Publicidad

Desavenencias 'chinas' en Fiat

El grupo automovilístico italiano Fiat está estudiando profundizar su relación con fabricantes chinos como Chery, que le fabrica motores, o SAIC, vinculada con Iveco, para evitar los desacuerdos con su socio local en China, Nanjing Auto.
-
Desavenencias 'chinas' en Fiat
Desavenencias 'chinas' en Fiat

Según informaba el pasado viernes el diario oficial “Shanghai Daily”, Fiat tiene el objetivo de vender 300.000 vehículos en China para 2010, pero sólo vendió 30.300 el año pasado con Nanjing Fiat, su empresa mixta formada junto con Nanjing Auto.

Como socio, el fabricante de Nankín (capital de la provincia de Jiangsu, este) tiene descontentos a los italianos, que sólo han experimentado pérdidas en el país desde que llegaron hace ocho años.

Para Fiat, la razón es el escaso volumen de ventas que consiguen asociándose con Nanjing Auto, debido a su limitada gama de producción y a sus frecuentes cambios de equipos directivos.

“Tenemos diferentes opiniones sobre la situación del mercado, los objetivos y el desarrollo de nuestra estrategia con Najing Auto”, reconoció el portavoz de la empresa mixta, Zheng Xiaoli, en alusión a los intereses de Fiat. “Seguimos negociando para solucionar el problema, pero también buscaremos otras fórmulas, incluida la de aliarnos con otros socios chinos para cumplir con nuestros objetivos en China”, añadió.

Ya desde octubre pasado la prensa china aseguraba que Fiat estaba conversando con Chery, una de las marcas chinas más pujantes y cuarto mayor fabricante del país, para que produzca algunos de sus modelos en China.

Poco después Chery acordó suministrar a Fiat en China 100.000 motores de gasolina anuales, mientras el director ejecutivo de la firma italiana, Sergio Marchionne, prometía destinar cerca de 500 millones de euros a inversiones de capital mixto en el país hasta 2010 (635 millones de dólares). El mes pasado ambas firmas tuvieron que desmentir los rumores de un supuesto plan para que Chery comprase todas las acciones de Fiat en la mixta Nanjing Fiat, aunque reconocieron que estaban estudiando posibles maneras de aumentar su cooperación.

Al parecer, Fiat planea abandonar a Nanjing Auto y fortalecer su relación con Chery y con la Corporación Industrial del Automóvil de Shanghai (SAIC, en inglés, asociada en China con Iveco, que pertenece al Grupo Fiat), según recientes declaraciones de Marchionne al diario “Financial Times”. El directivo italiano también señaló que, en parte, los malos resultados de su empresa mixta con la firma nankinesa se deben a los crecientes esfuerzos de Nanjing Auto por desarrollar su propia versión de los modelos cuyos derechos adquirió a la extinta marca británica MG Rover en 2005.

De hecho, en abril pasado Nanjing Auto se asoció precisamente con SAIC, la otra marca china que ya tiene en el mercado su propia versión del antiguo Rover 75, el chino Roewe 750 (Rong Wei en mandarín), y ambas acordaron desarrollar de manera conjunta una sola versión china del modelo británico.

Mientras el portavoz de Nanjing Auto no quiso hacer comentarios al respecto, SAIC, el mayor fabricante chino, envió ayer un comunicado en el que aseguraba que su principal objetivo está en el desarrollo de modelos de sus propias marcas –la primera de las cuales es Roewe–, así como su expansión internacional.