La crisis paraliza los nuevos modelos

El precio del barril del petróleo en un sube y baja constante, unas normas anticontaminantes cada vez más restrictivas y la situación económica internacional han provocado que los fabricantes de coches hayan retrasado algunos de sus próximos proyectos. En otros casos, han decidido suspender el desarrollo de nuevos vehículos.
-
La crisis paraliza los nuevos modelos
La crisis paraliza los nuevos modelos

Ante la crisis, los fabricantes de automóviles lo tienen claro: arriesgar lo mínimo. Por ello, según informa AutomotiveNews, algunas marcas se han replanteado sus próximos proyectos retrasándolos o, simplemente, suspendiéndolos.

De esta forma, Renault ha suspendido, de momento, el desarrollo de un nuevo Crossover basado en la estructura técnica del Mégane; la firma del rombo, además, ha decidido retrasar el lanzamiento del nuevo Grand Espace y de una berlina de alta gama que se situaría un escalón por encima del Laguna y que sustituiría al VelSatis. Por su parte, la marca germana BMW ha cancelado su proyecto de nuevo modelo de la ‘Generación X’, es decir, no habrá un X7 SUV (al parecer, para la firma alemana el mercado estaría cubierto con el X3, X5 y X6).

Los últimos datos de matriculaciones en España son pésimos: en julio, bajaron un 27,5 por ciento, mientras que el acumulado de los primeros siete meses del año refleja una caída del 19,2 por ciento.

La moda todo terreno de hace relativamente poco tiempo parece que se puede dar por extinguida. Las normas anticontaminantes han ayudado al frenazo de esta tendencia. Por ello, el gigante automovilístico General Motors ha decidido suspender el desarrollo de un pequeño SUV para el continente europeo; además, la berlina de representación, que se situaría en el lugar más alto de la gama Opel/Vauxhall, tendrá que esperar. Otros fabricantes como Volvo y Fiat también han paralizado algunos de sus proyectos por cuestiones financieras, según explica AutomotiveNews.

Analistas financieros y expertos en economía consideran que las decisiones que están empezando a adoptar algunos de los fabricantes pueden tener un efecto contraproducente para su futuro a largo plazo. A corto plazo, esta política más restrictiva y comedida podría cuadrar las cuentas o ayudar a algunas marcas de salir de los tan indeseados números rojos, pero sin embargo, a largo plazo las ventas pueden bajar considerablemente. Y esta situación se podría dar en un importante mercado como Europa, donde los consumidores esperan cambios constantes en los modelos cada muy poco tiempo. Y sirva como dato el siguiente: Toyota, el fabricante número uno en el mundo, no ha presentado prácticamente ningún cambio destacado en su gama en este 2008 en el Viejo Continente y ha visto cómo sus ventas en suelo europeo han descendido un 12,3 por ciento en la primera mitad del año.

Las previsiones no son nada halagüeñas. En España, las matriculaciones bajarán en 2008 en torno a un 20 por ciento; en Europa, se espera un retroceso del 3 por ciento; mientras, en mercados como el chino o el hindú, donde el sector del automóvil se resistía a dar síntomas de crisis, comienza a haber desaceleración.

Te recomendamos

Con los Diesel amenazados, irrealistas “downsizing”, complejos plug-in y los eléctric...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...