Detectores de radar

Los radares móviles son los más letales a la hora de multarnos. Eludirlos es complicado: sólo puede hacerse si se dispone de un detector de radar. Pero, ¿son legales estos dispositivos? La ley que lo regula cuenta con varias contradicciones. Descubre qué sistemas están permitidos y cuáles son penados.
-
Detectores de radar
Detectores de radar

Radares, ¿velan por nuestra seguridad o son simples ‘sacacuartos’ del Estado? Para algunos conductores la utilidad del radar es sólo una forma de recaudación. Sobre esta tesitura nacen los detectores de radar, inhibidores, avisadores y demás parafernalia tecnológica que tiene un objetivo básico: combatir y evitar las multas de velocidad.

Este tipo de dispositivos se divide en dos grandes grupos: los legales y los ilegales. Los primeros son los llamados avisadores, mientras que los segundos son los detectores y los inhibidores.

Este tipo de sistema es un receptor superheterodino, similar a una radio o un escáner. Opera a través de una antena que capta la frecuencia de los radares y, tras procesarla, avisa al conductor mediante una alerta visual o acústica. Su principal función es la de detectar aquellos radares móviles cuya ubicación no figura en ninguna base de datos, considerados los más letales para el conductor.

En relación a su legalidad existen ciertas incongruencias, pues, en la actualidad, es legal poseerlo, así como venderlo e instalarlo en el vehículo. Lo que infringe la ley es utilizarlo. No obstante, con la reforma de ley que está pendiente de aprobarse, la instalación también estaría penada, pudiéndose sancionar al taller con multas de entre 3.000 y 30.000 euros.

Existen dos tipos de detectores de radar: fijos y portátiles. Los de instalación permanente, más efectivos, cuentan con una antena exterior, que se puede ubicar en el frontal o la parte trasera del coche, un detector y un módulo de control que informa al conductor de los radares que se cruzan a su paso. Los portátiles, con menor alcance, de diseño más compacto, son una pequeña caja que se conecta al encendedor del coche y se ubica en el salpicadero o parabrisas.

Existen sistemas para dar caza a los detectores, llamados RDD (Radar Detector Detection) .Por ahora, es España se ha utilizado esta tecnología a modo de prueba en Navarra y País Vasco. La Guardia Civil captura a los infractores por su actitud al volante. Por ejemplo, si frenan al pasar por un radar móvil que es imposible percibir a menos de que se utilice un detector.

Sin embargo, en algunos países, como Canadá, EEUU y Holanda, están muy en boga estos dispositivos. El más efectivo en la actualidad es el Spectre IV RDD, patentando en Australia y preparado para captar una amplia gama de frecuencias (incluidas la K y Ka que operan en España). Los RDD emiten una señal para captar otros dispositivos sintonizados en la misma frecuencia: si nuestro coche lleva un detector o inhibidor, es prácticamente imposible escapar de ellos.

De entre lo que podemos encontrar en el mercado, destacan varios detectores. Ninguno es precisamente barato. Quizá uno de los más conocidos es el Beltronics 975-R. Gracias a su alto nivel de sensibilidad es el más rápido en detectar la frecuencia de un radar, aunque también es el que más falsas alarmas produce. Su precio es de entre 120 y 200 euros, mientras que su instalación cuesta 435 euros.

Otro bastante popular es el Merlin, distribuido por Demac. Es de los más eficaces gracias a su técnica de doble barrido y apenas ofrece falsas alarmas. Existen varios modelos, tanto fijos como móviles. Una de las últimas incorporaciones es el que equipa Bluetooth. Se comercializan desde 399 hasta 499 euros, a lo que hay que sumar la instalación (unos 200 euros).

El Stinger DSI utiliza tecnología militar (va equipado con una antena de tipo patch idéntica a los aviones de combate) y es cien por cien eficaz con los radares móviles. No obstante, no capta los fijos, por lo que obliga a combinarlo con un avisador. Una opción no muy económica, ya que su precio es de 1.795 y su instalación es bastante cara: de entre 500 y 1.000 euros.

El más económico es el Valentine One, ya que es portátil y no precisa instalarlo. En su tipología es el más completo y certero y cuenta con una alta capacidad de alcance, gracias a las dos antenas con las que va equipado.

Los también llamados ‘jammers’ (de ‘jam’, palabra inglesa que significa interferir o interceptar) son los más letales y están prohibidos en la mayor parte de países del mundo.

Éstos emiten una señal muy potente con la que interfieren y neutralizan la frecuencia del radar y la inutilizan, de tal manera que dicho dispositivo no puede determinar a qué velocidad circula el vehículo. Su eficacia es absoluta, pero supone un gran peligro para el tráfico aéreo. A pesar de ello, su utilización está penada igual que los detectores: multas de entre 90 y 300 euros, pérdida de dos puntos y suspensión del permiso de conducir.

Su poder es tal, que son los únicos que pueden eludir los radares de tipo pistola, los llamados LIDAR. Estos avanzados sistemas emiten un haz directo en sólo 0,3 segundos: la mayoría de los detectores de radar lo detectan cuando ya es demasiado tarde. En cambio, los inhibidores, al neutralizar su señal, se libran fácilmente.

A diferencia de los detectores, su venta e instalación está prohibida. Aunque los fabricantes se las ingenian para darles salida a base de ‘camuflarlos’. Ejemplo de ello es el Target LT-400 que, como publican en Todoradares.com, se vende como un sistema de apertura automático del garaje. Otro es el Laser Pro Park, un sensor de aparcamiento por infrarrojos, que puede neutralizar la señal de un radar. No obstante, al no estar preparado para ser un inhibidor, en el momento en el que detecta una interferencia, se apaga. Pero tarda ocho segundos en hacerlo y para cuando se desconecta, el ‘mal’ ya está hecho.

Actualmente, ser descubierto utilizando un detector o inhibidor de radar está penado con multas de entre 90 y 302 euros, con la resta de dos puntos del permiso de conducción y con la suspensión del mismo durante tres meses.

Una Ley polémica
Legales: avisadores de radar

Galería relacionada

Detectores de radar

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...