Publicidad

La DGT reconoce estar al límite

El director general de Tráfico, Pere Navarro, aseguró ayer en Santander que la DGT “está al límite de poder gestionar todas las multas que se imponen”, un problema que se solucionará con la puesta en marcha del nuevo Centro Estatal de Tramitación de Denuncias Automatizadas (Estrada).
-
La DGT reconoce estar al límite
La DGT reconoce estar al límite

“Necesitamos una herramienta potente si queremos continuar colocando radares, por lo que tenemos que dotarnos de una herramienta adecuada como este centro, que se llamará Estrada y que se adjudicará en septiembre”, avanzó Navarro poco antes de participar en un curso sobre gestión de emergencias y catástrofes en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander.

En este sentido Navarro recordó que “la mayor catástrofe de nuestro país son los accidentes de tráfico, porque son muchas pequeñas catástrofes que se producen cada día”.

El director de la DGT calificó de interesante este seminario, ya que versará sobre “lo que pasa después del accidente”, y es que los accidentes de tráfico son los únicos siniestros en los que “intervienen todos los cuerpos de emergencia: policía, servicios sanitarios, bomberos, grúa o un juez”, detalló el director de la DGT.

“Si conseguimos que esto funcione bien cada día, estaremos en condiciones de atender bien las grandes catástrofes”, indicó Navarro, quien destacó los objetivos que se han marcado en Francia como tiempos medios de atención en emergencias. El director general de tráfico explicó que esos tiempos son de diez minutos en el caso de los accidentes de tráfico en el ámbito urbano, y de veinte en el interurbano; y afirmó que la DGT no dispone de los datos sobre la media española.

Otro dispositivo interesante sería el e-Call, un sistema de seguridad que se dispara cuando se acciona el airbag o el cinturón se tensa, y que envía una llamada al centro de emergencia más próximo para poner en marcha los servicios, comentó Navarro.

<

p> “Quizás sería importante comprar vehículos con este sistema, ya que son más importantes que los accesorios que nos permiten regular temperaturas diferentes para cada viajero”, aconsejó Navarro, y es que “una cosa puede hacer más cómoda la vida, pero otra puede salvar vidas”.

En cuanto a la posibilidad de que manipular el GPS con el coche en marcha se convierta en infracción, el director de la DGT aseguró que este punto se encuentra en fase de estudio, y que ya han dirigido una serie de recomendaciones a la industria para que saquen a la venta modelos que no se pueda manipular con el coche en marcha.

<

p> “Estamos estudiando que se convierta en infracción, todo apunta a que es lógico, razonable y de sentido común”, aclaró Navarro, quien aprovechó la ocasión para recordar que los accidentes de tráfico son “la primera causa de muerte violenta de nuestro país”, concluyó.