Dacia Logan Break

¿La capacidad de carga y el espacio interior de un Grand Scénic por sólo 10.000 euros? Parece broma, ¿verdad? Pues no, es real: el nuevo Dacia Logan Break ofrece todo eso como punto de partida para una oferta que, a pesar de las diferencias de calidades y de la falta de tecnología punta, resulta muy interesante. A lo mejor es que no necesitas que tu coche tenga tantas cosas…
-
Dacia Logan Break
Dacia Logan Break

Si en la estética y en el equipamiento del coche se nota el reciclaje de piezas de Renault, cuando se analiza el esquema mecánico ya nos parece estar en una especie de “revival” de la marca gala.

Para empezar, se reutiliza, con modificaciones, la plataforma que se usa para los Clio, Modus y Micra. Eso sí, como este coche se ha pensado para transportar mucho peso y para países con carreteras en mal estado, se ha decidido reforzar la suspensión. Así, muelles y amortiguadores ven endurecidos sus tarados</b, aunque se mantiene la carrera de los segundos.

En marcha, los años se notan. La calidad de rodadura está un paso por detrás de los estándares actuales y, aunque no se mueve mal, dinámicamente no es un coche actual. Y eso que, al reforzar las suspensiones y aumentar la superficie de rodadura, el Logan Break se comporta bastante mejor que la berlina. Es más firme y aplomado y rueda con solvencia. Claro, si se le pone en apuros muestra sus carencias: fuertes balanceos de carrocería, clara tendencia a subvirar y una dirección de tacto poco claro, bastante lenta. Los frenos, en cambio, nos han parecido suficientes, a pesar de que el ABS se manifiesta con bastante frecuencia. Es un coche para viajar con calma, sin buscar problemas. Ahí, en los viajes tranquilos y los desplazamientos diarios, el Logan es tan cómodo y agradable como la mayoría de los coches actuales.

Después, los motores también provienen de los almacenes de Renault. Se reutilizan los 1.6 de gasolina que llevaban hasta hace poco los Mégane I, y se añaden los 1.5 dCi que se emplean actualmente en Renault y Nissan, pero en la variante de 70 CV. Además, para otros mercados habrá un 1.4 de 75 CV. La caja de cambios, de cinco relaciones, también proviene de los antiguos Mégane y emplea varillas en lugar de cables, motivo por el cual muestra ese tacto tan áspero.

Los dos motores 1.6 de gasolina son en realidad el mismo bloque, sólo que uno, el de 90 CV, tiene 2 válvulas por cilindro, mientras que el otro, con 105 CV, utiliza 4 válvulas.
Durante la presentación del coche, celebrada en Bari, al sur de Italia, tuvimos ocasión de probar este motor de 105 CV, que se muestra voluntarioso y se defiende bastante bien para mover los 1.195 kg que pesa el Break con esta mecánica. Nos ha parecido un tanto ruidoso y bastante falto de bajos, aunque con bastante capacidad para subir de vueltas. Con esta máquina, el Logan alcanza los 174 km/h de punta y hace un 0-100 km/h de 11,8 segundos. Como se ve, no es precisamente un motor de alto nivel prestacional. Sin embargo, hay que destacar que consume muy poco: 7,5 litros de media a los 100 km, según Dacia.

En la variante de 90 CV, que no probamos, la velocidad punta se queda en 167 km/h, con 13,4 segundos en el 0-100 y un consumo medio de 7,8 litros cada 100 km.

Por su parte, la mecánica Diesel, también disponible durante la presentación, nos ha parecido demasiado justa para mover el coche. Los 70 CV parecen un tanto escasos y su par máximo de 16,3 mkg no es precisamente un récord. Aun así, el motor es muy interesante por su mínimo consumo: 5,3 litros a los 100 km según los datos oficiales, una cifra realmente difícil de batir.
En movimiento, el Logan Break Diesel es mucho más lento que su hermano de gasolina. Brillan un poco más sus bajos, aunque tampoco es que le sobre pegada, y hace lo que puede en carretera, donde mantiene sin demasiados problemas cruceros en el entorno de los 140 km/h. Sus prestaciones puras son bastante discretas: 150 km/h de punta y 17,7 segundos en el 0-100. Son cifras poco frecuentes hoy en día, pero hay que tener en cuenta que son sólo 70 CV y que, posiblemente, quien se compre este coche no necesita correr, sino llegar. Habrá para finales de año otra variante del 1.5 dCI con 80 CV, aunque se calcula que el Diesel más vendido será este pequeño motor de 70 CV.

<

p>

Y es que esta es la idea básica: la eficacia, la robustez, la polivalencia. Si necesitas un coche grande, sólo eso, aquí tienes una opción a un precio imbatible y con tres años de garantía.

Si en la estética y en el equipamiento del coche se nota el reciclaje de piezas de Renault, cuando se analiza el esquema mecánico ya nos parece estar en una especie de “revival” de la marca gala.

Para empezar, se reutiliza, con modificaciones, la plataforma que se usa para los Clio, Modus y Micra. Eso sí, como este coche se ha pensado para transportar mucho peso y para países con carreteras en mal estado, se ha decidido reforzar la suspensión. Así, muelles y amortiguadores ven endurecidos sus tarados</b, aunque se mantiene la carrera de los segundos.

En marcha, los años se notan. La calidad de rodadura está un paso por detrás de los estándares actuales y, aunque no se mueve mal, dinámicamente no es un coche actual. Y eso que, al reforzar las suspensiones y aumentar la superficie de rodadura, el Logan Break se comporta bastante mejor que la berlina. Es más firme y aplomado y rueda con solvencia. Claro, si se le pone en apuros muestra sus carencias: fuertes balanceos de carrocería, clara tendencia a subvirar y una dirección de tacto poco claro, bastante lenta. Los frenos, en cambio, nos han parecido suficientes, a pesar de que el ABS se manifiesta con bastante frecuencia. Es un coche para viajar con calma, sin buscar problemas. Ahí, en los viajes tranquilos y los desplazamientos diarios, el Logan es tan cómodo y agradable como la mayoría de los coches actuales.

Después, los motores también provienen de los almacenes de Renault. Se reutilizan los 1.6 de gasolina que llevaban hasta hace poco los Mégane I, y se añaden los 1.5 dCi que se emplean actualmente en Renault y Nissan, pero en la variante de 70 CV. Además, para otros mercados habrá un 1.4 de 75 CV. La caja de cambios, de cinco relaciones, también proviene de los antiguos Mégane y emplea varillas en lugar de cables, motivo por el cual muestra ese tacto tan áspero.

Los dos motores 1.6 de gasolina son en realidad el mismo bloque, sólo que uno, el de 90 CV, tiene 2 válvulas por cilindro, mientras que el otro, con 105 CV, utiliza 4 válvulas.
Durante la presentación del coche, celebrada en Bari, al sur de Italia, tuvimos ocasión de probar este motor de 105 CV, que se muestra voluntarioso y se defiende bastante bien para mover los 1.195 kg que pesa el Break con esta mecánica. Nos ha parecido un tanto ruidoso y bastante falto de bajos, aunque con bastante capacidad para subir de vueltas. Con esta máquina, el Logan alcanza los 174 km/h de punta y hace un 0-100 km/h de 11,8 segundos. Como se ve, no es precisamente un motor de alto nivel prestacional. Sin embargo, hay que destacar que consume muy poco: 7,5 litros de media a los 100 km, según Dacia.

En la variante de 90 CV, que no probamos, la velocidad punta se queda en 167 km/h, con 13,4 segundos en el 0-100 y un consumo medio de 7,8 litros cada 100 km.

Por su parte, la mecánica Diesel, también disponible durante la presentación, nos ha parecido demasiado justa para mover el coche. Los 70 CV parecen un tanto escasos y su par máximo de 16,3 mkg no es precisamente un récord. Aun así, el motor es muy interesante por su mínimo consumo: 5,3 litros a los 100 km según los datos oficiales, una cifra realmente difícil de batir.
En movimiento, el Logan Break Diesel es mucho más lento que su hermano de gasolina. Brillan un poco más sus bajos, aunque tampoco es que le sobre pegada, y hace lo que puede en carretera, donde mantiene sin demasiados problemas cruceros en el entorno de los 140 km/h. Sus prestaciones puras son bastante discretas: 150 km/h de punta y 17,7 segundos en el 0-100. Son cifras poco frecuentes hoy en día, pero hay que tener en cuenta que son sólo 70 CV y que, posiblemente, quien se compre este coche no necesita correr, sino llegar. Habrá para finales de año otra variante del 1.5 dCI con 80 CV, aunque se calcula que el Diesel más vendido será este pequeño motor de 70 CV.

<

p>

Y es que esta es la idea básica: la eficacia, la robustez, la polivalencia. Si necesitas un coche grande, sólo eso, aquí tienes una opción a un precio imbatible y con tres años de garantía.

Si en la estética y en el equipamiento del coche se nota el reciclaje de piezas de Renault, cuando se analiza el esquema mecánico ya nos parece estar en una especie de “revival” de la marca gala.

Para empezar, se reutiliza, con modificaciones, la plataforma que se usa para los Clio, Modus y Micra. Eso sí, como este coche se ha pensado para transportar mucho peso y para países con carreteras en mal estado, se ha decidido reforzar la suspensión. Así, muelles y amortiguadores ven endurecidos sus tarados</b, aunque se mantiene la carrera de los segundos.

En marcha, los años se notan. La calidad de rodadura está un paso por detrás de los estándares actuales y, aunque no se mueve mal, dinámicamente no es un coche actual. Y eso que, al reforzar las suspensiones y aumentar la superficie de rodadura, el Logan Break se comporta bastante mejor que la berlina. Es más firme y aplomado y rueda con solvencia. Claro, si se le pone en apuros muestra sus carencias: fuertes balanceos de carrocería, clara tendencia a subvirar y una dirección de tacto poco claro, bastante lenta. Los frenos, en cambio, nos han parecido suficientes, a pesar de que el ABS se manifiesta con bastante frecuencia. Es un coche para viajar con calma, sin buscar problemas. Ahí, en los viajes tranquilos y los desplazamientos diarios, el Logan es tan cómodo y agradable como la mayoría de los coches actuales.

Después, los motores también provienen de los almacenes de Renault. Se reutilizan los 1.6 de gasolina que llevaban hasta hace poco los Mégane I, y se añaden los 1.5 dCi que se emplean actualmente en Renault y Nissan, pero en la variante de 70 CV. Además, para otros mercados habrá un 1.4 de 75 CV. La caja de cambios, de cinco relaciones, también proviene de los antiguos Mégane y emplea varillas en lugar de cables, motivo por el cual muestra ese tacto tan áspero.

Los dos motores 1.6 de gasolina son en realidad el mismo bloque, sólo que uno, el de 90 CV, tiene 2 válvulas por cilindro, mientras que el otro, con 105 CV, utiliza 4 válvulas.
Durante la presentación del coche, celebrada en Bari, al sur de Italia, tuvimos ocasión de probar este motor de 105 CV, que se muestra voluntarioso y se defiende bastante bien para mover los 1.195 kg que pesa el Break con esta mecánica. Nos ha parecido un tanto ruidoso y bastante falto de bajos, aunque con bastante capacidad para subir de vueltas. Con esta máquina, el Logan alcanza los 174 km/h de punta y hace un 0-100 km/h de 11,8 segundos. Como se ve, no es precisamente un motor de alto nivel prestacional. Sin embargo, hay que destacar que consume muy poco: 7,5 litros de media a los 100 km, según Dacia.

En la variante de 90 CV, que no probamos, la velocidad punta se queda en 167 km/h, con 13,4 segundos en el 0-100 y un consumo medio de 7,8 litros cada 100 km.

Por su parte, la mecánica Diesel, también disponible durante la presentación, nos ha parecido demasiado justa para mover el coche. Los 70 CV parecen un tanto escasos y su par máximo de 16,3 mkg no es precisamente un récord. Aun así, el motor es muy interesante por su mínimo consumo: 5,3 litros a los 100 km según los datos oficiales, una cifra realmente difícil de batir.
En movimiento, el Logan Break Diesel es mucho más lento que su hermano de gasolina. Brillan un poco más sus bajos, aunque tampoco es que le sobre pegada, y hace lo que puede en carretera, donde mantiene sin demasiados problemas cruceros en el entorno de los 140 km/h. Sus prestaciones puras son bastante discretas: 150 km/h de punta y 17,7 segundos en el 0-100. Son cifras poco frecuentes hoy en día, pero hay que tener en cuenta que son sólo 70 CV y que, posiblemente, quien se compre este coche no necesita correr, sino llegar. Habrá para finales de año otra variante del 1.5 dCI con 80 CV, aunque se calcula que el Diesel más vendido será este pequeño motor de 70 CV.

<

p>

Y es que esta es la idea básica: la eficacia, la robustez, la polivalencia. Si necesitas un coche grande, sólo eso, aquí tienes una opción a un precio imbatible y con tres años de garantía.

Si en la estética y en el equipamiento del coche se nota el reciclaje de piezas de Renault, cuando se analiza el esquema mecánico ya nos parece estar en una especie de “revival” de la marca gala.

Para empezar, se reutiliza, con modificaciones, la plataforma que se usa para los Clio, Modus y Micra. Eso sí, como este coche se ha pensado para transportar mucho peso y para países con carreteras en mal estado, se ha decidido reforzar la suspensión. Así, muelles y amortiguadores ven endurecidos sus tarados</b, aunque se mantiene la carrera de los segundos.

En marcha, los años se notan. La calidad de rodadura está un paso por detrás de los estándares actuales y, aunque no se mueve mal, dinámicamente no es un coche actual. Y eso que, al reforzar las suspensiones y aumentar la superficie de rodadura, el Logan Break se comporta bastante mejor que la berlina. Es más firme y aplomado y rueda con solvencia. Claro, si se le pone en apuros muestra sus carencias: fuertes balanceos de carrocería, clara tendencia a subvirar y una dirección de tacto poco claro, bastante lenta. Los frenos, en cambio, nos han parecido suficientes, a pesar de que el ABS se manifiesta con bastante frecuencia. Es un coche para viajar con calma, sin buscar problemas. Ahí, en los viajes tranquilos y los desplazamientos diarios, el Logan es tan cómodo y agradable como la mayoría de los coches actuales.

Después, los motores también provienen de los almacenes de Renault. Se reutilizan los 1.6 de gasolina que llevaban hasta hace poco los Mégane I, y se añaden los 1.5 dCi que se emplean actualmente en Renault y Nissan, pero en la variante de 70 CV. Además, para otros mercados habrá un 1.4 de 75 CV. La caja de cambios, de cinco relaciones, también proviene de los antiguos Mégane y emplea varillas en lugar de cables, motivo por el cual muestra ese tacto tan áspero.

Los dos motores 1.6 de gasolina son en realidad el mismo bloque, sólo que uno, el de 90 CV, tiene 2 válvulas por cilindro, mientras que el otro, con 105 CV, utiliza 4 válvulas.
Durante la presentación del coche, celebrada en Bari, al sur de Italia, tuvimos ocasión de probar este motor de 105 CV, que se muestra voluntarioso y se defiende bastante bien para mover los 1.195 kg que pesa el Break con esta mecánica. Nos ha parecido un tanto ruidoso y bastante falto de bajos, aunque con bastante capacidad para subir de vueltas. Con esta máquina, el Logan alcanza los 174 km/h de punta y hace un 0-100 km/h de 11,8 segundos. Como se ve, no es precisamente un motor de alto nivel prestacional. Sin embargo, hay que destacar que consume muy poco: 7,5 litros de media a los 100 km, según Dacia.

En la variante de 90 CV, que no probamos, la velocidad punta se queda en 167 km/h, con 13,4 segundos en el 0-100 y un consumo medio de 7,8 litros cada 100 km.

Por su parte, la mecánica Diesel, también disponible durante la presentación, nos ha parecido demasiado justa para mover el coche. Los 70 CV parecen un tanto escasos y su par máximo de 16,3 mkg no es precisamente un récord. Aun así, el motor es muy interesante por su mínimo consumo: 5,3 litros a los 100 km según los datos oficiales, una cifra realmente difícil de batir.
En movimiento, el Logan Break Diesel es mucho más lento que su hermano de gasolina. Brillan un poco más sus bajos, aunque tampoco es que le sobre pegada, y hace lo que puede en carretera, donde mantiene sin demasiados problemas cruceros en el entorno de los 140 km/h. Sus prestaciones puras son bastante discretas: 150 km/h de punta y 17,7 segundos en el 0-100. Son cifras poco frecuentes hoy en día, pero hay que tener en cuenta que son sólo 70 CV y que, posiblemente, quien se compre este coche no necesita correr, sino llegar. Habrá para finales de año otra variante del 1.5 dCI con 80 CV, aunque se calcula que el Diesel más vendido será este pequeño motor de 70 CV.

<

p>

Y es que esta es la idea básica: la eficacia, la robustez, la polivalencia. Si necesitas un coche grande, sólo eso, aquí tienes una opción a un precio imbatible y con tres años de garantía.

Galería relacionada

Dacia Logan Break

Te recomendamos

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...