Desarticulada en Algeciras (Cádiz) de una red de estafadores que operaban vía Internet

Agentes pertenecientes al Equipo de Patrimonio de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Algeciras (Cádiz) han culminado la segunda fase de la denominada 'Operación Detroit', en la que se han detenido a 15 personas e imputado a 14 más, como presuntos integrantes y beneficiarios de una red internacional de estafadores por Internet, a través del método conocido como 'Phishing'.
-
Desarticulada en Algeciras (Cádiz) de una red de estafadores que operaban vía Internet

Según ha recordado el Instituto Armado en nota de prensa, el inicio de la 'Operación Detroit' se remonta a principios de la temporada estival del año 2010, cuando agentes pertenecientes al equipo de delitos contra el Patrimonio de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Algeciras (Cádiz), especializados en la investigación tecnológica, detectan un billete comprado fraudulentamente a través de Internet, utilizando una tarjeta de crédito fraudulenta, en uno de los ferrys que realizan el trayecto entre el Puerto de Algeciras y la ciudad alauita de Tánger.

Por tal motivo, se montó un dispositivo encaminado a averiguar el paradero de los denominados 'cerebros' de la organización, que se complicaba al utilizar los mismos direcciones IPS desviadas por programas anonimizadores a ciudades de Estados Unidos, Marruecos y Francia, así como a varios locutorios de la zona levantina y este andaluza.

Tras las primeras diez detenciones practicadas durante los primeros meses del año 2011, en los que se localizaron los principales responsables de la organización delictiva en varios domicilios de la provincia de Murcia, los agentes del Área de Patrimonio (Investigación tecnológica) de la Policía Judicial, obtuvieron numerosa información tras el análisis de la información recuperada de los equipos informáticos intervenidos, donde se localizó el paradero del resto de cabecillas de este grupo organizado en las localidades de Murcia, Cartagena (Murcia) y Roquetas de Mar (Almería).

Los principales responsables de la organización delictiva fueron detenidos en varios domicilios y locutorios de las provincias de Murcia y Almería, siendo el resto de los detenidos beneficiarios de estas actividades ilícitas, principalmente infractores de tráfico que aceptaron pagar sus multas utilizando tarjetas falsificadas.

'MODUS OPERANDI'

La red internacional de estafadores trabajaba recabando información a través de correos electrónicos de usuarios de todo el mundo, separándolos por países o comunidades autónomas conseguidos por Internet.

Una vez conseguidos los usuarios, se remiten correos suplantando la identidad de las entidades bancarias o financieras con un enlace en el que instan a modificar o comprobar sus claves de acceso y preguntas secretas, siendo dirigidos a páginas suplantadas de estas entidades, donde ligeramente modifican su contenido, creando formularios con los datos reflejados de los propietarios estafados.

Estos últimos datos son remitidos a varias cuentas de correo electrónico que tenían acceso los miembros de esta organización delictiva.

Todos estos datos eran analizados y repartidos entre los miembros de este brazo operativo, que utilizaban posteriormente para realizar compras por Internet, pagos de denuncia de tráfico a la DGT, compras de billetes de avión y ferry, etcétera.

Una vez extraído el dinero, se lo repartían los cabecillas de esta red a través de giros postales, con el objeto de no dejar pistas de los envíos y beneficiarios, siendo las transferencias dirigidas a Marruecos, Francia y España.

La Guardia Civil, que ha localizado aproximadamente a 450 víctimas pertenecientes a países de la Unión Europea como Italia, Reino Unido y Francia, ha destacado que los cabecillas detenidos por la Guardia Civil en Murcia y Almería, eran 'pródigamente conocidos' entre las personas a las que se ofrecían, principalmente a personas de origen Marroquí, previo pago de la cantidad acordada entre ambas partes.

Se han detectado empresas tapaderas en las que los cabecillas ingresaban dinero, así como datos de más de 200 pasajeros, beneficiarios de las compras efectuadas con tarjetas falsificadas y varias decenas de operaciones de pago de infracciones a la DGT.

La Guardia Civil calcula en más de 155.000 euros lo defraudado por esta red internacional de estafadores durante los años 2010 y 2011, en la venta de billetes y pago de multas de tráfico, pudiéndose aumentar la cuantía significativamente por los productos adquiridos por Internet con estas tarjetas fraudulentas y que están siendo investigados e identificados por la Guardia Civil.

Hasta la fecha han sido detenidas 25 personas y otras 14 están imputadas, encontrándose en paradero desconocido o huidos en el extranjero, por lo que se ha solicitado orden de búsqueda y captura.

La operación continúa abierta, por lo que no se descartan nuevas detenciones e imputación de más personas relacionadas con la obtención de las tarjetas de crédito y beneficiarios de estas operaciones ilícitas durante los próximos días.

Te recomendamos

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Un SUV a la última en tecnología y adaptado a los tiempos modernos. El MINI Countryma...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...

El Mitsubishi Eclipse Cross llegó rompiendo moldes entre los SUV compactos del mercad...