Cursos de conducción: aprender la Ley de Murphy

Es cierto que ninguna norma se cumple a rajatabla, al volante tampoco. Pero mediante diversos ejercicios podemos llegar a comprender cómo se comporta nuestro vehículo ante situaciones límite.
Autopista -
Cursos de conducción: aprender la Ley de Murphy

Luego se salta a los circuitos (el Jarama, Montmeló, Cheste…) o a grandes superficies como aparcamientos - todo depende de quién organice el curso -, donde los alumnos deben afrontar diversas pruebas. Por lo general, se incluyen ejercicios de frenada, toma de curvas, slalom y comparativas de tracción.

Hay algunos, como el de Audi, que incluso enseñan a cómo actuar cuando se ha producido el accidente, cómo librarnos de los cinturones de seguridad o cómo romper un cristal para salir del vehículo (la luna delantera al ser laminada es casi imposible de partir, mientras que las ventanillas laterales se pueden fracturar imprimiendo un golpe seco con un objeto punzante).

Antes de tomar una curva, deberíamos haber sido previsores: preparar las manos para trazarla de la manera más óptima y reducir nuestra velocidad. Eso sí, una vez "metidos en la faena", podemos sufrir algún imprevisto, el subviraje o el sobreviraje.

El subviraje o deslizamiento del tren delantero suele ser la reacción más normal de los coches cuando rozamos los límites a la hora de conducir, ya que normalmente éstos son de propulsión delantera. Suele producirse ante un giro brusco del volante, un exceso de aceleración o una velocidad muy elevada en la curva. Ante este fenómeno, lo mejor es levantar el pie del acelerador o tocar ligeramente el freno.

El sobreviraje o deslizamiento del tren trasero es más peligroso porque el vehículo girará más de lo que esperamos. Para corregirlo, debemos aminorar la aceleración, pero no completamente y nunca frenar, ya que perderíamos adherencia.

A la vez, hay que efectuar un contravolante hacia el mismo lado que se deslizan las ruedas traseras. Una vez realizado dicho movimiento, tenemos que invertir el proceso: cuando el coche está recto, giraremos el volante en la misma medida hacia el otro lado mientras que aceleramos, ya que, en caso contrario, comenzaremos a dar bandazos.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...