El Diesel más rápido del mundo

Auténtica bala: el JCB Diesel Max alcanzó los 526 km/h en el lago salado de Bonneville, Utah. Es el récord del mundo para motores Diesel. A sus mandos estaba el piloto más rápido del planeta: sir Andy Green. Agárrate, porque nos adentramos en el universo de los cazarrécord.
Autopista -
El Diesel más rápido del mundo
El Diesel más rápido del mundo

Han pasado más de 33 años, pero, por fin, se ha batido el récord de velocidad para motores Diesel y “la pasada” ha sido espectacular. Si en 1973 se rodaba a 379 km/h, ahora se han sobrepasado los 526 km/h. ¡Casi un 50 por ciento más rápido! Su marca ha sido homologada por la mismísima Federación Internacional del Automóvil (FIA).

El hito lo ha conseguido un espectacular prototipo: el JCB Diesel Max. Todo en este coche sorprende. Por ejemplo, sus dos motores Diesel son los mismos que usan algunas excavadoras de la construcción o que, para diseñarlo, han tenido que realizar pruebas en las rampas usadas para los misiles.

El piloto también es un viejo conocido en el mundo de la velocidad. Es sir Andy Green, comandante de la Royal Air Force (las fuerzas aéreas británicas) y el conductor más rápido del planeta, ya que en 1997 logró romper la barrera del sonido a ras del suelo y ¿circuló? a más de 1.200 km/h.

El escenario elegido fue Bonneville, en el estado norteamericano de Utah. Allí existen unas llanuras salinas que son consideradas las mecas de la velocidad y, por eso, en su terreno de aspecto lunar se celebra cada año la “Semana de la Velocidad”, una auténtica cita de "cazarrécords".

El JCB Diesel Max parece un gigantesco misil, con sus nueve metros de largo, su metro de anchura y sus escasos 95 centímetros de alto. Todo está construido sobre un chasis de tubo de acero y el piloto se sienta en una especie de jaula de seguridad realizada en fibra de carbono.

Para construir esta “balamóvil” no existía un túnel del viento tan grande (sólo se pudiera hacer pruebas con maquetas). Además, hubiera dado lo mismo: las condiciones a las que se iba a enfrentar no podían simularse en ningún lugar. De hecho, cuando alcanzaba el récord, la velocidad del aire que pasaba cerca de la zona de contacto entre los neumáticos y el suelo llegó a niveles supersónicos. Por eso, todo el diseño se realizó por ordenador y se llegaron a hacer simulaciones en las rampas de los misiles.

Además, es Diesel. Según aseguran, con este proyecto, quieren demostrar que la velocidad no está reñida con el control del consumo. Así, apenas tenía un depósito de combustible de nueve litros, aunque –eso sí- cargaba con más de 180 litros de hielo, necesarios para refrigerar una mecánica que iba a ponerse “al rojo vivo”.

Y, aunque no te lo creas, los motores son los mismos que la empresa JCB utiliza para su maquinaria (excavadoras y grúas para obras de construcción). Incorpora dos propulsores de 4,4 litros cada uno. El primero se sitúa por delante del piloto y el segundo, detrás. Para manejarlos, se han montado dos cajas de cambio de seis marchas que trabajan de forma sincronizada y que el piloto maneja mediante levas en el volante.

Cada motor entrega 750 CV de potencia y un par máximo de 153 mkg a 2.000 rpm. ¿Y cómo frenarlo? No pierdas de vista que pesa 2,7 toneladas (con el piloto a bordo y el tanque de combustible lleno). Para que te hagas una idea, un monoplaza tan sólo pesa una cuarta parte. Por eso, además de los frenos de disco de carbono, despliega dos paracaídas.

No basta con alcanzar la velocidad, la FIA establece un tiempo mínimo para dar validez al récord. Se recorre una milla (1.609 metros), se descansa una hora y se realiza el mismo trayecto pero en dirección contraria. La velocidad punta final se ha calculando la media de las dos velocidades más altas alcanzadas en cada milla.

El escenario elegido es muy especial. Estamos ante una especie de desierto salado en Bonneville, Utah. La sal es todo un problema, ya que puede bloquear las ruedas. Por eso, los expertos en aerodinámica han logrado que parte del flujo de aire que se desplaza sirva para “barrer” el camino de las ruedas traseras y reducir la resistencia de la rodadura. Sin embargo, la pista es más dura y áspera, un escenario ideal para ganar velocidad. Además, la presión ambiental es muy baja: ¡estamos a 1.300 metros de altura respecto al nivel del mar!

También hay que hablar del equipo. Además de Sir Andy Green, el JCB Diesel Max tiene padres muy famosos. Por ejemplo, el director de ingeniería es Tim Leverton, que fue el ingeniero jefe del nuevo Rolls Royce Phantom. También está entre bastidores Ron Ayers, que, además de preparar otros “cazarrécords”, fue uno de los responsables de los misiles Bristol Siddeley (uno de los socios de Rolls Royce).

El actual récord de velocidad para un vehículo terrestre también está en las manos de Andy Green. Lo logró el Thrust SSC, que rodó a 1.200 km/h. Aseguran que rompió la barrera del sonido a ras del suelo.

La anterior marca para un Diesel la ostentaba el Thermo King Streamliner, que en 1973 alcanzó los 379 km/h. Precisamente, esta velocidad también la ha logrado otro Diesel con nombre propio: el Audi R8, que acaba de hacerse con la victoria en las últimas 24 horas de Le Mans, la prueba de resistencia más exigente del mundo.

No te pierdas el siguiente recuadro, donde ponemos a los coches (ya no concepts con forma de bala) Diesel más rápidos del mundo. Se verán las caras en la próxima cita de Le Mans.

Audi R10 Peugeot 908 RC

Potencia: 650 CV
5,5 litros 12 cilindros en V

Potencia: 700 CV
5,5 litros 12 cilindros en V

 

En octubre de 1997, el ser humano batió uno de los últimos récords que le faltaban por conseguir: superó la barrera del sonido en superficie terrestre. Después de 100 años de intentos, al fin lo había logrado. Sin embargo, lejos de detenerse en los 1.233,47 km/h alcanzados, el hombre ha visto en este hito un nuevo acicate y ya hay cuatro contendientes que han aceptado el reto de rebasar ese nuevo límite.
Reportaje: Esos chalados con sus locos cacharros

Galería relacionada

JCB Diesel Max

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Hamilton pilotó la Yamaha de Rossi y Valentino condujo el Mercedes de Lewis...

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...