece más caballos por menos dinero en este segmento.
¿Tendrán razón? Ahora, el mercado decide.

Galería relacionada

Dodge Caliber detalles2

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...