Publicidad

David Rivas, el primer europeo que conduce sólo usando sus pies

Fruto del trabajo de Ford España y el Grupo DKV, se ha conseguido llevar a cabo el ‘Proyecto Goliat’ que, no sólo le hace la vida más fácil a David Rivas, sino que es el punto de partida para poder ayudar a otras personas que, como David, tienen reducida la movilidad de la parte superior de su cuerpo.
Rubén Leal -
David Rivas, el primer europeo que conduce sólo usando sus pies
David Rivas, el primer europeo que conduce sólo usando sus pies

La historia de David es de las que emociona y también de las que merecen un lugar en los medios. David Rivas, empleado de la Fundación DKV Integralia y que desde que nació no tiene brazos, lo decía: ‘ha sido un camino largo pero muy bonito’.

El protagonista de esta historia lo tenía claro desde el primer momento que empezó a investigar y encontró alguna pista sobre la viabilidad de adaptar un coche a sus problemas de movilidad. El primer paso era convencer a alguien para que sacara adelante el proyecto, y quién mejor que Javier Vega, el presidente de DKV y su jefe, para alcanza el objetivo. Y es que David, hijo de camionero y amante del automóvil, soñaba con tener su propio coche, con el que poder ser independiente y subsanar algunos de los problemas con los que se encontraba en su vida diaria.

 

Adaptar el coche no era fácil, como tampoco lo fueron los problemas burocráticos que se interpusieron en su camino. Había que convencer a la Dirección General de Tráfico de que David podía conducir con total seguridad para él y para los demás usuarios de la vía.

Otro de los problemas para el madrileño era que tenía que trasladarse hasta la Autoescuela Irrintzi, situada en Vizcaya y único lugar en España en el que enseñan a conducir a personas con algún tipo de discapacidad.

Pero ninguno de estos obstáculos frenaron a David en su ‘lucha contra Goliat’. Adaptando un Ford Mondeo a sus necesidades, con un dispositivo consistente en un joystick en la zona inferior derecha –para mover el volante con su pie derecho-, otro consistente en un pedal que responde a movimientos delanteros y traseros –acelerar y frenar- en la zona inferior izquierda y un último sistema de accionamiento de luces, limpiaparabrisas y claxon, este luchador desde su nacimiento consiguió sacarse el carné de conducir. Eso sí, a la segunda, lo que no le quita ningún mérito, ya que se ha convertido en el primer europeo que lo consigue.

El día que José Manuel Machado, presidente de Ford España, vio a David en los medios practicando en la autoescuela vasca con un modelo de su marca, supo que tenía que formar parte de este proyecto. La firma puso todo el empeño y consiguió adaptar un Ford C-Max 2.0 TDCi Titanium Powershift de 140 CV de potencia, usando todos los dispositivos necesarios mencionados anteriormente, además de la última tecnología de control por voz, lo que hace más fácil activar o desactivar algunos sistemas del vehículo.

Así es como, después de unos 40.000 euros de gastos de adaptación personalizada a David, Ford donó el coche con el que el madrileño pasea ya por las calles de su ciudad.

Lejos de dejar de luchar, ahora este hombre de carácter alegre busca un nuevo reto: ‘poder formar una familia y depender cada día menos de otras personas’.

David Rivas, un gran ejemplo de superación. Vídeo